El ave migratoria más conocida: la golondrina

Virginia Duque Mirón · 21 febrero, 2018
Se trata de una especie muy adaptable, de ahí que pueda vivir en las urbes, aunque es cierto que prefiere zonas agrícolas o cercanas a un río; viaja en grupo con el fin de protegerse de depredadores

La golondrina es ese animal que se posa en nuestros balcones, que hace sus nidos en nuestras casas y que va de un lado a otro por nuestras ciudades. Es un animal muy común y raro como mascota, pero queremos conocerlo más a fondo. Te damos algunas claves sobre ella.

A pesar de que no es común tenerla como mascota, este ave ha sido muy estudiada para desentrañar los secretos de la reproducción de las aves, así como de los procesos de la migración.

Lo que hay que saber sobre la golondrina

Características

Mide entre 16 y 20 centímetros de largo, aunque cuando abre las alas puede alcanzar unos 35 centímetros a lo ancho. Su peso está entre los 15 y 25 gramos, medidas que demuestran que es un animal muy pequeño.

El color de su plumaje es de un tono azul metálico, casi negro, que brilla en la lejanía. El característico color rojo de su barbilla y el tono aún más azul de su cabeza son realmente atrayentes. Las hembras no difieren mucho de los machos, solo en que sus plumas son más cortas y su abdomen tiene un tono más pálido.

Hábitat

La golondrina es un animal muy adaptable, como bien demuestra la forma que ella misma ha encontrado de convivir con el hombre; en ciertas facetas que a ella le interesan y que al hombre no le estorban.

Golondrina: hábitat

Aun así, no le gusta las zonas de vasta vegetación, sino los campos abiertos, los terrenos agrícolas y lugares por donde pase un río o haya un lago cerca. Será raro ver ejemplares en terrenos empinados y pedregosos o en ciudades muy urbanizadas. Todo parece indicar que a estos pájaros no le gustan las aglomeraciones, ya sean naturales o artificiales.

Son migratorias, y sus zonas para vivir se centran en Europa, África, Medio Oriente y Sudamérica; hay constancia de que existen algunos ejemplares en Nueva Guinea.

La migración de la golondrina

No les gusta la soledad, por lo que la migración la hacen en grupos, ya sean grades o pequeños. Es una forma de protegerse de los depredadores y de asegurarse compañía en el lugar al que llegan.

Las migraciones de golondrinas comienzan en septiembre y se extienden durante unos dos meses. Se estima que una golondrina puede recorrer unos 71 000 kilómetros al año. Su canto es el mayor signo de que han vuelto a sus tierras de invierno. Veamos qué tiene de característico esta ave.

Su canto

El canto de las golondrinas es uno de los más bonitos que se conocen. De hecho, no son pocos los poemas dedicados a él. Un parloteo mezclado con armoniosos acordes y un final un tanto brusco, pero que no hace más que poner punto y final a un bonito espectáculo.

Golondrina: características

El comportamiento de la golondrina

Aunque mucho de lo que hemos hablado ya tiene que ver bastante con su comportamiento, queremos hablar un poco más detenidamente sobre su forma de vida.

Por ejemplo, cómo se lleva acabo el cortejo. Este ave es fiel a una pareja durante toda su vida, aunque es curioso que el macho deberá ganarse el respeto de la hembra durante toda la relación. Siempre tendrá que tener el peso apropiado, proporcionar la comida para la familia, y tener un plumaje y colores brillantes e intensos. Todo eso para que no le salgan ‘cuernos’.

La puesta de huevos no rebasa la cantidad de seis, de los cuales no todos sobreviven; alimentarlos no es un problema, pues tienen habilidades especiales para cazar gran número de gusanos e insectos de una sola vez. Se cree que una nidada puede necesitar más de un kilo de gusanos e insectos por día. Tres semanas después de nacido, el nuevo pajarito dejará el nido y comenzará el aprendizaje del vuelo.

Una curiosa ave que ha merecido la pena conocer un poco más a fondo, ¿no crees?