Animales en peligro por la medicina oriental

Estos tratamientos sin base científica están promoviendo las transacciones comerciales de determinadas partes de especies que los usuarios piensan que tienen propiedades milagrosas

China ha aumentado su poder adquisitivo y con él se han visto incrementados los animales en peligro por la medicina oriental: cada vez son más las personas que tienen acceso a tratamientos supuestamente ancestrales e infalibles con partes del cuerpo de animales en peligro de extinción.

Por desgracia, esta medicina con más de 3 000 años se está poniendo de moda también en Europa, y los tratamientos para hacer fluir nuestra energía a base de huesos de tigre o cuerno de rinoceronte están aumentado, lo que aumenta la amenaza de estas especies.

Lo cierto es que son muchas las especies animales que han sido usadas por esta medicina asiática, desde vacas a escorpiones, hasta serpientes o caballitos de mar. Todos los productos usados no tienen base científica y, aunque muchos de ellos no son dañinos, desplazan a tratamientos eficaces y provocan la extinción de especies, y es que hay animales en peligro por la medicina oriental.

Los rinocerontes, en el punto de mira

Los rinocerontes asiáticos han sufrido por la caza desde hace milenios, principalmente para obtener algunas de las partes de su anatomía, especialmente el famoso cuerno, que actualmente puede llegar a los 50 000 euros por kilogramo.

Rinoceronte: amenaza

Esta caza intensiva incluso ha llegado a listar al rinoceronte blanco como uno de los animales en peligro por la medicina oriental: parece que el misticismo de la medicina tradicional china no entiende de especies, e iguales propiedades tiene el cuerno de rinoceronte blanco –es solo queratina– que las uñas o el pelo humanos.

Aunque el rinoceronte blanco se recuperó de la extinción, tras el reciente final de la subespecie norteña y la creciente demanda de cuerno de rinoceronte, muchos temen que los rinocerontes estén condenados por la ignorancia humana.

Los grandes felinos: el caso del tigre

Uno de los animales en peligro por la medicina oriental es el tigre, uno de los animales más emblemáticos de China y del que se usan todas sus partes, especialmente el hueso: los huesos de tigre pueden llegar a valer 400 dólares por kilogramo.

Tigre: especie amenazada

Por desgracia, esto ha llevado a que los tigres sean criados como si su cuerpo estuviera pensado para el ‘despiece’ desde que nacen: además, la delicada situación del tigre en estado silvestre, que a pesar de que se encuentra en el crecimiento del siglo solo existen 3 000 ejemplares, ha propiciado que sea sustituido por otras especies de grandes felinos más abundantes, como los leones o jaguares.

Estas granjas de tigres y leones han encontrado un auténtico filón criando felinos como si fueran ganado. En el caso de África es desolador, pues muchos turistas son engañados pensando que están en santuarios: se les deja acariciar a las crías, las cuales cuando van creciendo se usan para dar paseos con los visitantes.

Es de vital importancia sospechar cuando se nos deje acariciar o cuidar de crías de felinos, y hay que tener cuidado con toda atracción que prometa interacciones con animales salvajes.

Cuando los animales son adultos, tienen dos destinos: los machos más espectaculares son subastados para su caza, mientras que las hembras suelen ser utilizadas para fabricar vino de arroz: un símbolo de estatus en China, que es simplemente vino macerado con huesos de tigres o leones.

Los osos, otros de los grandes damnificados

En el caso de los osos, muchas partes de su anatomía son descartadas, si bien la bilis se ha convertido en uno de los recursos de la medicina oriental más demandados, especialmente de especies de osos como los malayos y los osos negros.

Oso amenazado

De nuevo, estas especies son criadas en cientos de granjas, con el objetivo de ordeñar la pequeña cantidad de bilis que produce la vesícula biliar, pero que alcanza enormes precios en el mercado negro. La vida de estos osos se desarrolla en minúsculas jaulas, por lo que crecen con malformaciones óseas y musculares, ya que sus huesos carecen de valor.

El pangolín, el más amenazado

De entre todos los animales en peligro por la medicina oriental, el pangolín es la especie que más peligra por estas prácticas. En esta ocasión, de nuevo la queratina vuelve a mostrar su ineficacia como tratamiento, pero su rentabilidad para los cazadores furtivos es enorme.

Pangolín: curiosidades

Y es que se incautan toneladas de escamas de estos pequeños animales, con barcos cargados con tantas escamas que podrían suponer la muerte de 20 000 ejemplares en un solo almacén; lo cierto es que el kilogramo de escamas alcanza los 3 000 euros fácilmente.

A pesar del enorme grado de protección con el que cuenta esta especie, se cree que se cazan cada año más de 100 000 pangolines, pues simplemente consiste en cogerlos y matarlos, ya que su protección es enroscarse sobre si mismos y quedarse quietos.

Las excentricidades con el consumo de partes de estas especies rozan lo absurdo: sopas de pene de tigre o feto de pangolín prometen aumentar tu virilidad de forma casi milagrosa, lo cual sonroja a cualquier persona mínimamente formada.

El tiburón, el más maltratado

Los tiburones de todo el mundo han pasado de depredadores a presas: el cuerpo del tiburón no vale nada, así que los pescadores les cortan las aletas y los arrojan al mar, donde mueren lentamente. Las aletas valen hasta 30 veces más que la carne, por lo que los tiburones son condenados a morir agonizando por la sopa de tiburón.

Especies de tiburones: ejemplos

Aunque la aleta de tiburón también tiene supuestas propiedades, lo cierto es que es un ejemplo de cómo muchas de estas excentricidades gastronómicas y medicinales en realidad son para aparentar estatus. Tristemente, tiburones, tigres, osos y otros animales en peligro por la medicina oriental, en realidad peligran por la incultura y el poder.

Desgraciadamente, muchas especies de tiburones como la tintorera, son traídas desde otros países como España, que participan de este oscuro negocio. Aunque aquí la pesca se hace de forma ética, la venta de aletas a China tras la muerte del animal  promueve creencias estúpidas, por mucho que engrose las arcas de las empresas europeas.

Te puede gustar