Gato Havana, marrón como el tabaco y el café

Alba Muñiz 16 mayo, 2018
Aunque su nombre podría indicar que su lugar de procedencia es cubana, lo cierto es que este felino es un 'mix' de varias razas; le gusta jugar y los mismos, los cuales no dudará en demandar si no se le presta la atención que requiere

La elegancia, los ojos verdes y un pelaje corto y liso de color marrón rojizo son las características distintivas del Gato Havana. Pero no las únicas. Se trata de un minino inteligente, amoroso y gentil al que le encanta jugar con los miembros humanos de su familia.

Con nombre caribeño pero origen inglés

El nombre de la raza puede resultar engañoso, ya que estos animales tienen su origen en la flemática Inglaterra y no es la caribeña isla de Cuba. Pero así se la bautizó porque su color recordaba a los míticos habanos de ese país.

Aunque no solo al tabaco remite el pelaje caoba de este minino. También recuerda al chocolate y al café. En todo caso, estamos ante un hermoso animal resultado de una cruza realizada por criadores ingleses, a mediados del siglo pasado.

Para dar con el gato Havana, se utilizaron ejemplares de felinos siameses chocolate point y seal point, comunes de pelo corto negro y azules rusos. Pronto la raza ganó reconocimiento en el Reino Unido y cruzó el Atlántico para llegar a EE.UU.

En la actualidad, los estándares de la raza difieren entre ingleses y norteamericanos. Los primeros se inclinan por un aspecto más oriental para este minino. Los segundos prefieren características más emparentadas con el gato azul ruso.

Te presentamos al gato Havana, una raza que destaca por su color, que recuerda al chocolate, al tabaco o al café. Y también por su curiosidad, su inteligencia y sus ganas de jugar.

Gato Havana: características

Características físicas del gato Havana

Aparte de su típico color chocolate, la raza admite también el lila. Otras características del gato Havana son:

  • Cuerpo: musculoso y flexible.
  • Tamaño: mediano.
  • Peso: entre 2,5 y 5 kilogramos; los machos son más grandes que las hembras.
  • Cabeza: más larga que ancha (forma de cuña) y con un mentón bien desarrollado y más bien cuadrado.
  • Ojos: ovalados, separados entre sí, brillantes y de mirada inteligente y pícara.
  • Orejas: grandes, de base ancha y de forma triangular, pero redondeadas en la punta. Son erectas, separadas entre sí e inclinadas hacia adelante, como si estuvieran siempre alerta. Por dentro son rosadas.
  • Nariz: corta y angulada.
  • Cuello: musculoso, largo y cilíndrico.
  • Patas: fuertes y alargadas. Las posteriores son de una longitud mayor que las anteriores.
  • Cola: larga y cilíndrica; se afina hacia la punta.
  • Pelaje: corto, denso y brillante.

Un minino mimoso, activo e inteligente

Curioso, alegre y juguetón, el gato Havana quiere que le presten atención y que le prodiguen muchos mimos. Y si no lo haces, ya verás cómo te enteras.

Es un animal que se adapta sin dificultad a distintas situaciones. Y, a pesar de ser un minino muy activo, puede vivir tranquilamente dentro de una casa.

Extrovertido y seguro de sí mismo, es un felino que elige apegarse en particular a uno de los los miembros humanos de la familia. ¿Serás tú el afortunado?

Gato Havana: carácter

Cómo cuidar a un gato Havana

El gato Havana suele ser un animal sano y fuerte, con una esperanza de vida de entre 10 y 15 años. De todas formas, puede verse aquejado por:

  • Enfriamientos (hay que mantenerlo alejado del frío y la humedad excesiva).
  • Problemas pulmonares o respiratorios.
  • Parásitos internos.

En todo caso, la consulta periódica con el veterinario, junto con el cumplimiento del calendario de vacunación y la adecuada desparasitación, se imponen para la buena salud de toda mascota.

Por otra parte, un cepillado semanal es suficiente para mantener en buenas condiciones su pelo corto y de gran brillo. Asimismo, es necesario que el minino se ejercite a diario para que, además de mantener en forma su musculatura, aproveche para hacer lo que tanto le gusta: jugar.

Te puede gustar