El pulgón de la adelfa: hábitat, características y curiosidades

El pulgón de la adelfa produce progenie alada cuando su hospedero (la planta) comienza a morir, ya que así es capaz de trasladar su población y parasitar a otra planta.
El pulgón de la adelfa: hábitat, características y curiosidades
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 03 diciembre, 2022

El pulgón de la adelfa es un pequeño invertebrado fitófago que suele provocar varios daños a la planta de la adelfa (Nerium oleander). A pesar de que son demasiado pequeños, sus poblaciones se multiplican a gran velocidad, lo que ocasiona infestaciones masivas y altas pérdidas económicas.

El nombre científico de esta especie es Aphis nerii. Pertenece a la familia Aphididae, la cual agrupa a los diferentes invertebrados conocidos por el nombre común de áfidos o pulgones. Debido a los daños que ocasiona en los cultivos, este taxón es temido por ser una plaga de gran importancia ecológica. Sigue leyendo este espacio y descubre más sobre el pulgón de la adelfa.

Hábitat y distribución

El pulgón de la adelfa suele ser reconocida como la especie menos abundante de los áfidos. Aun así, se le puede encontrar en todo el mundo, sobre todo en las regiones tropicales con temperaturas cálidas y abundante vegetación. Si bien es cierto que su hospedero natural es la adelfa, también es capaz de invadir a varias plantas de la subfamilia Asclepiadoideae, como la asclepia o el algodoncillo.

Debido a que la adelfa es originaria del Mediterráneo, se cree que este pulgón podría tener su origen en dicha zona. No obstante, aún no existe información precisa que confirme o niegue esta hipótesis. Además, invade con gran facilidad nuevos hábitats, lo que complica más la tarea.

Varios pulgones de la adelfa sobre un tallo
Aphis nerii.

Características físicas del pulgón de la adelfa

El pulgón de la adelfa mide entre 1.5 y 2.6 milímetros de largo. Presenta un cuerpo ovalado y aplanado, del cual solo sobresalen los 3 pares de patas, sus antenas y sus alas (en algunos casos). En cuanto a su coloración, exhibe tonos anaranjados y amarillos, pero sus extremidades lucen un color negro que contrasta y resalta su apariencia.

Contrario a lo que se podría pensar, esta especie se compone solo de dos tipos de organismos: hembras aladas y hembras ápteras (sin alas). La única diferencia física entre ambas son las dos alas alargadas, las cuales se observan transparentes y tienen venas negras. Aunque a nivel fisiológico, las aladas presentan una ligera demora en la maduración sexual y un retardo en el comienzo de su reproducción.

Comportamiento

El pulgón de la adelfa suele mantenerse cerca del ápice de su hospedero (las plantas), ya que en esta zona lleva a cabo su alimentación. Los ejemplares no abandonarán a la planta hasta que los recursos escaseen o esta comience a marchitarse. Claro está, todo depende de la gravedad de la infestación.

Alimentación del pulgón de la adelfa

La alimentación del pulgón de la adelfa se basa en el consumo de grandes cantidades de savia, la cual obtiene de los haces vasculares de las plantas. Visto de otra forma, “roban” los nutrientes de sus hospederos vegetales. Esta es la razón por la que las plantaciones presentan un menor rendimiento cuando están infestadas por este invertebrado.

Debido a que la savia suele contener grandes cantidades de azúcares, los pulgones son incapaces de aprovecharlas por completo, por lo que las defecan en forma de melaza. Dicha sustancia no solo afecta de manera estética a las plantas, sino que también son un medio de cultivo que atrae a varias bacterias, virus y hongos que podrían infectarla.

Varios ejemplares del pulgón de la adelfa sobre una planta
Aphis nerii.

Reproducción

Aunque parezca extraño, el pulgón de la adelfa es una especie que no produce machos en su población silvestre. Por lo tanto, las hembras utilizan un mecanismo de partenogénesis para reproducirse. Esto significa que sus crías son en realidad copias (clones) de las hembras, de manera que pueden producirlas sin necesidad de aparearse.

Este tipo de reproducción es una de las razones por las cuales el pulgón es una especie plaga, pues produce a su progenie con rapidez. En consecuencia, una infestación puede agravarse en tan solo unos cuantos días. Sin embargo, este proceso no es benéfico por completo, pues limita la variabilidad genética y produce susceptibilidades en el linaje que podrían ser perjudiciales para su supervivencia.

Según un estudio publicado en la revista científica Applied Entomology and Zoology, el pulgón de la adelfa no ha perdido la capacidad de producir machos, sino que precisa de condiciones ambientales específicas para hacerlo. Esto significa que todavía podría reproducirse de manera sexual en la naturaleza, aunque este comportamiento no se ha reportado aún.

Como se puede observar, el pulgón de la adelfa es un organismo increíble que merece ser estudiado a profundidad. Esto no solo por la importancia económica que existe por su función parásita, sino también por la increíble capacidad partenogenética que presenta. A pesar de ser tan pequeño, es claro que este pulgón aún resguarda varios secretos sobre su historia natural.

Te podría interesar...
Ciclo de vida de los pulgones
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Ciclo de vida de los pulgones

El complejo ciclo de vida de los pulgones o áfidos les otorga una gran ventaja adaptativa, pues les ayuda a invadir rápido las plantas.



  • TAKADA, H., & MIYAZAKI, M. (1993). Bisexual reproduction of a form of Aphis nerii B. de F.(Homoptera: Aphididae) from Hokkaido. Applied Entomology and Zoology, 28(2), 199-205.
  • Murugan, K., Jeyabalan, D., Kumar, N. S., Nathan, S. S., & Sivaramakrishnan, S. (2000). Influence of host plant on growth and reproduction of Aphis nerii and feeding and prey utilization of its predator Menochilus sexmaculatus.
  • Harrison, J. S., & Mondor, E. B. (2011). Evidence for an invasive aphid “superclone”: extremely low genetic diversity in oleander aphid (Aphis nerii) populations in the southern United States. Plos one, 6(3), e17524.
  • Groeters, F. R., & Dingle, H. (1989). The cost of being able to fly in the milkweed-oleander aphid, Aphis nerii (Homoptera: Aphididae). Evolutionary Ecology, 3(4), 313-326.
  • Hall, R. W., & Ehler, L. E. (1980). Population ecology of Aphis nerii on oleander. Environmental Entomology, 9(3), 338-344.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.