¿Existió el escarabajo dorado de Edgar Allan Poe?

14 abril, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
El escarabajo dorado fue el protagonista del famoso relato de Edgar Allan Poe. Al describir su gran belleza, el autor abrió la puerta para su identificación entomológica.

El escarabajo dorado es una historia corta escrita por Edgar Allan Poe en 1843 y publicada en el diario Philadelphia Dollar. La trama sigue a William Legrand, quien fue mordido por un insecto de color dorado. Su criado, Júpiter, teme que Legrand se esté volviendo loco y acude al amigo de Legrand, quien narra anónimamente la historia.

La historia está ambientada en la isla de Sullivan, Carolina del Sur, en Estados Unidos. Este relato se considera un ejemplo temprano de los Cuentos de raciocinio de Poe. Esto en razón que el protagonista lleva a los otros dos a una aventura después de descifrar un mensaje encriptado que conducirá a un tesoro enterrado.

Según el autor, los Cuentos de raciocinio parten de la premisa de nunca proveer al lector de datos falsos. Tampoco, tratar de desviar la atención del elemento central, es decir, del eje del misterio. Por tanto, en estas historias, lo detectivesco siempre debe estar sometido al uso de la razón.

La tarea detectivesca de identificar el peligroso escarabajo dorado

Desde su publicación, entomólogos y aficionados han examinado el relato para tratar de identificar el insecto de la historia. A continuación, repasaremos algunos detalles muy interesantes:

  • Primero, en cuanto a la forma, Legrand habla del insecto como «del tamaño de una nuez de nogal»,  y luego dice «la forma del todo es ovalada».
  • En cuanto al color, dice que es de «un color dorado brillante» y declara que «nunca viste un brillo metálico más brillante que el que emiten las escamas».
  • A esto el narrador, cuando le muestra el escarabajo, agrega: «las escamas eran extremadamente duras y brillantes, con toda la apariencia de oro bruñido».
  • Es de resaltar, la descripción de unas marcas especiales «dos puntos negros como el azabache cerca de un extremo de la espalda y otro, algo más largo, en el otro«. Esta descripción se repite más adelante en el cuento donde se habla de los dos puntos como redondos.

Las antenas y mandíbulas también fueron reseñadas

Una característica especial del insecto son las antenas, que son reseñadas como notables por su desarrollo. Este punto es mencionado enfáticamente dos veces por Legrand.

Del relato se desprende, que el escarabajo también debe haber tenido mandíbulas notables y poderosas. Júpiter se refiere en su descripción del insecto, «Él patea y muerde todo».

Además, Legrand dice: «Me dio un mordisco agudo que me hizo dejarlo caer». A medida que cae de la mano de Legrand, el escarabajo vuela y vuela hacia Júpiter, de donde surge el incidente de encontrar el pergamino del tesoro.

El escarabajo dorado es un insecto de ficción

A juzgar por las características entomológicas presentadas por el insecto de la historia hay consenso en que el escarabajo dorado no corresponde a una especie real. En este sentido, la opinión es que el autor ha combinado rasgos físicos de tres o cuatro escarabajos del repertorio de insectos coleópteros en la región.

Callichroma splendidum.
Fuente: https://mczbase.mcz.harvard.edu/

El escarabajo dorado tomó del Callichroma splendidum el color

El Callichroma splendidum es una especie de escarabajo de cuernos largos (Cerambycidae). La cabeza y el protórax prominente son brillantes, de oro ardiente, a menudo combinados con verde. Las alas delanteras, son de color verde satinado, y cuando están abiertas, revelan un abdomen de color dorado opaco.

Esta coloración concuerda con la descripción del viejo Jup, «Goole (dorado), sólido por dentro y todo, sepárelo ala». Las patas, como en todo este género, son excesivamente largas, y los fémures, o muslos, son dorados o anaranjados.

También, las mandíbulas son prominentes y poderosas y pueden infligir un pellizco notable. Estos rasgos responden bastante bien al escarabajo de Legrand, todos menos los puntos negros y la forma.

Alaus oculatus
Fuente: Wikipedia

Del Alaus oculatus el escarabajo dorado tomó el diseño

Los puntos negros observados en la parte posterior del escarabajo ficticio, se pueden encontrar en el Alaus oculatus, un escarabajo elátero o cascarudo nativo de la isla de Sullivan.

Posee las dos manchas grandes, redondeadas, negras, con forma de ojo, bordeadas de blanco, que dan una decidida apariencia de cabeza de muerte. Sin embargo, no hay signos de la larga marca negra en la parte trasera, mencionada por Legrand.

Los ojos falsos tienen cierta efectividad para ahuyentar a los depredadores, los ojos verdaderos de los escarabajos cascarudos están justo al frente de estas marcas.

Ya con estas dos especies, si se mezclan rasgos, se obtiene casi la descripción del escarabajo dorado. Casi, pues falta la marca negra trasera, que el autor indudablemente inventó para completar la impresión de calavera, tan necesaria para el cuento. También difiere en forma y peso.

Euphoria sepulcralis
Fuente: http://entnemdept.ufl.edu

El tamaño de la nuez de nogal

En el continente, existe un escarabajo común, conocido como Phanus carnifex, que tiene el tamaño y la forma de una pequeña nuez de nogal. El macho tiene un escudo triangular de bronce en su tórax, con bordes de color verde dorado, un cuerno de retroceso negro en la cabeza y sus élitros son verdes.

También, en la zona podemos encontrar un escarabajo ovalado más pequeño de color verde, ligeramente dorado, Se le conoce como Euphoria fulgida. Poe bien podría haber estado familiarizado con cualquiera de estos dos últimos insectos.

Phanaeus vindex
Fuente: http://entnemdept.ufl.edu

El escarabajo dorado es un mestizo de la imaginación

La teoría de que el insecto sea enteramente un producto de la imaginación es improbable, esto al considerar el conocimiento preciso que poseía Poe de la naturaleza. Además de su aguda observación, sabemos que vivió por un año en el lugar donde se encuentran los escarabajos aquí descritos.

Así, el consenso que ha surgido es que al  legendario bicho Callichroma splendidum dio el color ardiente. También las piernas poderosas para patear, las mandíbulas listas para morder y especialmente, las antenas notables.

Mientras que Alaus oculatus le da las manchas de los ojos de la calavera. Las especies de Phanceus o Euphoria, cada uno más o menos aurífero, le prestaron la forma, y  la imaginación de Poe y las necesidades del cuento sumaron la marca negra trasera y el peso extraordinario.