Limpiar los ojos y quitar las legañas a nuestras mascotas

La higiene y limpieza de los fluidos de tu mascota es importante para garantizar que lleve una vida saludable.

Por supuesto, esto incluye aquellos que se producen en sus ojos, por lo tanto te explicamos cómo limpiar los ojos y quitar las legañas a nuestras mascotas.

Hay que tener en cuenta que los animales generan diferentes clases de legañas, y estas pueden presentarse por los motivos más variados. Por lo tanto, es prudente que te cuestiones las razones por las cuales tu mascota las está generando, a fin de evitar complicaciones futuras.

Tipos de legañas

Normales

Las legañas normales son aquellas blancas y duras que se encuentran fuera del ojo. Estas legañas puedes limpiarlas simplemente pasando una gasa seca por la cara del animal.

Dentro del ojo

Si la legaña aún no ha descendido hacia el párpado inferior y se encuentra en el borde del ojo o en el canto interno, debes realizar la limpieza con extremo cuidado de no ir a lastimar al animal.

En caso de que la legaña se encuentre dura lo mejor es humedecer un poco la gasa con agua tibia, e irla aflojando haciendo una presión leve hacia abajo.

Verdosas con ojos irritados

Cuando se presentan legañas con una textura más consistente de lo normal, verdes y el animal presenta irritación en los ojos puede ser señal de que el perro está sufriendo una infección o conjuntivitis.

El tratamiento para la conjuntivitis es fácil y debe ser recetado por un veterinario.

Cualquier tipo de irritación en los ojos requiere seguimiento, en especial si el perro da señales de molestia, como rascarse los ojos con frecuencia o estar decaído.

Si bien en la mayoría de casos se debe a lesiones menores, suciedad en el ojo o conjuntivitis, también pueden ser muestra de males mayores como infecciones o glaucoma.

Frecuencia de la limpieza

Al igual que en los seres humanos, los animales presentan legañas como un mecanismo de defensa para humedecer y eliminar objetos extraños que han caído en el ojo.

Por lo tanto, la limpieza oportuna evitará infecciones o problemas futuros, así que la recomendación es limpiar las legañas todos los días por la mañana.

Además, debes tener presente que, de acuerdo a las características especiales del perro, igual deberá ser la rigurosidad de la limpieza.

Animales con pliegues

boxer acostado

Las mascotas con pliegues en el hocico demandan más atención al momento de cuidar la salud ocular. Esto se debe a que las lágrimas y legañas suelen meterse dentro de los pliegues.

Allí generan humedad en la zona y producen un ambiente muy propicio para la proliferación de bacterias. Esta situación se agudiza en las mascotas de caras chatas.

Por lo tanto, si tu mascota tiene estas características deberás prestar mucha atención para mantener esta zona libre de humedad, limpiando con una gasa seca cada uno de los pliegues de su hocico.

Animales con ojos saltones

Una situación similar ocurre con los animales de ojos saltones. Si bien las pestañas son una buena defensa, la forma de sus ojos hará que sea mucho más fácil que se introduzcan cosas como pelos o polvo en los ojos, maximizando la producción de legañas.

Lo mejor es que limpies su cara varias veces en el día con una toalla para mascotas. De esta manera evitarás que aquellas cosas que hayan quedado enredadas en su pelaje vayan a parar a sus ojos.

Recomendaciones adicionales

ojos de tu gato 3

  • Limpia los ojos de tu mascota siempre en el mismo lugar. Además, procura que este siempre se encuentre relajado y, de preferencia, alejado de otras mascotas o personas.
  • Haz que te tome confianza acariciándolo antes, durante y después del proceso. Sus ojos son delicados, por lo que no te dejará tocarlos a menos que confíe en que no le vas a hacer daño.
  • Cuando le limpies los ojos vigila el globo ocular. Podrás determinar si tiene suciedad, está más opaco o muestra enrojecimiento.
  • Utiliza gotas especializadas para mascotas solo cuando el veterinario te las recete.
  • Usa siempre gasas o una toallita especializada para no dejar pelusas en los ojos del animal.
  • En caso de necesitarlo, humedece la gasa en agua limpia o suero fisiológico.
  • Limpia la zona alrededor del ojo, el párpado, las pestañas y el lagrimal para garantizar una adecuada higiene.
  • Cepíllalo para eliminar pelos sueltos que pueden ir a parar a los ojos.
Categorías: Bienestar y cuidados Etiquetas:
Te puede gustar