9 tipos de cáncer más frecuentes en gatos

Los tumores afectan a uno de cada cinco gatos con graves consecuencias para el animal. Además, las probabilidades de padecer algún tipo de cáncer incrementan con la edad, por lo que se vuelve necesario conocer todo sobre esta patología.
9 tipos de cáncer más frecuentes en gatos
Francisco María García

Escrito y verificado por el abogado Francisco María García.

Última actualización: 02 agosto, 2022

El conjunto de células que crecen de manera atípica y se dividen sin control son una amenaza para todo ser viviente. Este fenómeno origina lo que se conoce de manera coloquial como cáncer. Saber cuáles son los tipos de cáncer más frecuentes en gatos puede ayudar a prevenirlos.

El cáncer es la principal causa de muerte en gatos, y es que uno de cada cinco felinos puede sufrirlo, por lo que debe ser detectada en etapas tempranas. Los tumores se forman cuando las células se multiplican con rapidez. Serán malignos o benignos dependiendo de esa rapidez y de la capacidad para invadir otros tejidos. Sigue leyendo este espacio y descubre los tipos de cáncer más frecuentes en los gatos.

¿Por qué aparece el cáncer?

Predisposición genética, exposición a rayos solares o agentes químicos cancerígenos pueden ser desencadenantes de distintos tipos de cáncer en gatos. Sin embargo, existen un sin fin de agentes causales que podrían inducir o propiciar la aparición de esta patología.

Cáncer en gatos, síntomas y causas

Infecciones como el virus de la leucemia felina o el virus de inmunodeficiencia felina, favorecen el desarrollo de algunos tipos de cáncer en los gatos. Además, predisponen al organismo a padecer otras patologías que solo empeoran el cuadro clínico.

¿Cómo se diagnostica el cáncer?

La detección del cáncer no siempre es sencilla. Pueden aparecer signos como la debilidad, la pérdida de peso, la pérdida del apetito, aparición de bultos en la piel o debajo de ella, sangrados, cambios en los ojos o heridas que no cicatrizan. Un maullido extraño, pelaje en malas condiciones o intranquilidad indican, igualmente, que algo pasa.

Los rayos X, las ecografías, las biopsias quirúrgicas o con aguja, así como aspirados de aguja fina, ayudan a la detección de distintos tipos de cáncer en gatos. Los análisis de sangre son una rutina que hay que llevar a cabo periódicamente, sobre todo en gatos con edad.

La Tomografía Axial Computarizada (TAC) y la Resonancia Magnética son técnicas sofisticadas; confirman el diagnóstico y permiten planear el mejor tratamiento.

Tipos de cáncer más frecuentes en gatos

Existen varios tipos de cáncer frecuentes en los gatos que también aparecen en los humanos. Sin embargo, a pesar de que poseen un nombre similar, esto no significa que el proceso patológico se desarrolle de la misma forma. Por esta razón, es importante poner atención a los siguientes tipos de cáncer:

1. Linfoma

El linfoma o linfosarcoma es el cáncer más frecuente en gatos, y el tumor sólido se origina en el glóbulo blanco llamado linfocito, relacionado con el sistema inmunitario. Puede aparecer en varios sitios a la vez: ganglios linfáticos, cavidad torácica, tracto gastrointestinal, cavidad nasal, riñones y sistema nervioso.

La cirugía, la quimioterapia y la radioterapia son opciones de tratamiento, y en estos casos la respuesta del felino puede ser muy favorable. No siempre es sencillo tratar a un gato con cáncer, pero su calidad de vida debe tener prioridad.

2. Carcinoma de células escamosas

El carcinoma de células escamosas afecta la piel y los rayos del sol son los desencadenantes. El tumor suele afectar la nariz o las orejas, y puede parecer un arañazo o herida que no cura correctamente; sin embargo, la metástasis no es tan habitual.

3. Sarcoma de tejidos blandos o fibrosarcoma

Este tipo de cáncer afecta el tejido conjuntivo que se encuentra debajo de la piel. Debido a esto, genera diferentes masas o bultos que aumentan de tamaño con el tiempo. La gravedad del fibrosarcoma depende de cada caso en particular, pero existe la posibilidad de que algunos se vuelvan demasiado invasivos. Por lo común, el tratamiento consiste en la extracción por cirugía o en el uso de quimioterapia.

4. Carcinoma mamario

El carcinoma mamario afecta a las glándulas mamarias, con frecuencia en hembras enteras, aunque las esterilizadas no están a salvo del todo; y los machos tampoco. Múltiples nódulos o zonas hinchadas y endurecidas son alertas, y pueden diseminarse a los ganglios linfáticos locales y pulmones.

Tipos de cáncer en gatos

Finalmente, el tratamiento temprano de nódulos únicos y pequeños hace una diferencia. La extirpación del tumor y sus tejidos adyacentes, y en ocasiones la quimioterapia, son mecanismos de combate.

5. Mastocitoma

El mastocitoma afecta la piel, el bazo o los intestinos, donde suele ser muy agresivo, pues causa obstrucción. Hace metástasis con facilidad, en especial a los ganglios linfáticos, pulmones, hígado o bazo. La cirugía, la radioterapia o quimioterapia son opciones curativas para este caso.

6. Carcinoma oral de células escamosas

El carcinoma oral de células escamosas se origina en células que recubren la boca o garganta. Afecta la lengua, y en ocasiones invade el hueso y ganglios linfáticos locales, y suele causar dificultad para comer, para la salivación y para la halitosis. Cabe señalar que es difícil de tratar.

7. Osteosarcoma

El osteosarcoma afecta a los huesos de las extremidades, columna vertebral o cráneo. Genera fracturas, mucho dolor y cojera, y puede extenderse a los ganglios linfáticos y pulmones. De nuevo, la cirugía, radioterapia y quimioterapia pueden ser una solución.

8. Carcinoma respiratorio

El carcinoma respiratorio, nasal o pulmonar, es el más frecuente en nariz y pulmones. Causa dificultad para respirar, ronquidos o resoplidos, estornudos, tos y descarga nasal. Puede diseminarse en los huesos y, por lo general, cuando se presentan los síntomas clínicos, ya ha hecho metástasis. La cirugía y la quimioterapia son alternativas eficaces.

9. Adenocarcinoma

De manera general, el adenocarcinoma es un tipo de tumor maligno que afecta el epitelio glandular que reviste a ciertos órganos. Aunque puede afectar al estómago, al esófago, a la próstata y al útero, los tipos más frecuente afectan el intestino, el páncreas y el hígado.

Los adenocarcinomas intestinales, como su nombre lo dice, afectan el intestino grueso y el delgado, los cuales invaden de manera extensa. Crecen muy rápido, causan pérdida de apetito, de peso, vómitos y diarrea; además, suele extenderse a ganglios linfáticos locales y el tratamiento indicado es la cirugía.

Los adenocarcinomas pancreático y hepático, de conductos biliares, no son muy frecuentes. Causan ictericia, depresión, pérdida de peso, vómitos y distensión abdominal. El pronóstico, por desgracia, suele ser negativo.

Como te podrás dar cuenta, el cáncer es una patología peligrosa que puede poner en riesgo la vida de tu mascota. Aunque es bastante difícil prevenir su aparición, una buena calidad de vida, una excelente nutrición y una atención veterinaria adecuada reducen la posibilidad de un desenlace fatal. Siempre que se detecte a tiempo, existe la oportunidad de salvar la vida de tu querido compañero.

Te podría interesar...
Señales de cáncer en gatos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Señales de cáncer en gatos

Es fundamental prestar atención a las señales de cáncer en gatos para que puedan recibir el tratamiento adecuado. Te contamos más en este artículo.



  • Fuentes-Pananá, E. M., Alonso-Morales, R. A., Romero-Romero, L., & Pérez-Enriquez, J. M. (2021). Tumor prevalence in cats: experience from a reference diagnostic center in Mexico City (2006-2018). Veterinaria México, 7(4), 1-14.
  • Papasouliotis, K. (2011). Cytology: Common Feline Tumours. Feline Update, 1-12.
  • Cannon, C. M. (2015). Cats, cancer and comparative oncology. Veterinary sciences, 2(3), 111-126.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.