¿Cómo prevenir los tumores de mama en perros?

Francisco María García · 28 noviembre, 2017

Los tumores de mama en perros son masas anómalas originadas de la multiplicación descontrolada y acelerada de células mamarias. Están asociados a las hormonas femeninas, aunque no afectan solamente a las hembras.

Es importante aclarar que un tumor no es sinónimo de cáncer. Existen masas benignas que pueden ser inofensivas o tener efectos tópicos limitados, y que generalmente son extirpadas sin ocasionar grandes daños al organismo.

Los tumores malignos son aquellos que se asocian a los diagnósticos de cáncer. Se comportan de forma agresiva y son capaz de diseminarse hacia otros tejidos y órganos, lo que ocasion el fenómeno denominado ‘metástasis’.

Prevenir los tumores de mama en perros

La formación de masas anómalas en diferentes partes del cuerpo no tiene sus causas totalmente aclaradas por la medicina veterinaria. Algunas suposiciones apuntan hacia la predisposición genética de algunas razas, pero el dato no está comprobado.

Perrita en la cama

Así, la prevención para los tumores de mama en perros no siempre es específica. Sin embargo, engloba una serie de hábitos y medidas preventivas que tratan de fortalecer su sistema inmunológico y conservar su buena salud.

A continuación, te exponemos algunos consejos para ayudar a mantener sano a tu mejor amigo y disminuir el riesgo de desarrollar tumores:

Medicina preventiva y revisiones regulares

Todas las mascotas, independiente de su especie, raza y edad, deberían recibir medicina preventiva. Adicionalmente, es conveniente visitar periódicamente al veterinario para mantener su carta de vacunación y desparasitaciones al día.

Cabe señalar que los animales que ya fueron diagnosticados con cualquier patología necesitan realizar revisiones regulares. El veterinario será quien se encargue de indicar los análisis correspondientes para conocer su estado de salud.

Alimentación equilibrada y peso adecuado

Mantener un peso óptimo es indispensable para la buena salud de todas las especies. El sobrepeso posee innumerables enfermedades crónicas asociadas, como la hipertensión y la diabetes. Además, acelera el desgaste del corazón y aumenta el riesgo de procesos degenerativos de músculos y huesos.

Por ello, una alimentación equilibrada se considera el factor determinante para la gestión del peso. Y es que es indispensable elegir un alimento balanceado de calidad como base de la nutrición de la mascota, así como evitar ofrecerle comida humana o alimentos ricos en grasas y condimentos.

Se debe poner especial atención a los perros de edad más avanzada. A partir de los siete años los canes ralentizan su metabolismo, ganan peso, concentran células lipídicas y pierden masa muscular. Es por eso que su dieta debe ser reducida en hidratos de carbono y grasas, y rica en proteínas de alta calidad.

Ejercicios físicos regulares

La actividad física complementa la alimentación equilibrada para garantizar una rutina activa y saludable. Cualquier perro diagnosticado con alguna debilidad cardíaca necesita paseos cortos con descansos regulares.

En este sentido, un animal sano y joven debe realizar paseos diarios de al menos media hora, con excepción de animales diagnosticados con alguna patología que necesite reducción de su actividad física.

Esterilización, clave para prevenir los tumores de mama en perros

Cerca del 90% de los tumores de mamas en perros son diagnosticados en hembras adultas no esterilizadas. Y además es preciso incidir en que una perra sin castrar tiene mayor propensión de desarrollar enfermedades en el útero y en los ovarios.

Asimismo, la esterilización también ayuda a suavizar los cambios hormonales y comportamentales de las hembras durante el periodo de celos. Así, la perra se muestra más tranquila, deja de atraer a los machos y no intenta escaparse.

En los machos, la castración es excelente para prevenir conductas agresivas por dominio de territorio, además de facilitar el adiestramiento y la socialización con otros ejemplares de su género. ¿Y cuándo se recomienda realizar la castración? Depende principalmente del porte y de la edad del animal.

Los especialistas recomiendan realizar la castración entre los seis y nueve meses de vida en hembras de porte miniatura o pequeño. Entonces, el procedimiento es capaz de prevenir la mayoría de las enfermedades uterinas y disminuir el riesgo de tumores mamarios.

Perra tumbada con sus dueños

Por su parte, a los machos se les debe castrar hasta el primer año de vida, con objeto de prevenir tanto tumores como enfermedades de próstata. 

Para hembras y machos de porte mediano en delante, lo ideal es esperar hasta los 18 meses de vida. Y es que una esterilización más temprana suele dejar su organismo vulnerable al cáncer de hueso.

Como conclusión, podemos decir que los tumores de mama en perros suelen desarrollarse y avanzar de forma silenciosa. Hay que estar atento a cambios de comportamiento, pues se antoja fundamental para permitir un diagnóstico temprano y aumentar las posibilidades de cura.