Las curiosas ardillas voladoras

Yamila · 21 febrero, 2018
Estos roedores destacan por el hecho de que planean entre los árboles; su vuelo es silencioso para eludir a varios de los animales que son sus depredadores

Aunque no vuelan, pero sí planean, a estos roedores se los conoce como ardillas voladoras y son nativas del hemisferio norte, concretamente de Norteamérica y Europa. En este artículo te brindamos más información sobre este curioso y pequeño animal de hábitos nocturnos, considerado presa para muchas especies de aves y mamíferos.

Características generales de las ardillas voladoras

Su principal habilidad, y gracias a la cual recibe el nombre de voladora, es que salta de árbol en árbol desplegando una membrana que discurre entre sus patas traseras y delanteras, y que le permite llegar más lejos o caer lentamente.

Incluso durante el ‘vuelo’ pueden dirigir o controlar la trayectoria moviendo la cola o las patas. Además, la cola esponjosa funciona como un ‘cojín’ para amortiguar las caídas antes de aterrizar en los troncos.

Ardilla voladora: comportamiento

No hay que olvidar que este pequeño roedor es considerado alimento de varios animales, tales como las serpientes, los búhos, los coyotes, los mapaches, las martas y los gatos. Por eso, es fundamental ser silencioso y escapar lo más rápido posible de las fauces de sus depredadores.

Las ardillas voladoras viven en las copas de los árboles, y crean sus madrigueras entre las ramas con hojas y palos. Se alimentan de insectos, lagartijas, huevos, semillas, cortezas de árboles y frutos.

La época de apareamiento de este roedor se produce entre febrero y marzo, y cuando nacen las crías estas se quedan con la hembra –los machos no participan de la crianza– durante al menos dos meses. Pasado ese tiempo ya pueden valerse por sí mismas, dejar el nido y planear en busca de alimento o para escapar de sus peligrosos depredadores.

Ardilla voladora: hábitat

Especies de ardillas voladoras

Entre las 45 especies de ardillas voladoras que existen en todo el hemisferio, podemos destacar a las tres más grandes:

1. Ardilla voladora lanuda

Habita la región de Cachemira –al norte de India– aunque también se la ha visto en el Tíbet, China y Pakistán; prefiere bosques de coníferas cerca de cuevas y precipicios. Es el animal planeador con mayor peso y tamaño hasta ahora conocido: puede llegar a medir 60 centímetros.

La ardilla voladora lanuda es similar a las que no tienen la capacidad de planear: su cabeza es pequeña, tiene una cola larga y el pelaje grueso y espeso, con apariencia de lana, de ahí su nombre.

2. Ardilla voladora del norte

Vive en América del Norte y es 100% nocturna (otras especies pueden tener ciertos hábitos diurnos). Se la puede observar en los bosques de coníferas entre Alaska y California, y hay dos subespecies: una que habita en la costa del Pacífico y otra al sur de los Montes Apalaches.

Su piel es gruesa, de color marrón y gris con vientre blanquecino, sus ojos son muy grandes y su cola es plana. Se caracteriza por unos largos bigotes y, por supuesto, por la membrana que les permite planear entre árboles.

Se alimenta de hongos, líquenes, nueces, savia y frutos, aunque en ocasiones puede ampliar su dieta a flores, brotes, insectos o carroña.

3. Ardilla voladora siberiana

Se parece mucho –en cuanto a aspecto y estilo de vida– a las ardillas comunes porque presenta pelaje gris o marrón y una cola larga. Puede volar hasta 35 metros de distancia.

La ardilla siberiana vive en bosques mixtos del norte de Europa, pero a diferencia de otros animales de la zona no hiberna, aunque sí acumula reservas de frutos, bayas, setas y granos para el crudo invierno. Puede sobrevivir gracias a su timidez, sus hábitos nocturnos y sus movimientos silenciosos.