10 consejos para ayudar a un perro con depresión

Ayudar a un perro con depresión no es tarea sencilla, pues este estado anímico puede tener muchas causas. Aquí te enseñamos a gestionar este cuadro tan delicado.
10 consejos para ayudar a un perro con depresión
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 14 junio, 2021.

Última actualización: 14 junio, 2021

La depresión clínica —en humanos— se define como un trastorno del estado anímico en el que los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un periodo de algunas semanas o más. Se estima que más de 300 millones de personas padecen esta condición en todo el mundo, pero ¿sabes que los cánidos también pueden sufrirla? ¿cómo se puede ayudar a un perro con depresión?

Si tu perro está triste, se muestra apático, pierde peso y deja de tener energía, lo primero que debes hacer es acudir con él al veterinario para un análisis general. En caso de que no exista ningún desajuste fisiológico, es posible que el can esté pasando por un bache de tipo emocional. Sigue leyendo y descubre 10 consejos para ayudar a un perro con depresión.

La depresión en perros y 10 consejos para gestionarla

Usualmente, los trastornos de ansiedad van de la mano de los cuadros depresivos, de ahí que se suela hacer más hincapié en la ansiedad canina, al ser algo más “fácil” de cuantificar y con menos carga emocional. Estudios estiman que hasta el 40 % de los perros tienen miedo a los ruidos, el 26 % experimentan temor generalizado y el 17 % padecen ansiedad por separación.

A su vez, los perros con temores constantes y ansiedad crónica suelen ser más agresivos, irritables, apáticos y con menor habilidad social. Por ello, un cánido con un trastorno de ansiedad seguramente también desarrollará síntomas depresivos. A continuación, te mostramos cómo gestionar esta cuadro emocional.

1. Pasa más tiempo con tu perro

Tal y como indica el portal VCA Hospitalslos perros son capaces de desarrollar cuadros depresivos, sobre todo cuando pierden a un compañero canino. En caso de que el animal haya sufrido el deceso de uno de su “manada”, lo mejor que puede hacer el tutor es tratar de pasar más tiempo con él. Cualquier actividad que distraiga a la mascota de su sentimiento de pérdida será de utilidad.

Un perro triste mirando a cámara.

2. Haz más ejercicio con él

Como hemos dicho, la ansiedad y la depresión suelen ir de la mano en el mundo canino. Un perro que tiene una actividad física baja —o nula— no será capaz de gastar la energía producida, y por tanto, se mostrará nervioso, agitado, irritable y triste. Por ello, siempre es recomendable sacar al can de paseo durante unas 2 horas al día, dependiendo de su tamaño y raza.

3. Introduce los cambios en el hogar de forma paulatina

Los perros son animales rutinarios, de conductas, horarios y entornos fijos. Quizá se trate de un mecanismo evolutivo, pero la inestabilidad ambiental suele estresar a casi todos los seres vivos —incluido el humano—. Como ocurre con nosotros, los cánidos no suelen llevar bien las separaciones, cambios de casa o variaciones drásticas en las dinámicas vitales.

Si te vas a mudar con tu perro o va a venir un cambio grande en vuestras vidas, recuerda que el can debe sentirse seguro en todo momento. Por ejemplo, se recomienda colocar el espacio del cánido nada más llegar al nuevo hogar durante una mudanza, siempre con mantas, juguetes y bebederos ya familiares para él.

4.  Evita que tu perro se aburra

La falta de estimulación en entornos cerrados promueve la depresión en animales, tal y como indican estudios. Un tutor no solo debe prestar atención al cánido cuando está de paseo, pues idealmente este debe tener a su disposición estímulos tanto físicos como emocionales de forma continua. Un patio exterior, muchos juguetes u otro compañero canino pueden ayudar en este frente.

5. Respeta las emociones del cánido

Por mucho que no le guste al tutor, el perro también tiene derecho a sentir tristeza y ansiedad, siempre y cuando estas emociones no se cronifiquen. Si el cánido ha vivido un evento traumático o han tenido lugar muchos cambios en su vida, deja que se adapte poco a poco y no te enfades con él por mostrarse más apagado.

Reprimir a un perro por un estado emocional negativo solo fomentará su malestar. En muchos casos, la empatía es la mejor medicina.

La mitad de los perros regalados en navidad terminan en condiciones de abandono.

6. Ayudar a un perro con depresión con medicamentos: ¿es posible?

Si tu perro desarrolla un cuadro de ansiedad y depresión severos, es posible que necesite medicación. Tal y como indica la American Kennel Cluba veces se usan fármacos para tratar estos cuadros, como diversas benzodiacepinas, antidepresivos tricíclicos (TCAs), inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRIs) y otros.

Nunca mediques a tu perro sin atención de un profesional. Las dosis farmacológicas para humanos pueden intoxicar a las mascotas.

7. Educa a tu perro con ayuda de un profesional

Muchos cuadros de ansiedad y depresión en perros vienen derivados de una situación inestable en casa, que a su vez puede radicar en un comportamiento conflictivo por parte del canino. Si te ves sobrepasado por la conducta de tu mascota, no dudes en acudir a un educador. Los rasgos maladaptativos de los animales se pueden “desaprender” con el apoyo adecuado.

8. Conócete a ti mismo

Según estudios, los canes se contagian de las emociones de sus tutores. Por ello, también se puede ayudar a un perro con depresión mejorando la salud emocional de los integrantes del hogar. Si estás estresado, apático, lloras a menudo o tienes algún trastorno emocional, tu mascota lo notará y su estado también cambiará.

En este punto, cabe destacar que ya no es cuestión de ayudar al perro, sino de preservar la salud propia y buscar ayuda profesional ante cuadros depresivos. Estar triste de forma constante no es normal y todo cambio emocional de larga duración requiere evaluación psiquiátrica.

9. Deja que tu perro socialice con otros canes

Algunos canes son “muy suyos”, mientras que otros disfrutan de forma genuina con el contacto intraespecífico. Si has puesto en práctica todos estos consejos y la salud emocional de tu perro no mejora, quizá la respuesta se encuentre en una falta de socialización con otros de su especie. Los parques de juego públicos o adoptar a un nuevo canino en la familia podrían ser la solución.

10. Acude con el perro al veterinario

Por último, es necesario destacar que la apatía y la tristeza en canes suele ser provocada por problemas físicos, no solo emocionales. Las parasitosis, infecciones víricas y patologías bacterianas pueden drenar la salud de tu perro de forma aguda o crónica, provocando en él síntomas de tipo depresivo.

Otras enfermedades, como anemias, tumores malignos, deficiencias nutricionales o hemorragias internas también se traducen en falta de energía y pérdida de peso. Antes de atribuir un estado emocional a la depresión, es necesario descartar cualquier otro cuadro fisiológico. Si tu perro está triste, no dudes en acudir al veterinario.

¿Sabrías cómo ayudar a un perro con depresión?

Ayudar a un perro con depresión requiere conocimiento multidisciplinar

Un perro puede padecer síntomas depresivos por problemas de conducta, trastornos congénitos, enfermedades adquiridas, falta de ejercicio, ausencia de socialización, contagio emocional y muchas cosas más. La falta de energía y la apatía son conceptos tan etéreos que se pueden atribuir a una miríada de causas, desde una tenia intestinal hasta la pérdida de un ser querido.

Por ello, es posible que no encuentres la causa de la depresión de tu perro en la primera visita a la clínica. No desesperes,  mantén la calma y muéstrate comprensivo con tu cánido. No dudes que él haría lo mismo por ti.

It might interest you...
¿Por qué mi perro no para de llorar?
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
¿Por qué mi perro no para de llorar?

Si un perro no para de llorar, esto puede deberse a causas físicas o psicológicas, así que debe hacerse un buen análisis para solucionarlo.



  • Tiira, K., Sulkama, S., & Lohi, H. (2016). Prevalence, comorbidity, and behavioral variation in canine anxiety. Journal of Veterinary Behavior, 16, 36-44.
  • Do dogs mourn? VCA Hospitals. Recogido a 13 de junio en https://vcahospitals.com/know-your-pet/do-dogs-mourn
  • Understanding, Preventing, and Treating Dog Anxiety, American Kennel Club. Recogido a 13 de junio en https://www.akc.org/expert-advice/health/treating-dog-anxiety/
  • Cavalli, C. M., & Bentosela, M. (2021). Contagio emocional entre perros y personas: una revisión de la literatura. Revista de Psicología, 080-080.