¿Cómo se cría un caballo purasangre?

5 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Igual que ocurre con otros animales, hay una gran variedad de razas de caballo; la crianza de estos bellos animales tiene sus reglas, pero... ¿cómo se cría un caballo purasangre?

Si bien todos los caballos de carreras son considerados de ‘sangre pura’, el caballo purasangre destaca por sus calidades físicas y su rendimiento. La crianza de esta raza equina requiere mucha dedicación e importantes inversiones económicas.

Características y calidades del caballo purasangre

El caballo purasangre es una raza equina de origen inglesa, que fue creada a mediados del siglo XVIII. Sus antepasados fueron el resultado de cruces entre cuatro yeguas británicas y algunos machos sementales árabes y berberiscos seleccionados previamente.

No obstante, el caballo purasangre tal cual lo conocemos en la actualidad desciende de tres machos importados que llevaban los nombres Darley Arabian, Goldophin Barb y Byverly Turk.

La creación de estas razas fue orientada por la meta de obtener caballos para carreras de distancia. Posteriormente, se entrenaron para actividades de salto y equitación, donde continúan desempeñándose de manera magistral.

Caballos de carreras: pura sangre

El caballo purasangre tiene contextura mediana, y suele medir entre 1,58 y 1,65 metros. Su cuerpo es atlético y equilibrado, con líneas armoniosas y musculatura bien desarrollada. Los rasgos pueden variar según la raza de purasangre, pero destacan las orejas pequeñas y los ojos muy expresivos.

No se trata de un caballo de pura explosión, sino de un animal ágil, resistente, obstinado, de temperamento equilibrado y vivaz. Es un equino peculiar, al que hay que tratar como tal.

¿Cómo es la crianza de un caballo purasangre?

Los caballos purasangre son muy valorados por su nobleza, resistencia y excelente personalidad. Tanto la adquisición como la crianza de un caballo purasangre implican una importante solvencia económica, además de una significativa disponibilidad de espacio y dedicación de tiempo a su mantenimiento y entrenamiento.

En cuanto al entrenamiento, la actividad física y la estimulación mental de estos caballos también requieren constancia y ciertos conocimientos de sus cuidadores y jinetes.

Además, de los cuidados básicos que todos los caballos necesitan, cada raza tiene sus particularidades y necesidades específicas. Y, lógicamente, los caballos purasangre no son la excepción.

A continuación, resumiremos cómo transcurre un día en la crianza de un caballo purasangre de alto rendimiento. Como veremos, se hace necesario un importante trabajo en equipo para lograr los deseados ‘caballos de elite‘.

La rutina diaria en la cría de caballos purasangre

Los caballos purasangre y su equipo cuidador suelen empezar su día bien temprano. Pocas horas después del amanecer, los encargados de los cuidados básicos de los equinos se dirigen a los establos o boxes para prepararlos para una nueva rutina de entrenamiento.

Tras retirar al animal de su box, realizan su rutina de acicalamiento diario, que necesariamente incluye un buen cepillado y la revisión de sus patas. Después, se coloca la montura en el equino y lo dejan preparado para la llegada del jockey o galopeador.

Caballo pura sangre inglés
Fuente: USDA Photo by: Bill Tarpenning

Las jornadas de entrenamiento del caballo purasangre siempre son planificadas previamente por un entrenador profesional. Por supuesto, el jockey es el responsable de controlar y orientar el animal durante el ejercicio. No obstante, la rutina de ejercicios, el ritmo y la intensidad deben ser coordinadas con el entrenador.

Cada caballo purasangre tiene su propia rutina, considerando su edad, contextura física y estado de salud. La combinación de trotes y saltos, así como la realización de ejercicios de rehabilitación, dependen siempre de las necesidades del organismo de cada individuo.

Pero el día no termina después del entrenamiento…

Al concluir el entrenamiento, el jockey nuevamente devuelve el caballo a los peones encargados de su mantenimiento. Tras tantos ejercicios, llega la hora de higienizar y refrescar el animal, lo que generalmente se hace de forma rápida con el uso de una manguera convencional.

Lo normal es que los jinetes se junten con los entrenadores y demás miembros del equipo de entrenamiento. Se trata de analizar los detalles para mejorar los ejercicios.

Si el jockey relata algún problema, el entrenador junto a los cuidadores deberá analizar el caballo para verificar si es necesaria la atención veterinaria. Cuando ocurren caídas, traumas o golpes, se suele solicitar directamente la presencia de un veterinario.

El rol clave de la medicina preventiva

Lógicamente, el veterinario cumple un rol clave en la crianza de un caballo purasangre. Además de tratarlos en caso de accidentes y orientar en la rehabilitación, también cuidan de la medicina preventiva para evitar que el equino se enferme.

La medicina preventiva de los caballos implica no solo vacunarlos y desparasitarlos, aunque estos sean cuidados indispensables. También es esencial ofrecer una nutrición completa y equilibrada para que el equino permanezca sano y fuerte, para que pueda desempeñarse óptimamente.

En este sentido, el veterinario siempre debe escuchar a los cuidadores, quienes están en contacto permanente con el caballo y se encargan de alimentarlos. Son ellos quienes podrán relatar cambios en el apetito, problemas digestivos u otros comportamientos extraños en el animal.

  • UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID. FACULTAD DE VETERINARIA. 2008. ESTRUCTURA GENÉTICA DEL CABALLO DE PURA RAZA ÁRABE ESPAÑOL. Extraído de: https://eprints.ucm.es/8571/1/T30943.pdf
  • remugants.cat. Capas y razas de caballos. Extraído de: http://www.remugants.cat/8/upload/razas_manejo_y_cuidados_del_caballo.pdf