Animales que viven en cuevas

Yamila · 14 noviembre, 2017

Pueden utilizar cavernas o grutas para hibernar durante el invierno, o bien para dormir durante el día. Los animales que viven en cuevas son conocidos también como trogloditas o cavernícolas, y tienen hábitos muy especiales. Conócelos a fondo en el siguiente artículo.

Tipos y hábitos de animales que viven en cuevas

Si bien es más común que los invertebrados vivan en cavernas, también pueden haber mamíferos, peces o reptiles que empleen las grutas como hábitat en el que desarrollarse.

Aquellos animales que viven en cuevas pueden, o bien pasarse toda su vida en el interior (troglobios), o salir según la época del año o el momento del día (troglóxenos). Además, hay que distinguir las especies que tienen la capacidad de sobrevivir tanto fuera como dentro de una caverna (troglófilos).

¿Por qué eligen estos sitios? Básicamente, porque les ofrecen condiciones ambientales –temperatura y humedad– estables, les protegen de los depredadores, les permiten dormir y descansar sin problemas. Es decir, son los sitios perfectos para tener crías, o porque sus organismos precisan de oscuridad para sobrevivir.

Los animales que viven en cuevas han adaptado sus metabolismos y sistemas corporales para poder habitar estos espacios con muy poca o ninguna luz. Algunos han cambiado el color de sus cuerpos, otros han perdido la vista y también encontramos aquellos que han modificado su tipo de alimentación.

Ejemplos de animales cavernícolas

Las siguientes especies tienen como una característica especial la capacidad para sobrevivir en una cueva o caverna:

Oso pardo en el bosque

1. Oso pardo

Este mamífero carnívoro es originario de Norteamérica y Eurasia, y habita principalmente en bosques. Puede vivir 30 años y medir hasta tres metros. El color del manto del oso pardo varía entre el marrón claro y el oscuro. Cambia el pelo todos los veranos y no tiene una visión muy desarrollada, aunque puede ver los colores por la noche.

Ya que pasa el invierno hibernando, elige cuevas o madrigueras para dormir con sueño entrecortado, y sin variar su temperatura corporal. Cuando despierta, da a luz a sus hijos y los cría.

2. Comadreja

Este mamífero que vive en Norteamérica y Eurasia tiene un gran instinto cazador y puede abatir una presa de hasta 10 veces su propio peso. De cuerpo largo y hocico pequeño, ojos grandes y extremidades y cola corta, la comadreja muda el pelo en verano y habita en sitios lejanos a los asentamientos humanos. Prefiere cuevas de piedra, pero también opta por montones de leña o árboles caídos como vivienda.

3. Salamandra ciega de Texas

Es un anfibio que vive en cavernas en Texas, Estados Unidos, aunque cada vez hay menos ejemplares (unos 100 aproximadamente). No posee pigmentos en su piel, que es sensible a los cambios de corriente bajo el agua; puede pasar meses sin comer y no cuenta con ojos. Detecta el movimiento de las presas, su cabeza es aplanada y tiene agallas para respirar en un medio acuático.

4. Búho real

Esta especie de ave distribuida por África, Asia y Europa puede encontrarse en diversos hábitats como, por ejemplo, bosques templados, tundras, estepas y áreas semi desérticas. Nidifica en cuevas, cortados rocosos y antiguos nidos de aves rapaces. Es muy territorial y vive sola, a excepción de la época de cortejo. Vuela de forma directa, planea, y su voz puede oírse a dos kilómetros de distancia.

5. Escorpión

Existen cerca de 1400 especies de alacranes o escorpiones. Una de sus principales características es que su cola acaba en forma de aguijón, con el cual inyecta veneno. Además, cuenta con brazos que terminan en forma de pinzas. Habitan en terrenos rocosos o arenosos, bajo tierra y en cuevas que realizan ellos mismos, y son muy veloces. Se alimentan principalmente de insectos.

Murcielago volando
Fuente: PD-USGov

6. Murciélago

Los quirópteros son mamíferos placentarios con alas. Hay casi 110 especies de estos animales que viven en cuevas, y están presentes en todo el mundo (excepto la Antártida). Es el único mamífero volador y desempeña varios papeles ecológicos: controlador de plagas de insectos, polinizador y dispersador de semillas.

La mayoría de los murciélagos son insectívoros y frugívoros. Tienen hábitos nocturnos, y tanto la nariz como las orejas les permiten emitir y potenciar los ultrasonidos, localizar comida y ubicarse. Viven en grietas, fisuras de paredes rocosas, cortezas de árboles y también sótanos, bodegas o debajo de puentes.

Fuente de la imagen principal: Bering Land Bridge National Preserve