Animales nocturnos

Yamila 12 noviembre, 2017

Algunos seres pasan la mayor parte del día durmiendo, y, cuando el sol se oculta, salen para proveerse de alimento o aparearse. En el siguiente artículo te contaremos todo sobre los hábitos de los animales nocturnos. También descubriremos algunas de las especies que componen este fascinante grupo.

Características de los animales nocturnos

A diferencia de los diurnos, los animales nocturnos son más activos entre el atardecer y el amanecer. Permanecen despiertos en las horas oscuras, y duermen cuando hay luz solar. Este comportamiento tiene una o varias explicaciones, ya que, como se dice, “la naturaleza es sabia”.

Sus instintos son más fuertes durante la noche, así que aprovechan los recursos disponibles cuando se oculta el sol. Se han adaptado para depredar o reproducirse cuando está oscuro.

En otras ocasiones, emplean las horas después de la puesta del sol para reducir el riesgo de ser cazados por los depredadores. Los animales nocturnos tienen los sentidos muy desarrollados, por eso le sacan el mayor partido a los ambientes de poca luz. Por ejemplo, cuentan con células especiales en los ojos (si tienes un gato, sabrás de qué estamos hablando) para poder captar la luminosidad del ambiente.

Murcielago
Fuente: Peter Trimming

Por otra parte, los animales nocturnos aprovechan la quietud del ambiente para percibir olores y encontrar comida. Su capacidad auditiva les hace más fácil el trabajo de hallar presas. Pero, también tienen sus cuerpos adaptados para generar menos ruido, como es el caso de las alas del búho o las patas de los felinos.

Como si todo esto no fuese suficiente, tienen habilidad para camuflarse, no deben competir en exceso para hallar alimento, y no están obligados a esforzarse tanto para evitar ser vistos o cazados por los depredadores (entre ellos, el ser humano).

Ejemplos

Ya hemos hablado de las características principales de estos maravillosos seres que viven de noche. Ahora, es momento de conocer algunos ejemplos:

1. Pantera nebulosa

Es un felino que vive en los bosques y las selvas de Asia y África, y su nombre se debe a que cuenta con unas manchas en el manto. Estas le permiten camuflarse entre los árboles, donde habita (casi nunca desciende al suelo). Caza por las noches y sus presas favoritas son los pájaros, los roedores y los pequeños primates. Su habilidad es tal, que puede saltar de rama en rama sin ser percibido.

2. Luciérnaga

Podría decirse que este animal nocturno es una excepción en cuanto a pasar desapercibido se refiere. Cuando oscurece, las hembras vuelan emitiendo una luz ubicada en la parte posterior del cuerpo para poder aparearse. Los machos no son bioluminosos, ni tampoco pueden volar. La luciérnaga es originaria de América y Asia, vive cerca de pantanos, junglas y manglares húmedos.

3. Zorro rojo

Es la especie de zorro más extendida por todo el mundo. La coloración de su pelaje le permite adaptarse a su entorno: áreas montañosas y con hierbas. Por culpa de la caza y los hábitos del hombre, el zorro rojo ha tenido que cambiar su comportamiento y adaptarse a la vida nocturna. Durante el día, duerme y se esconde en madrigueras o cuevas. Por la noche, sale para hallar alimento (animales de pequeño tamaño).

4. Búho

Es uno de los animales nocturnos por excelencia. Anida en zonas boscosas, y cerca de pueblos y ciudades. Durante el día, duerme en cuevas para protegerse de la luz. Es un ave rapaz que se alimenta de pequeños mamíferos, reptiles, peces o insectos. Su gran habilidad para camuflarse entre los árboles no es lo único destacado: también cuenta con un buen oído y una vista perfecta.

Buho

5. Boa de Tumbes

Hay algo que produzca más miedo que ir de paseo y hallar una serpiente… ¡Si! Que sea de noche y te topes con una boa de Tumbes. Esta constrictora que vive en la selva de Ecuador y Perú, tiene el cuerpo musculoso, y trepa a los árboles donde duerme durante el día.

Aunque pueda considerarse como un animal nocturno, también tiene hábitos diurnos, dado que es de sangre fría. Necesita darse “baños de sol” para que sus órganos funcionen. Se acerca a las víctimas de forma sigilosa, y rápidamente se enrolla en sus cuerpos, asfixiándolas.

6. Murciélago

Lo relacionamos con la vida nocturna debido a que durante el día duerme cabeza abajo en una cueva o tronco de árbol. Sus sensibles ojos no le permiten ver cuando hay sol. Este pequeño mamífero come frutas, insectos o roedores pequeños. Se orienta en la oscuridad gracias a su chillido.

Fuente de las imágenes: Peter Trimming y PD-USGov.

Te puede gustar