Nutrientes que necesita tu caballo

El estómago de estos equinos es especialmente sensible a la alimentación que lleven, y es que estos animales son propensos a obstrucciones intestinales y cólicos

Los caballos son animales hermosos que siempre se han caracterizado por su fuerza y nobleza. Si has decidido tener uno, debes saber cómo alimentarlo adecuadamente. ¿Cuáles son los nutrientes que necesita tu caballo? Esta pregunta es el punto de partida para aprender a cuidarlos apropiadamente, con el objetivo de satisfacer sus necesidades básicas, tanto físicas como mentales.

Conocer al caballo es importante para determinar el plan alimentario que seguirás: su edad, peso, etapa de crecimiento en el que se encuentra y actividades que realiza. De todos esos factores dependerá su alimentación; sus necesidades alimentarias deben estar en correspondencia con estos datos, para no correr el riesgo de sobrealimentar o no ofrecer los nutrientes necesarios.

La alimentación es un factor muy importante en los cuidados que tu caballo requiere. Sin embargo, hay otros aspectos importantes para su cuidado: proveerlos de un alojamiento confortable, un lugar para ejercitarse, mantener una correcta higiene del entorno y de la piel que incluya el cepillado diario y, por supuesto, compañía.

Alimentación básica de tu caballo

El forraje es fundamental en la alimentación del caballo. Hay que analizar si el animal está apto físicamente para procesar altos volúmenes de fibra vegetal; si su sistema digestivo está acondicionado con las enzimas necesarias que le permiten tomar del alimento la energía que requiere para desarrollarse, mantenerse y reproducirse.

Los equinos poseen un aparato digestivo distintivo entre los mamíferos-herbívoros, y es que su estómago es muy pequeño y su intestino bastante largo. Por esta razón son proclives a presentar problemas digestivos, cólicos y obstrucciones intestinales.

Los caballos necesitan al menos un 60% de fibra en su dieta diaria, además de los nutrientes necesarios para mantener una flora intestinal estable.

Alimentación de tu caballo

Principales nutrientes que necesita tu caballo

El caballo se alimenta básicamente de: heno, hierba, paja y forraje. A estos alimentos se pueden añadir: cereales, heno de prado, alfalfa en rama y pulpa de remolacha.

Es necesario diseñar una dieta balanceada que incluya aquellos nutrientes que le proporcionan al caballo un ciclo de vida óptimo, para así minimizar los riesgos de problemas digestivos.

Para que el animal desarrolle bien todas sus actividades diarias, es importante que cualquier programa alimentario incluya los siguientes nutrientes: agua, proteínas, vitaminas y minerales.

No hay una fórmula definitiva para la cantidad de cada uno de estos nutrientes que se debe incluir en la dieta. Esto dependerá en gran medida de las características particulares del caballo y de sus necesidades alimentarias.

Agua, minerales y vitaminas

Entre los nutrientes que necesita tu caballo, se encuentra el grupo de las vitaminas, las que son solubles en agua y las vitaminas que son solubles en grasa.

Las principales son: vitamina A, D, E, K y complejo B. Algunas de estas vitaminas se obtienen agregándolas a su forraje diario, otras son metabolizadas por el propio organismo del caballo al pastar o mediante la exposición al sol y al aire libre.

Complementos básicos para caballos

Los caballos necesitan diferentes minerales en su dieta para realizar sus actividades eficientemente. Entre los más importantes podemos contar el calcio y el fósforo.

El calcio es indispensable en la formación y fortalecimiento de los huesos, y el fósforo ayuda en la activación de las vitaminas del complejo B para metabolizar los carbohidratos. Además, también son saludables otros minerales: sodio, cobre, potasio, cloro, yodo, zinc, magnesio, manganeso, cloruro, y silicio.

Proteínas

En cuanto a la proteína, existen aminoácidos esenciales como es el caso de la lisina, fundamental en la etapa de crecimiento. Esta sustancia debe ser incluida en la dieta en forma de harina de soja o linaza y leguminosas (alfalfa, trébol, etc).

Otros aminoácidos importantes son: alanina, arginina, ácido aspártico, ácido glutámico, carnitina, cisteína, creatina, glicina, histidina, metionina, fenilalanina o isoleucina.

Hidratación e hidratos de carbono

Debes asegurarte que tu caballo tenga acceso a agua limpia permanentemente; recuerda que tiene ingerir un mínimo de 30 litros de agua diarios. Esta cantidad variará de acuerdo a las condiciones del clima; el pasto, por ejemplo, puede tener altos niveles de líquidos.

También hay que incluir en la dieta de nuestro equino carbohidratos y grasas que lo provean de energía. Un aporte de energía insuficiente puede ocasionarle problemas de salud.

Todos estos nutrientes son esenciales para el desarrollo y fortalecimiento de los huesos, músculos, tejidos, hormonas y enzimas de tu caballo, lo que le ayudará a regular las funciones básicas de su organismo. Así disfrutarás de un caballo fuerte y sano.

Te puede gustar