¿Qué son los animales descomponedores?

14 junio, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por el biólogo Samuel Sanchez
Los animales descomponedores son aquellos que tratan la materia orgánica muerta, con el fin de que otros seres microscópicos puedan integrarla en distintos pasos de los ciclos biogeoquímicos de los ecosistemas.

Se estima que existen unas 8,7 millones de especies de seres vivos en todo el planeta Tierra. Esto significa que aún nos quedan el 86 % de taxones vivos por describir en el medio terrestre, cifra que aumenta a un 91 % en el acuático. Lo que sí tenemos claro a día de hoy es que todo integrante de un ecosistema es esencial: desde los animales descomponedores a los superdepredadores, cada ser vivo realiza una labor.

Tal y como indicó Antoine Lavoisier en su día, ‘la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma’. Esto se aplica a los experimentos en física y química, pero también a las cadenas tróficas de los ecosistemas naturales. Todo ser vivo que fallece se reintegra en el ciclo de la materia orgánica, pues en la naturaleza, nada se desperdicia. Descubre con nosotros qué papel tienen los animales descomponedores en todo esto.

¿Qué son los animales descomponedores?

La descomposición es un proceso que tiene lugar en todo ambiente en el que exista materia viva. En estas reacciones, los tejidos orgánicos se transforma en compuestos más simples, como dióxido de carbono, agua, azúcares simples y sales minerales. Esta es una parte esencial del ciclo de los nutrientes, ya que gracias a ella, la materia animal muerta comienza a formar parte del abono de los suelos.

Los animales descomponedores son aquellos que se alimentan de materia orgánica en descomposición, tal y como indica su nombre. Como los herbívoros y los carnívoros, son seres heterótrofos, pues utilizan sustratos orgánicos para obtener energía a nivel celular. De todas formas, se diferencian del resto en que su nicho ecológico son los suelos, donde abundan los tejidos muertos.

Un escarabajo egipcio transporta heces.

Tipos de animales descomponedores

En su acepción más estricta, los animales descomponedores son solo aquellos que obtienen los nutrientes de los suelos de forma directa, mediante reacciones químicas. De todas formas, con fines divulgativos enumeraremos en esta lista también a aquellos que ingieren la materia muerta y luego la metabolizan, como los detritívoros, los necrófagos, los xilófagos y otros. No te lo pierdas.

Organismos carroñeros

Estos animales no son detritívoros al uso, pues manejan y consumen cantidades de alimento muerto muy grandes. De todas formas, son el primer paso para que la materia muerta comience a descomponerse, pues desgarran mecánicamente los tejidos de los seres muertos y permiten que otras especies accedan al interior del cadáver.

Los carroñeros son animales que se alimentan de cadáveres de presas a las que no han dado caza. Algunos de los más conocidos son los siguientes:

  • Buitres: son de los primeros que llegan a un cadáver una vez el depredador abandona a su presa. La acción mecánica que realizan estas aves es esencial, pues abren la vía de acceso a otras muchas especies de descomponedores, generalmente expandiendo lesiones a partir de los agujeros naturales del cuerpo de la víctima.
  • Hienas: las hienas son mamíferos feliformes que se asocian al consumo de materia muerta, si bien algunas especies son capaces de dar caza a otros mamíferos.
  • Mapaches: los mapaches comen casi todo compuesto orgánico que puedan llevarse a la boca, incluyendo materia muerta.
Un buitre orejudo destaca en un grupo de aves carroñeras.
Un buitre orejudo destaca en un grupo de aves carroñeras.

Organismos necrófagos

A pesar de que muchos utilicen de forma intercambiable los términos necrófago carroñero —y esto sea correcto—, a veces la necrofagia se asocia a animales más pequeños, que se alimentan de materia orgánica muerta a una escala menor. Te ponemos algunos ejemplos de ellos en la siguiente lista:

  • Dípteros: las moscas de la familia Sarcophagidae se han especializado en explotar la materia muerta, pues sus larvas se desarrollan en cuerpos en descomposición y estiércol. Si alguna vez ves carne podrida con gusanos blanquecinos en su interior, seguro que pertenecen a este grupo.
  • Coleópteros: los escarabajos sílfidos son una familia de coleópteros que engloban a más de 300 especies, casi todas ellas necrófagas.
  • Himenópteros: las larvas de avispas y hormigas suelen alimentarse de materia orgánica, de ahí que estos animales suelan verse en el entorno de los cuerpos muertos y trozos de comida desperdiciada.

Organismos detritívoros

Si bien tampoco se pueden considerar descomponedores estrictos, los organismos detritívoros son los que más se acercan a esta acepción. Estos animales obtienen la energía de detritos y materia orgánica en descomposición presente en el medio. Son el último paso entre el mundo macroscópico y el microscópico, pues disgregan la materia lo suficiente para que puedan usarla bacterias y hongos.

A continuación, te presentamos una lista de los detritívoros o iliófagos más conocidos:

  • Oniscídeos: conocidos vulgarmente como “cochinillas de la humedad”, los oniscídeos son crustáceos isópodos que se encargan de comer materia orgánica en descomposición en el medio terrestre. Suelen habitar en zonas húmedas y lejos de la luz, y tienen predilección por las hojas secas y otra materia vegetal muerta.
  • Gasterópodos: las babosas de tierra y muchas especies de caracoles también ingieren todo lo que encuentran a su paso, lo cual incluye también materia muerta en descomposición.
  • Asteroideos y holoturoideos: los mares también requieren detritívoros que reciclen la materia orgánica en descomposición. Las estrellas de mar y los pepinos de mar se encargan de ello.
  • Anélidos: las lombrices de tierra y algunos poliquetos acuáticos son detritívoros estrictos, pues se alimentan del carbono presente en los suelos. Además, con su actividad subterránea airean los suelos, lo cual favorece el crecimiento de diversas especies vegetales.
Los isópodos son animales descomponedores.

Organismos xilófagos

Los animales xilófagos podrían englobarse dentro del grupo de los detritívoros, pero su dieta tan especializada los hace estar en una categoría propia. Estos seres vivos se especializan en el consumo de madera, sea esta parte de un vegetal vivo o en descomposición. Sin duda, el ejemplo más claro en esta categoría son las termitas (Isoptera).

Las termitas son animales descomponedores xilófagos.

Organismos coprófagos

Un animal coprófago es aquél que se alimenta de forma exclusiva —o casi exclusiva— de excrementos de otros animales. Si bien algunos seres vivos como los conejos ingieren sus propias haces para reaprovechar nutrientes, su fuente principal de alimento son los vegetales, así que no pueden considerarse coprófagos como tal. Lo mismo ocurre con muchas especies de primates o los perros.

Los coprófagos estrictos son invertebrados. Entre ellos, destacan los escarabajos peloteros, que disgregan las heces de rumiantes y las llevan en forma de bola hasta sus nidos, donde alimentan a sus larvas. A veces, algunas especies de coleópteros forman sus galerías justo debajo de la hez, así se ahorran la energía del transporte.

Los escarabajos peloteros son animales descomponedores.

Organismos descomponedores estrictos

Dentro de los descomponedores estrictos encontramos a hongos y bacterias, pues estos organismos obtienen los nutrientes orgánicos de los suelos de forma directa, sin necesidad de ingerirlos o digerirlos. Todos los animales que se han nombrado hasta ahora disgregan la materia orgánica lo suficiente como para que estos grupos sean capaces de actuar sobre ella.

micotoxinas y producción animal

Como puedes ver, existen muchos animales descomponedores, especializados en distintos nichos y tipos de materia orgánica concreta. De todas formas, cabe destacar que, si nos referimos a “descomponedores al uso”, solamente podríamos citar a hongos y bacterias.

  • Los Sarcophagidae (Insecta, Diptera) de un ecosistema cadavérico en el sureste de la Península Ibérica, Universidad de Murcia. Recogido a 13 de junio en https://www.um.es/analesdebiologia/numeros/25/PDF/06-LOS%20SARCOPHAGIDAE.pdf
  • Friberg, N., & Jacobsen, D. (1994). Feeding plasticity of two detritivore‐shredders. Freshwater Biology, 32(1), 133-142.
  • Flecker, A. S. (1996). Ecosystem engineering by a dominant detritivore in a diverse tropical stream. Ecology, 77(6), 1845-1854.
  • Yang, L. H. (2006). Interactions between a detrital resource pulse and a detritivore community. Oecologia147(3), 522-532.
  • Scheu, S., Theenhaus, A., & Jones, T. H. (1999). Links between the detritivore and the herbivore system: effects of earthworms and Collembola on plant growth and aphid development. Oecologia, 119(4), 541-551.
  • Boyero, L., Pearson, R. G., Dudgeon, D., Ferreira, V., Graça, M. A., Gessner, M. O., ... & Barmuta, L. A. (2012). Global patterns of stream detritivore distribution: implications for biodiversity loss in changing climates. Global Ecology and Biogeography, 21(2), 134-141.