Enfermedades en los ojos de los gatos: prevención y cuidados

Si bien es cierto que es relativamente habitual que los felinos padezcan patologías oculares, también es verdad que son animales pulcros

Enfermedades en los ojos de los gatos

Puede que hayas notado que algunos gatos callejeros tienen la vista nublada o un ojo más cerrado que otro. Esto se debe a que es relativamente común entre los gatos sufrir patologías oculares.

En ocasiones, pueden ser síntoma de una enfermedad subyacente grave que puede amenazar su salud. Aprende a reconocer y a prevenir las enfermedades en los ojos de los gatos para que tu mascota esté lo más sana posible.

Señales de alarma: cómo detectar y prevenir futuros síntomas

Un examen periódico en la comodidad de tu hogar puede ser una de las mejores medidas para mantener los ojos de tu gato sanos. Puedes ir introduciendo inspecciones rutinarias, por ejemplo, mientras cepillas o bañas a tu mascota.

Cuando hay que bañar a un gato

Para poder apreciar con precisión cualquier cambio en sus ojos, utiliza el pulgar para levantarle cuidadosamente el párpado e inspeccionar los tejidos circundantes, que deberían tener una tonalidad rosada, ni rojiza ni blanquecina.

Las señales de alarma más comunes y que pueden indicar la presencia de enfermedades en los ojos de los gatos pueden ser:

  • Presencia de secreciones blanquecinas o legañosas.
  • Exceso de agua en los ojos.
  • Tejido rojizo o blanquecino en la zona de los párpados.
  • Legañas duras y secas en la zona del lacrimal.
  • Pelaje manchado de lágrimas.
  • Uno o dos ojos cerrados.
  • Vista nublada o cambio en el color de los ojos.
  • En ocasiones, un tercer párpado apreciable a simple vista.

El lenguaje corporal de tu gato también puede proporcionarte ciertas pistas sobre el estado de sus ojos. Si el animal se rasca demasiado la zona o empieza a parecer más torpe de lo habitual, puede que se deba a un problema ocular.

Gato se rasca

Tipos de enfermedades que puede padecer tu gato

Las enfermedades oculares más comunes entre la población felina son las siguientes:

  • Conjuntivitis. Se trata de una patología causada por la inflamación de la conjuntiva, es decir, el tejido fino y transparente que recubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo. Si los ojos de tu mascota se hinchan y adquieren un color rojizo, unido a la presencia de secreciones en torno al ojo, es probable que tu gato la padezca.
  • Protrusión del tercer párpado. Una gran parte de los animales cuenta con un tercer párpado de forma natural que actúa como barrera defensiva ante posibles infecciones. Cuando se hincha, es probable que nuestra mascota sufra otra enfermedad subyacente de gravedad variable.
  • Queratitis. Se trata de una inflamación de la córnea que puede obedecer a múltiples causas.
  • Glaucoma. En este caso, la presión del líquido presente en los ojos de forma natural aumenta progresivamente hasta dañar el nervio óptico. Uno de los signos más comunes es la presencia de una córnea nublada y crecimiento anormal del ojo debido al aumento de presión en la cuenca del ojo.
  • Traumatismo en los ojos debido a accidentes o peleas.
  • Lacrimales obstruidos debido a un exceso de secreciones o a una hinchazón derivada de otras enfermedades.

Prevención y tratamiento

Te sorprenderías al saber lo mucho que puede mejorar la salud ocular de tu gato con una simple toallita especializada para limpiar el exceso de legañas producidas de forma natural por tu gato.

La pulcritud de los felinos en general les ayuda a prevenir infecciones y enfermedades. No obstante, en el caso de que tu mascota sufriera alguna de las enfermedades citadas anteriormente, no dudes en acudir a tu veterinario, que te recetará las gotas y medicamentos correspondientes.

Te puede gustar