Vacunas para gatos

Irene Peláez · 10 abril, 2015

A lo largo de los años, los equipos de investigación han desarrollado varias vacunas esenciales para un correcto desarrollo de la salud del gato. La labor de los profesionales de la salud animal es absolutamente necesaria, pero también es importante que los dueños sean los principales protectores del bienestar de su mascota.

Para los amantes de los felinos domésticos, es primordial conocer el plan de vacunación que debe aplicarse a su mascota. Las vacunas para gatos son eficaces preventivos del desarrollo de los virus evitando el contagio de los animales y llegando, en muchas ocasiones, a salvarles la vida. Existen enfermedades mortales que se pueden evitar gracias a una inyección y una desparasitación eficaz.

¿Para qué sirve una vacuna?

gatitos

Los expertos afirman que las vacunas son esenciales para que los animales tengan una buena salud. En los felinos, las vacunas básicas recomendadas son aquellas que combaten el moquillo, la rinotraqueitis viral felina, el calicivirus felino y la rabia. Pero ¿qué son las vacunas?, ¿qué tipo de enfermedades previenen y cada cuánto deben aplicarse?

Las vacunas ayudan a preparar el sistema inmunológico del cuerpo para combatir la invasión de organismos causantes de enfermedades. Son muy importantes en la salud de los felinos. Por eso es imprescindible seguir un calendario de vacunación de acuerdo a la historia clínica, medio ambiente y estilo de vida de tu mascota.

La inmunización de nuestra mascota

Si tienes un gato o estás pensando en adoptarlo, es importante saber el proceso a seguir para proteger al animal de cualquier tipo de dolencia. 40 días después de nacer es necesario acudir al veterinario para proceder a la desparasitación del animal. Consiste en la administración de una pastilla especial que resultará muy importante para la posterior vacunación.

A las 9 semanas de vida, se le tendrá que aplicar una vacuna denominada trivalente felina, que protege al animal contra la panleucopenia, la rínotraqueitis y el calcivirus felino. Quince días después, se le inyectará la vacuna contra la leucemia felina, el mal que más muertes causa.

Pasado un mes exacto, será necesario revacunar a la mascota de ambas inyecciones. Es importante respetar las fechas señaladas o de lo contrario se tendría que volver al proceso inicial.

El veterinario, el mejor aliado

vacuna gato

Un seguimiento del programa de inmunización (es decir, las vacunas que debe recibir el animal y el orden en el que debe recibirlas) es muy necesario para asegurar la salud de nuestro gato e implica frecuentes visitas al veterinario para recibir sus consejos. Como dice el refrán, es mejor prevenir que curar, y más tratándose de uno de nuestros amigos más queridos.

En la primera visita al veterinario, el especialista realizará un primer chequeo, que consistirá en tomarle al felino la temperatura, auscultarle y examinarle los oídos y la boca. Además, se le administrará la primera dosis inmunológica. A partir de este momento, se establecerá un calendario de vacunación imprescindible para la salud del animal.

Una tarea para toda la vida

Pero la labor del amo de un felino respecto a la salud del mismo no termina aquí, pues el tratamiento no se completa solamente con una vacuna. El compromiso adquirido al adoptar a nuestra mascota continúa con una desparasitación cada tres meses y otra vacuna una vez al año durante toda su vida.

Al adquirir un gato, el hogar se llena de ronroneos, cariño y compañía, pero éstos premios vienen con responsabilidades. Es necesario plantearse si seremos capaces de aportar al nuevo inquilino de la casa, los cuidados que necesita tanto en salud como en alimentación. Tener una mascota no es tener un juguete, una mascota es un ser vivo al que se debe cuidar y proteger.