Los caballos famosos en la historia

Francisco María García · 25 agosto, 2018
Los caballos famosos en la historia han acompañado a grandes personajes claves en el devenir de la humanidad, y es que gracias a su carácter noble se han convertido en unos de los mejores compañeros del hombre

A lo largo de la historia, los caballos han sido cruciales para nuestra evolución como individuos y como sociedad. Más allá de su fuerza y belleza física, ha sido la nobleza de su carácter lo que los convirtió en admirables y majestuosos compañeros. A continuación, veremos los caballos famosos de nuestra historia y algunos equinos que destacaron en la ficción.

7 caballos famosos de nuestra historia y de la ficción

1. Bucéfalo (Alejandro Magno)

Bucéfalo ha sido el nombre del caballo más famoso y querido de Alejandro Magno. Se estima que este noble equino vivió de 335 a.C. hasta 326 a.C. Su fallecimiento habría ocurrido durante la Batalla del Hispades, en el actual territorio de Pakistán.

Algunas teorías afirman que su cuerpo estaría enterrado en las afueras de Jhelum, en una localidad llamada Jalapur Sharif. No obstante, existe otra hipótesis que cuenta que Bucéfalo descansa en paz en Phalia, ubicada también en Pakistán.

2. Marengo (Napoleón Bonaparte)

Marengo fue el fiel acompañante de Napoleón Bonaparte, y se eternizó como uno de los caballos famosos de la historia mundial. Su nombre fue un homenaje a la Batalla de Marengo (Italia), de la cual el ejército imperial francés salió victorioso.

Marengo pudo llevar al emperador en diversas batallas históricas, incluidas Waterloo, Austerlitz, Jena y Wagram. Se estima que vivió entre 1793 y 1831; en la actualidad, su esqueleto se encuentra preservado en Londres, en el Museo Nacional del Ejército de Chelsea.

Según los relatos históricos, Napoleón fue un gran admirador de los caballos. En su cuadra personal se registraron más de 100 equinos, de los cuáles destacaron Marengo y los corceles Blanco y Vizir.

Caballos famosos en la historia universal

3. La yegua Babieca (el Cid)

Probablemente, muchos de nosotros conocemos la historia del gran Cid Campeador, pero pocos conocen la historia de su famosa yegua Babieca. Se cuenta que, cuando el Cid aún era un niño, su padrastro lo lleva a las caballerizas del monasterio donde residían; pidió a su ahijado que eligiese el caballo que más le gustaba.

Para la sorpresa de todos, El Cid eligió el equino más feo y humilde de toda la caballeriza. Según su padrastro, el caballo (la yegua, en realidad) era ‘un Babieca’, pues no poseía ningún atributo para ser un gran conquistador.

No obstante, la historia demostró la sabiduría de Cid y los méritos de su gran yegua. Juntos ganaron numerosas batallas, y Babieca disfrutó de una gran longevidad, y es que falleció a los 40 años. La historia de Cid y Babieca nos hace recordar que los verdaderos atributos no están en lo físico, sino en la nobleza de espíritu.

4. Palomo (Simón Bolívar)

Palomo ha sido el caballo más famoso del libertador Simón Bolívar, una de las figuras más importantes de Sudamérica. Se cuenta que el equino habría sido regalado a Bolívar antes de la Batalla de Boyacá, ocurrida 1819, en el actual territorio de Colombia.

Desde entonces, Palomo acompañó a su heroico jinete en todas sus campañas de liberación nacional. Actualmente, sus herraduras son exhibidas con honor en el Museo de Mulaló, localizado en la ciudad de Tumbo, Colombia.

5. Pegasus (Zeus)

Pegasus es el famoso caballo alado de Zeus, un semental blanco nacido de la sangre derramada por Medusa. Además de ser un caballo famoso en la mitología griega y en la ficción internacional, Pegaso ha sido el único equino que ‘ha vivido’ entre los dioses del Olimpo.

Nombres de caballos famosos históricos

6. Rocinante (Don Quijote)

Rocinante es uno de los caballos famosos del arte literario, el cual también ha tenido representaciones en cine y televisión. Su nombre deriva de la palabra ‘rocín’, utilizada para llamar a los equinos que solían realizar trabajos pesados en los campos españoles.

Diferente de los grandes caballeros que elegían nombres nobles para sus equinos, nuestro hidalgo favorito opta por llamar Rocinante a su compañero. Más que por su aspecto o linaje, Rocinante se ha eternizado por su incomparable lealtad.

7. El Caballo de Troya

Aunque no ha sido ‘de carne y hueso’, el Caballo de Troya es, sin duda, uno de los caballos famosos de nuestra historia. Este enorme equino de madera fue construido por los griegos y enviado como ‘regalo de rendición’ a los troyanos.

Como sabemos, se trataba de estrategia inteligente para traspasar las enormes murallas de Troya. El caballo de madera abrió las puertas para los soldados griegos, que finalmente ganan la batalla y conquistan la ciudad. Desde entonces, el Caballo de Troya quedó grabado en la cultura popular como un símbolo de astucia (por el lado positivo), y traición (por el lado negativo).