Con qué quitar pulgas y parásitos a tu mascota embarazada

Virginia Duque Mirón · 25 agosto, 2018
Si quieres evitar los químicos que podrían perjudicar a la piel de tu mascota, emplea remedios caseros para quitar las pulgas

Cuando tu mascota embarazada tiene pulgas, garrapatas u otros parásitos externos, puedes preocuparte por cómo quitarlos, ya que el embarazo torna delicada la situación. ¿Los químicos que estos productos tienen podrían afectar a los cachorros o a la madre? Veamos.

¿Son buenos los productos antipulgas para tu mascota embarazada?

El embarazo es un proceso en la vida de una mascota hembra que cambia sus niveles hormonales, su sensibilidad y algunas funciones del organismo. Esto podría llevar a una mayor sensibilidad en la piel, en el olfato o incluso despertar alergias que antes eran inexistentes.

Pues bien, este es el motivo principal por el que hay que extremar precauciones con el uso de estos productos. Aunque por norma general su uso es tópico, y no traspasa la piel, lo cual impide que dañe a los cachorros, sí puede afectar a tu perra.

El embarazo podría haber causado una hipersensibilidad en la piel que le cause daños externos, o podría hacerle sentir mal si se ha despertado una alergia a través del olfato, malestar que sí afectaría a los cachorros.

Embarazo psicológico en mascotas

No obstante, estos pueden ser aplicados siempre y cuando el veterinario dé el consentimiento para ello y te prescriba la mejor manera de hacerlo, así como las dosis indicada teniendo en cuenta el peso, la edad y el estado de embarazo de tu mascota. Aun así, es posible que no te guste la idea de aplicar productos químicos sobre tu mascota embarazada. ¿Hay otras maneras de quitarle las pulgas? Sí, veamos cómo.

Quitar pulgas a una mascota embarazada

Si has optado por métodos más tradicionales tienes dos opciones: quitarlas de forma manual, eso sí, armándote de paciencia, o hacerlo con productos naturales. Si eres perseverante, y decides sumergirte en la aventura de quitar de manera manual las pulgas de tu mascota embarazada, vas a necesitar: guantes, gorro, ropa vieja, aceite esencial con olor, agua tibia, champú de cachorros, peine de piojos y una toalla.

Ponte la ropa vieja y cubre tu pelo con el gorro. Las pulgas podrían saltar y ponerse en tu pelo, por lo que tendrías un problema. Los guantes de goma o de látex previenen infecciones, pues a veces pueden haber heridas infectadas en tu mascota embarazada por culpa de las pulgas. El aceite esencial con un olor fuerte es para que te apliques unas gotas en los guantes y la ropa con el fin de repelerlas y que no salten sobre ti.

Llena una bañera con agua tibia y coloca a tu perra de manera suave mientras le hablas, para que se tranquilice. Recuerda que está embarazada, y el estrés y los movimientos bruscos no la favorecerán lo más mínimo. Mójala bien y aplica el champú para cachorros.

Baño de los perros

Masajea todo el cuerpo en círculos, y verás que las pulgas más despistadas ya van cayéndose. Es el momento de peinar, sin quitar el champú, el cuerpo de tu perra con el peine de piojos. Este arrastra todo lo que se le ponga por el camino debido a la estrechez que hay entre sus púas.

No dejes que las pulgas se queden en la bañera en la que está tu perra: ponlas en un cubo de agua aparte. Estas podrían sobrevivir unos minutos en el agua e irían a buscar a tu perra de nuevo. Retira el champú, seca con una toalla y haz una última inspección. Es posible que haya alguna pulga má que debas quitar con tus manos.

Remedios caseros para las pulgas

Creemos que la anterior forma de quitar las pulgas a tu mascota embarazada es la mejor y menos agresiva para ella, pero si quieres optar por algún remedio casero, puedes usar alguno de estos:

  • Combinación a partes iguales de aceite y alcohol
  • Infusión de manzanilla
  • Limón
  • Vinagre de manzana
  • Levadura de cerveza

Todos ellos se aplican con un algodón sobre la piel del animal, y generarán un olor que a las pulgas no les gusta nada. ¡Se irán corriendo! Por ser productos 100% naturales no harán daño ni a la piel ni al olfato de tu mascota.