¿Qué aves migran en otoño?

31 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
El fenómeno migratorio es necesario para muchos animales, pues los recursos se acaban y toca desplazarse en busca de un ecosistema más prolífico.

A finales del estío, toca despedirse de los visitantes veraniegos. Las aves que pasan los meses de calor en sus áreas de reproducción, migran en otoño hacia áreas más cálidas. Allí encontrarán alimento en abundancia hasta que vuelvan al verano siguiente.

Todo este proceso migratorio se inicia cuando las horas de luz comienzan a reducirse. Muchas aves empiezan a acumular grasas y otras reservas energéticas, de forma que se preparan para el largo camino que les espera.

Aves paseriformes que migran en otoño

Las aves paseriformes son un gran grupo de animales compuesto por las conocidas aves cantoras o simplemente, «los pájaros». No todas las especies dentro de este grupo migran.

Los mirlos, urracas o gorriones simplemente varían su dieta para poder soportar los meses de invierno, hasta que llegue de nuevo la primavera y con ella la abundancia de alimentos. Aún así, hoy te presentamos algunos ejemplos de pájaros que sí se embarcan en este apasionante proceso.

El vencejo común: una de las primeras aves que migran en otoño

El vencejo común (Apus apus) es un pájaro que pasa toda su vida volando, pues incluso duerme y copula mientras vuela. Estos animales son de los primeros en abandonar los países europeos y Asia para poner rumbo al África subsahariana. Muchos individuos parten de finales de Julio hasta finales de septiembre. 

Son pájaros migrantes de larga distancia y se alimentan del conocido aeroplancton, es decir, todos los insectos voladores. Por tanto, son animales insectívoros. Según la IUCN —Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza—, esta especie está casi amenazada debido a la falta de lugares de nidificación.

Como curiosidad, en un pasado remoto se pensaba que estos animales iban a dormir a la luna cuando caía la noche. El ornitólogo Emil Weitnauer estudió en detalle la vida nocturna del vencejo común a través de viajes en globo y avión.

El vencejo común.

Petirrojo europeo

El petirrojo europeo (Erithacus rubecula) es un ave migrante considerada de corta distancia. Pasa los veranos en el norte de Europa y, cuando empiezan a disminuir las horas de luz a finales de agosto, pone rumbo al sur de Europa o norte de África.

Aunque estos pájaros no recorren una larga distancia, su migración es más lenta y pueden estar en ruta hasta mediados de noviembre. Vuelven a su zona de origen en la siguiente primavera, también más tarde que otras aves.

El petirrojo es otra de las aves que migran en otoño.

Papamoscas común

El papamoscas común (Ficedula hypoleuca) es otra de las aves que migran en otoño. Suele comenzar su ruta migratoria algo más tarde, en septiembre, y los machos más viejos son los primeros en emprender el vuelo.

Son, también, migradores de larga distancia transaharianos y se establecen en África central, cuando en el hemisferio norte es invierno. Como otras a especies de aves paseriformes que migran en otoño, una de sus principales amenazas es el silvestrismo furtivo en el continente africano.

Un papamoscas sobre una rama.

Colirrojo común

El colirrojo común (Phoenicurus ochruros) es un pájaro que vivía principalmente en zonas rocosas. Sin embargo, con la expansión de los espacios urbanos, parece que este ave se ha beneficiado, de forma que ha podido expandir su presencia.

Es un ave migrante de corta distancia. Sus asentamientos durante el verano se localizan al norte de Europa y Asia, para migrar al norte de África a finales de septiembre hasta finales de noviembre.

El colirrojo común es una de las aves que migran en otoño.

Aves rapaces que migran en otoño

Aunque no sea tan común entre las aves rapaces, algunas especies también realizan movimientos migratorios cuando predicen que se acercan los meses más fríos. En muchas ocasiones, siguen las rutas de sus presas favoritas que migran al sur. Te ponemos algunos ejemplos.

El milano negro

Una de las rapaces más conocidas por sus migraciones grupales es el milano negro (Milvus migrans). Este ave de talla mediana realiza espectaculares migraciones cuando cruza el Estrecho de Gibraltar. Cada año atrae a cientos de curiosos y ornitólogos profesionales, que siguen la pista a este animal.

A diferencia del milano real (Milvus milvus), un pariente muy cercano, el milano negro es un migrante de larga distancia y puede llegar hasta Suráfrica. Es extremadamente raro ver a este ave en Europa durante los meses de invierno.

El milano negro es una de las aves que migran en otoño.

Águila pescadora, una de las aves rapaces más cosmopolita que migran en otoño

El águila pescadora (Pandion haliaetus) es un ave rapaz que habita todos los continentes a excepción de la Antártida. Pasa los veranos al norte de América, Europa y Asia. Cuando se acerca el otoño, estos animales migran a lugares más cálidos con más abundancia de presas, como América del Sur, África y Oceanía.

Aunque sea considerada como una especie de preocupación menor para la UICN, el águila pescadora se ha extinguido localmente en algunas regiones, como en Suiza. Es necesario poner en marcha programas de conservación, con el fin de que esta especie deje de reducir su rango efectivo.

El águila pescadora es un ave que migra.

Otras aves que migran en otoño

Las rapaces y las aves paseriformes no son las únicas que migran en otoño. Otras especies son muy conocidas por sus movimientos migratorios y por desaparecer totalmente de ciertos lugares cuando llega el frío. Algunos ejemplos de ello son los siguientes animales:

  • Cigüeña blanca (Ciconia ciconia).
  • Chocha perdiz (Scolopax rusticola).
  • Codorniz común (Coturnix coturnix).
  • Andarríos chico​ (Actitis hypoleucos).
  • Grulla común (Grus grus).
  • Ánsar común (Anser anser).
  • Barnacla canadiense (Branta canadensis).
aves que migran en otoño.

Al fin y al cabo, la gran mayoría de las aves realiza algún tipo de movimiento migratorio, ya sea a larga o corta distancia como movimientos dispersivos. La migración favorece la facilidad para encontrar alimentos nutritivos y la diversidad genética de las aves.

  • Ellwood, E. R., Gallinat, A., Primack, R. B., & Lloyd-Evans, T. L. (2015). Autumn migration of North American landbirds. Studies in Avian Biology, 47, 193-205.
  • Hilgerloh, G. (1989). Autumn migration of trans-Saharan migrating passerines in the Straits of Gibraltar. The Auk, 106(2), 233-239.
  • Ktitorov, P., Bulyuk, V., Leoke, D., & Kulikova, O. (2020). Meteorological factors affecting refueling of European Robin (Erithacus rubecula) during migrations. International Journal of Biometeorology, 1-9.
  • Meier, C. M., Karaardıç, H., Aymí, R., Peev, S. G., Witvliet, W., & Liechti, F. (2020). Population‐specific adjustment of the annual cycle in a super‐swift trans‐Saharan migrant. Journal of Avian Biology.
  • Mills, A. M. (2005). Protogyny in Autumn Migration: Do Male Birds” Play Chicken”?. The Auk, 122(1), 71-81.
  • Nilsson, C., Klaassen, R. H., & Alerstam, T. (2013). Differences in speed and duration of bird migration between spring and autumn. The American Naturalist, 181(6), 837-845.