Tiburón ballena: características, alimentación y hábitat

El morro del tiburón ballena es plano, chato y redondeado; tiene una boca enorme, que puede alcanzar el metro y medio de ancho y que abre para bombear agua y así alimentarse

A pesar de su nombre, el tiburón ballena no guarda ningún parentesco con la ballena azul o las orcas. Se trata simplemente de un tiburón, el más grande de su familia. Este enorme pez es inconfundible, aunque difícil de encontrar; por eso, te animamos a que lo descubras aquí.

Características

El tiburón ballena es una especie de escualo, a pesar de que es muy diferente a los tiburones en los que normalmente pensamos, como el tiburón blanco. En cuanto a tamaño, es el más grande: el mayor ejemplar localizado medía 12 metros de largo y pesaba 21 toneladas.

Algunos marineros aseguran haber encontrado tiburones ballena mucho más grandes, incluso de 17 metros de largo, pero se cree que son exageraciones y no hay pruebas científicas de que  existan.

El morro del tiburón ballena es plano, chato y redondeado. Tiene una boca enorme, que puede alcanzar el metro y medio de ancho y que abre para bombear agua y así alimentarse. Dentro de la boca tiene varias filas de dientes, pero no los emplea para cazar o comer; de hecho, son bastante pequeños.

Tiburón ballena: características

El atributo físico más característico es su color. Es de un gris oscuro, que se va degradando hacia el blanco del vientre. Este tipo de escualo está recubierto de líneas horizontales y lunares, que recuerdan a una tablero de ajedrez. Cada ‘dibujo’ es único y propio de un ejemplar, y los biólogos los emplean para reconocer a los animales.

Tiene dos pares de aletas dorsales y pectorales; en la cola tienen una gran aleta trasera con la que se impulsa para nadar. Sin embargo, no es un pez ágil y se desplaza a muy poca velocidad en comparación a otros animales de su tamaño.

Comportamiento

El tiburón ballena es un animal, por lo general, solitario. Es poco frecuente encontrar a estos escualos vivir en grupos, a pesar de que en zonas con mucho alimento pueden encontrarse tres o cuatro que comparten el mismo espacio.

Poco se sabe de los hábitos y comportamiento de este animal, ya que es esquivo y discreto. Su escasa población y el enorme hábitat que ocupa dificultan los encuentros y el seguimiento por parte de los científicos.

Tiburón ballena: comportamiento

Se suele poner de ejemplo al tiburón ballena para desterrar los mitos de la agresividad de los tiburones hacia las personas. No solamente es dócil, sino que hay buzos que aseguran que son juguetones y se dejan acariciar.

Alimentación

El tiburón ballena se alimenta de forma pasiva, es decir, no caza. Su método de alimentación consiste en abrir su enorme boca e ingerir todo lo que entre por ella.

Hay otros escualos, como el tiburón peregrino, que avanzan para introducir el alimento en la boca; sin embargo, este pez permanece quieto. En cambio, bombea el agua dentro de la boca y la filtra por sus enormes branquias. Es capaz de filtrar hasta 6 000 litros a la hora: lo que no sale por las branquias es su alimento.

Su dieta es variada y depende de la zona por la que esté en ese momento, pero habitualmente su alimento más frecuente es el krill, conocido como fitoplancton, y algas. Pero como no es un animal selectivo, su dieta también puede estar compuesta de crustáceos, calamares o bancos de peces pequeños como sardinas o caballas.

Tiburón ballena: alimentación

Todas las filas de dientes que se encuentran dentro de la boca no las emplea para cazar, sino para poder digerir todos estos alimentos. Los tiburones ballena no son animales agresivos ni peligrosos.

Hábitat

Este tipo de escualos prefieren vivir en aguas cálidas, por lo que raras veces se alejan de las zonas tropicales. Se dice que viven entre los meridianos situados en los 30 grados, tanto al norte como al sur.

Es frecuente encontrarse ejemplares en la península del Yucatán, en islas de Honduras, en las islas Galápagos, Filipinas, Tailandia, en el oeste de Australia… Ciertamente le gustan los trópicos.

Sin embargo, en algunas ocasiones se les ha visto mucho más al norte, como en las costas de Nueva York; o mucho más al sur, en Sudáfrica. Se supone que son animales migratorios, pero todavía no se conoce lo suficiente de ellos como para poder conocer cuándo o por dónde migran.

La mayor concentración de tiburones ballena tiene lugar en Filipinas entre los meses de enero y mayo. Por las condiciones climatológicas de ese lugar, hay una gran cantidad de alimento y por eso estos peces acuden a sus costas.

El tiburón ballena es imposible de confundir con otro animal: las manchas de su piel son únicas en el reino animal y a pesar de estar muy lejos de ser el animal más grande que existe, es el pez de mayor tamaño. Sin embargo, es completamente inofensivo con las personas y otros animales.

Te puede gustar