¿Puede un perro hacer sus necesidades en una caja?

Virginia Duque Mirón · 25 agosto, 2018
Lo cierto es que es posible siempre y cuando se utilice la arena específica, la caja se ubique en un lugar propicio y se emplee un comando para enseñar a la mascota

Muchos dueños de perros, aunque los aman, cuando se dan cuenta del esfuerzo que conlleva tenerlos, sacarlos varias veces al día, se preguntan si no podría un perro hacer sus necesidades en una caja como sucede con los gatos. ¿Te gustaría saber si es posible?

¿Es posible para un perro hacer sus necesidades en una caja?

Pues sí, es posible. Piensa que los perros son aún más fáciles de adiestrar que los gatos y, por tanto, capaces de aprender casi cualquier cosa que quieras enseñarles. Así, hacer las necesidades en un arenero puede ser tu nuevo proyecto con tu mascota. ¿Cómo hacerlo?

Consigue una caja

Lo primero es conseguir una caja que tenga un tamaño adecuado para tu perro y que tenga un material resistente. Ten en cuenta que esta no debe ser demasiado alta, pues ya sabes la costumbre que tienen los canes de rascar el suelo después de hacer sus cositas.

Si la escoges muy honda y le pones demasiada arena, te pondrá la casa hecha un desastre. Por otro lado, si es bajita, dará más libertad del movimiento al animal y no se hará daño al echar sus patas para atrás.

Compra arena para perros

La arena para perros difiere de la de los gatos, pues el tamaño de sus bolitas es más grande y, por tanto, más absorbentes. Puedes escoger en distintos formatos y materiales, pero olvida la de gatos, ya que desprende olores que podrían disgustar a tu mascota. Un secreto que te puede ser útil para evitar los malos olores es que pongas bicarbonato en el fondo cada vez que llenes la caja. ¡Verás cómo funciona!

Arena para perros

Busca el lugar adecuado

La caja de arena del perro deberá estar en un sitio en el que tu mascota pase mucho tiempo, pero que a la vez no esté visible desde cualquier punto. Aunque no lo creas, los perros son pudorosos y no les gusta que los miren mientras están en sus momentos más íntimos. Por supuesto, de más está decir que no puede estar junto a la comida y el agua, ya que no la usarán. Ellos diferencias muy bien una cosa de la otra.

Enséñale una orden

Para que la mascota use su caja deberás enseñarle una orden. Ponle dentro de esta y escoge un comando corto que le indique lo que quieres que haga, como ‘caja’ o ‘usa la caja’. Déjalo unos segundos ahí, sácalo y vuélvelo a meter, y así varias veces. Más tarde, intenta que él mismo salga y entre en la caja a tu orden. Hazle ver que no es un sitio inseguro y que forma parte de sus cosas y de su sitio.

No le regañes

Es normal que tu perro no entienda a las primeras de cambio para qué es esa caja, así que posiblemente seguirá haciendo sus necesidades fuera. Pues bien, no le regañes, sino que ten paciencia y háblale siempre con cariño. 

Si tu perro orina fuera de la caja, aprovecha la ocasión para recogerlo con un papel de periódico y ponerlo sobre la caja. El olor atraerá a tu mascota la próxima vez que vaya a hacer sus necesidades y, probablemente, use la caja para ello.

Obsérvalo

Si tu mascota tiene horarios marcados de comida, lo más probable es que quiera evacuar siempre a las mismas horas. en cuanto veas que va a hacer el intento, dale la orden de que use la caja o incluso cógelo y llévalo hasta ella. Así aprenderá que la caja es para eso. Los perros tienen buena memoria asociativa y serán capaces de recordar para qué sirve la caja y usarla cuando la necesiten.

Usa el refuerzo positivo

Dale un premio a tu perro cada vez que use la caja, pues esto reforzará su ánimo de hacerlo. No hay nada mejor que un premio para motivar a nuestra mascota.

Ya ves que sí es posible que pueda un perro hacer sus necesidades en una caja, y no te llevará más tiempo ni esfuerzo que una orden de otro tipo. Solo ten paciencia y, sobre todo, hazlo con cariño y siempre apostando por el refuerzo positivo.

Buronzo, A. (2011). Las increíbles propiedades del bicarbonato de sodio. Obelisco.

Hiby, E. F., Rooney, N. J., & Bradshaw, J. W. S. (2004). Dog training methods: Their use, effectiveness and interaction with behaviour and welfare. Animal Welfare.