Insectos como mascotas: un hormiguero en casa

Laura Huelin · 5 noviembre, 2017

Cuando pensamos en elegir una mascota, prácticamente nunca pensamos en insectos. Solemos pensar en perros, gatos, quizás un roedor…Y, sin embargo, un hormiguero en casa puede ser una experiencia apasionante, educativa, y que necesita pocos cuidados. Si nunca has tenido insectos como mascotas, vamos a darte razones por las que un hormiguero puede ser una buena idea:

Un hormiguero como mascota

Las hormigas son uno de los insectos más conocidos por todos nosotros. Sabemos que forman sociedades con estructuras complejas, y que tienen diferentes trabajos en su sociedad. Sin embargo, estas sociedades crecen bajo el suelo, y raras veces podemos verlas organizadas trabajando.

Construyendo un hormiguero en casa podemos observar, de manera cómoda y desde muy cerca, cómo se desarrolla una de estas sociedades. Cómo construyen sus túneles y organizan los espacios donde comen, viven o tiran las basuras. Como cada hormiguero empieza con pocos habitantes, podemos ver cómo se van reproduciendo y creciendo.

Es barato y fácil crear un hormiguero en casa. Hay tiendas especializadas que venden kits con diferentes materiales para montarlos en casa. Pero, si somos habilidosos, con pocos materiales y en breve espacio de tiempo podemos construir la base de nuestro hormiguero y empezar a buscar a sus habitantes.

Las tiendas que venden los kits, además, dan información de cómo cuidarlas. Pero si decides crear uno en casa, hay libros, foros y páginas web que te ayudarán a alimentarlas y cuidarlas.

Insectos como mascotas educativas

Un hormiguero puede ser la mascota ideal para una clase o para un niño. No exigen muchos cuidados y solo hay que alimentarlas de vez en cuando. Las hormigas hacen todo el trabajo de limpieza y mantenimiento del lugar. El trabajo de su cuidador será observarlas y buscarles un lugar con condiciones de humedad y temperatura adecuadas.

Puede ser una gran experiencia para un niño todo el trabajo que se realiza con el hormiguero. La construcción y la búsqueda de las hormigas en un primer lugar. Atraparlas sin hacerles daño y ver cómo se van reproduciendo y creando el espacio vital después.

Esta experiencia, no solamente da enseñanzas sobre elegir materiales y construir el homiguero en sí. También enseña responsabilidad: es una mascota de la que se pueden ocupar los más pequeños de la casa. Transmite el mensaje de que todos los seres vivos son importantes, no solo los mamíferos. Enseña a apreciar a los pequeños seres que viven entre nosotros y aporta conocimientos concretos sobre unos animales tan fascinantes como las hormigas.

Conseguir un hormiguero

Hay varias maneras de hacerse con un hormiguero en casa:

  • Se puede pedir un kit listo para montar a una tienda especializada.
  • Se puede construir desde cero en casa con materiales de bricolaje.
Hormiguero

Independientemente de cómo quieras conseguir estos insectos como mascotas, este debería estar formado por las siguientes partes:

  • Un recipiente en el que contener el hormiguero. Los hay grandes y pequeños, profundos o planos. Para poder observar el trabajo de las hormigas, por lo menos una de las paredes del contenedor debería ser transparente.
  • Arena o tierra en la que las hormigas puedan vivir y excavar sus túneles. Les gustan los sustratos húmedos en los que pueden excavar. A la venta también se pueden encontrar geles especiales en los que las hormigas pueden vivir.
  • Otro recipiente diferente, pero conectado al hormiguero que será la caja de forrajeo: donde las hormigas irán a buscar la comida.
  • Una hormiga reina.
  • Hormigas obreras de la misma colonia que la hormiga reina.
  • Elementos decorativos. No son necesarios, pero ponerle una pequeña decoración a la caja de forrajeo no le hará daño a tus hormigas, y puede hacer que el hormiguero sea más interesante.
  • Algo con lo que tapar el hormiguero, ya que las hormigas prefieren construir en la oscuridad, y mucha luz puede hacer que se estresen.
  • Una tapa para contener a las hormigas dentro del hormiguero.

Alimentación y mantenimiento del hormiguero

Las hormigas no ingieren alimentos sólidos. Comen alimentos acuosos. Es decir, los alimentos que les demos, como azúcar, miel o pastas preparadas para ellas, deben estar diluidos en agua.

Las hormigas necesitan proteína para vivir, y debemos suministrársela también: insectos, jarabes proteínicos que se pueden comprar, o, en caso de ciertas especies de hormigas, semillas.

La comida no debe estar siempre puesta en la caja de forrajeo, si no que debemos retirarla al día siguiente de ponérsela para evitar que se estropee y genere moho.

La luz solar es dañiña para las larvas y pupas. El hormiguero debería estar tapado bastantes horas al día, y debería estar alejado de la luz solar directa. En la naturaleza, las hormigas hacen sus túneles bajo el suelo, y estos nunca reciben luz solar.

Evita colocar el hormiguero en lugares muy fríos o muy calurosos, como al lado de un radiador o una ventana.

Puede parecer una opción extravagante tener insectos como mascotas, pero una colonia de hormigas es una experiencia divertida, didáctica y recomendada para todas las edades.