Vacunas para gatos: todo lo que debes saber

Francisco María García · 8 enero, 2018
La función es proteger su sistema inmunológico de los ataques más comunes

Al igual que en las personas, las vacunas en animales tienen como función prevenir enfermedades. Así es en el caso de las vacunas para gatos: la función fundamental de la vacuna es fortalecer su sistema inmunológico.

Las vacunas siempre han creado cierta polémica, debido a la introducción voluntaria de un porcentaje de enfermedad, el virus, en el cuerpo sano. El objetivo que se persigue es que el organismo genere anticuerpos para luchar contra la enfermedad.

El caso de los animales no escapa a esta controversia. Sin embargo, la mayoría de los especialistas recomiendan las vacunas para gatos, a su tiempo y edad indicada, sobre todo en mascotas acostumbradas a salir de casa.

Las vacunas son dosis exactas, completamente seguras. Para lograr el efecto adecuado, además, es importante respetar los refuerzos.

Gato enfermo

Por lo general, los gatos son vacunados al nacer, pero cuando se adopta una mascota es importante averiguar si ha recibido sus respectivas dosis. En caso contrario, se debe suministrar una dosis y su refuerzo al año. Lo mismo se debe hacer con gatos callejeros rescatados.

Cuáles son las vacunas imprescindibles para gatos

Las vacunas para gatos están indicadas tanto para mascotas de casa como en otras situaciones. La función es proteger su sistema inmunológico de los ataques más comunes.

En gatos jóvenes, antes de vacunarlos, es importante asegurarse de que se hayan destetado de la madre. Asimismo, deben estar desparasitados, tratamiento que se aplica al mes y medio de su nacimiento.

Otra acción recomendable es practicarles una prueba de leucemia e inmunodeficiencia para saber si son portadores del virus. De esto dependerá la aplicación de sus respectivas vacunas.

  1. Es la primera vacuna del animal y se considera la más importante. Se aplica a los dos meses de vida y a través de ella se prevén tres enfermedades:
  • Panleucopenia: es una enfermedad muy contagiosa que resulta mortal en el 80% de los gatos jóvenes. Afecta a los glóbulos blancos. Provoca diarrea y vómitos hasta la deshidratación. Se asemeja a la gripe, pero con mayor intensidad, y afecta directamente a las vías respiratorias.
  • Rinotraqueites: altamente contagiosa. Sus síntomas incluyen secreción ocular, moco y estornudos. A diferencia de calcivirus, la causa de esta enfermedad es un herpesvirus.

En este sentido, la vacuna trivalente debe ser reforzada al mes de su primera dosis. En el caso de los gatos adultos, solo se aplica una vez y su refuerzo es anual.

  1. Antes de aplicar esta vacuna es importante hacer una prueba al animal. Solo debe suministrarse en gatos portadores del virus. 
Las vacunas son obligatorias
Cabe señalar que la primera dosis se suministra a los dos meses y medio de vida. Esto debe de ser así como refuerzo al mes de haber sido vacunado.

Existe una versión combinada de trivalente más leucemia. Esta vacuna se puede aplicar en los casos donde sea seguro vacunar al gato con la segunda. En gatos adultos, la vacuna de leucemia se suministra en una sola dosis con refuerzo anual.  

Vacuna antirábica

  1. La vacuna para gatos contra la rabia se aplica a los cuatro meses de vida y no requiere refuerzo.

Es una vacuna opcional para mascotas que salen de casa. Sin embargo, en algunos países es obligatoria para todos los gatos y los perros.Por ello es importante revisar la legislación del país donde se reside para conocer cómo debemos vacunar a la mascota.

Existen otras vacunas para gatos que también son recomendables. Aunque no obligatorias, como el caso de la vacuna de la inmunodeficiencia felina y la peritonitis infecciosa.

Beneficios y contraindicaciones de las vacunas para gatos

El beneficio principal de una mascota vacunada es que tiene menos probabilidades de adquirir enfermedades comunes. Sobre todo si se trata de un animal acostumbrado a salir de casa y relacionarse con otras especies.

Aunque existen contraindicaciones sobre algunas vacunas, se pueden prevenir a través de los test.El caso más común es el de vacuna de la leucemia. La aplicación de esta vacuna en gatos no portadores puede afectar a su sistema inmunológico. Puede descompensar gravemente al animal y, en algunos casos, ocasionar su muerte.

Otro efecto secundario de esta vacuna, son los sarcomas o tumores malignos. Éstos suelen presentarse en tejidos, músculos o vasos sanguíneos donde fue inyectada la vacuna.

Este tipo de tumor también puede verse en la vacuna de contra la rabia. Por ello, es importante llevar al gato periódicamente a su chequeo médico.