¿Qué son los crustáceos?

Yamila · 30 diciembre, 2017
Algunos de ellos forman parte de un menú exquisito de restaurante, si bien más allá de lo deliciosos que sean en el plato, cada especie presenta particularidades en su comportamiento y morfología

En total hay nada menos que 67 000 especies de crustáceos, la mayoría de ellos acuáticos y habitantes de las profundidades de los mares, ríos y lagos. Se puede decir que son los amos y señores de las aguas, tal y como los insectos lo son de la tierra. Infórmate sobre ellos en este artículo.

Características principales de los crustáceos

Los crustáceos pueden ser de diferentes tamaños… Desde 100 micrones hasta cuatro metros de envergadura. En cualquiera de los casos sus cuerpos están formados por ‘segmentos’ o metámeros y divididos en tres regiones: cabeza (céfalon), tórax (pereion) y abdomen (pleon).

Los científicos han tenido que trabajar bastante para poder clasificar a esta gran familia. Finalmente, se han determinado seis clases: Branchiopoda, Remipedia, Cephalocarida, Maxillopoda, Ostracoda y Malacostraca, con sus subclases pertinentes (13 en total).

Ejemplos de crustáceos

La mayoría de los crustáceos que conocemos pertenecen a la clase de los Malacostraca y a la subclase de los Eumalacostraca. Cuando te contemos sobre ellos podrás comprender un poco mejor las características de este género:

Krill
Fuente: Øystein Paulsen

1. Cangrejo

Entre sus particularidades podemos destacar que tiene cinco pares de patas y que las delanteras se han convertido en pinzas para capturar alimento o cortejar en la etapa de reproducción. No es un gran nadador y, aunque vive en el fondo de los mares, puede transitar fuera del agua. Está dotado de un exoesqueleto que actúa de caparazón, el cuál es cambiado en ciertos momentos de su vida.

2. Langostinos

Estos crustáceos nadadores son de color rosado con marcas marrones, tienen un caparazón semiduro, sus ojos son grandes en comparación con el cuerpo, llevan una vida tranquila y se reproducen en primavera, verano y otoño. Pueden medir entre 12 y 15 centímetros, y habitan en los mares de todo el mundo, sobre todo en el Atlántico y el Mediterráneo.

3. Cochinilla de la humedad

También es conocido como ‘bicho bolita’ o ‘bicho de la humedad’, ya que vive en zonas oscuras y húmedas, como por ejemplo debajo de piedras y madera podrida. Se alimenta de restos vegetales y animales y para reproducirse dispone de un saco abdominal donde incuba los huevos.

Asimismo, cuenta con un exoesqueleto rígido y siete pares de patas. Una de sus características más destacadas es que puede ‘envolverse’ sobre sí mismo cuando presiente algún peligro, o en el caso de que su hábitat sea pequeño.

4. Krill

Su nombre científico es eufasiáceos y se pueden encontrar en todos los océanos del mundo. Son el principio de la cadena alimenticia y la comida favorita de las ballenas, las focas, los pingüinos, los peces y los calamares.

Realizan migraciones grupales a diario y por la noche se mantienen más cerca de la superficie del agua. Al igual que los demás crustáceos, cuentan con un exoesqueleto compuesto por tres partes. También presentan ojos compuestos, dos pares de antenas y varios pares de patas.

5. Percebes

Se trata de unos crustáceos filtradores que habitan superficies duras, como por ejemplo rocas submarinas, y que también pueden anidar en objetos flotantes. Dependen del movimiento de las aguas para transportarse.

Langosta
Fuente: Michael Wolf

6. Langostas

Estos crustáceos son conocidos en la gastronomía y, al igual que los langostinos y otras especies comestibles, no presentan pinzas pero sí largas y espinosas antenas. Viven en los fondos rocosos y utilizan cualquier piedra para esconderse; se desplazan a través de sus pares de patas o bien nadando gracias a una contracción del abdomen.

Las larvas de langostas son aplastadas y translúcidas, y se dejan arrastrar por las corrientes marinas. A medida que crecen van realizando mudas de su exoesqueleto, un cambio muy habitual entre los de su familia.

7. Camarón

Está incluido en el orden de los crustáceos decápodos marinos, y aunque por lo general habitan en aguas dulces –ríos, lagos y lagunas– también algunos lo hacen en aguas saladas. Es más pequeño que los langostinos y las gambas: tiene un cuerpo de máximo 35 milímetros, patas pequeñas, torso comprimido y cilíndrico, cola larga, coraza poco resistente, color variable semitransparente y mandíbulas con bordes fibrosos.

Fuente de las imágenes: Paulo, Øystein Paulsen y Michael Wolf