Tipos de ardillas y sus características

Paco María García 15 febrero, 2018
Estos roedores sobresalen por su imagen entrañable, y por su notable agilidad y destreza a la hora de escalar por los árboles y de moverse de una rama a otra; su físico delgado y ligero les permite ganar velocidad con rapidez, y su llamativa cola no es un mero adorno, sino que les sirve para estabilizarse

Las ardillas son dueñas de una simpatía tan notable que lograron conquistar hasta la gran pantalla del cine. Poca gente lo sabe, pero utilizamos el término ‘ardilla’ para denominar popularmente a diversas especies de estos bellos roedores. A continuación, veremos los diferentes tipos de ardillas, principales características y hábitat natural.

Ardilla: taxonomía y características físicas

La ardilla es un pequeño mamífero roedor perteneciente a la familia Sciuridae, que engloba cerca de 500 especies. Están presentes en todos los continentes, con excepción de Australia y Antártida. Son animales fuertes y resistentes, cuyo cuerpo está preparado para sobrevivir a cambios y adversidades climáticas

Estos roedores tienen un tamaño mediano, con una altura promedio de 30 centímetros y abundante pelaje en tonos marrón o rojo. Su cuerpo es ligero y delgado para permitirles ganar velocidad sin perder su destreza. Y sus patas son muy fuertes para poder rascar el suelo, y así recolectar frutos y semillas.

Una de sus características físicas más destacadas es la llamativa cola larga y cubierta por pelaje voluptuoso que le da un aspecto ‘esponjoso’. De hecho, la cola de una ardilla adulta mide casi lo mismo que su cuerpo pues supera los 25 centímetros  de largo.

Debemos resaltar que semejante cola tiene un rol fundamental en el día a día de las ardillas. Su principal función es permitir que estos roedores se estabilicen tanto en movimiento como en reposo. Además, también ayuda a mejorar su calidad y velocidad, como también a optimizar sus saltos entre los árboles.

Tipos de ardillas: las cuatro especies más populares

Como mencionamos, son conocidas cerca de 500 especies diferentes de ardillas que están distribuidas en todo el planeta. Aquí veremos las especies más importantes:

Ardilla roja (Sciurus vulgaris)

La ardilla roja, también conocida como ardilla común, habita mayormente en los bosques de Europa. Posee un cuerpo alargado y ligero, midiendo entre 20 y 30 centímetros, con un peso corporal de 18 a 36 gramos. Su cola es bien larga, con el característico pelaje esponjoso. En todo su pelaje destaca un bello color rojizo, lo que explica su nombre más popular.

Ardilla roja

Esta especie también se destaca por su excelente sentido de la vista, capaz incluso de bucear bajo el agua fría. Mantiene una alimentación omnívora compuesta principalmente por semillas, brotes, piñones, yemas y frutas rojas. Cuando el alimento escasea, las ardillas también pueden consumir pequeños animales invertebrados.

La ardilla roja no hiberna, pero conserva el hábito de almacenar alimentos antes de la llegada del invierno. De esta manera garantiza su nutrición y puede economizar energía para mantener su temperatura corporal.

Actualmente, la ardilla común es una de las especies clasificadas como ‘en estado de preocupación menor’. Originalmente, existían más de 40 subespecies de ardillas rojas en toda Europa; en la actualidad podemos encontrar apenas 23 de estas 40 subespecies en nuestros bosques.

Ardilla rayada (Chipmunk)

Las ardillas listradas o rayadas componen una de las especies más populares y las podemos reconocer en muchos cuentos y películas infantiles. Habitan principalmente los bosques de Norteamerica, donde son conocidos como Chipmunk o Támias.

Son más pequeñas y más robustas que las ardillas rojas, y miden entre 14 y 19 centímetros, con un peso promedio de 100 gramos. Su cuerpo exhibe rayas de color negro y crema intercaladas entre sí; tienen el cráneo afilado, con pequeñas orejas redondeadas.

Ardilla rayada o chipmunk

Es uno de los tipos de ardillas que hibernan prolongadamente: ‘duermen’ desde octubre hasta abril. Mantienen hábitos diurnos y viven mayormente en el suelo, aunque suele trepar en los arboles para buscar alimento. Hacen sus pequeñas cuevas en la tierra cavando madrigueras poco profundas dedicadas en parte a la reserva de alimento.

Ardilla coreana

También conocida como ardilla de Siberia, esta especie es originaria de China, Japón, Corea y centro de Rusia. No obstante, se expandió por casi toda Europa después que algunos ejemplares se escaparon de su cautiverio.

La ardilla coreana tiene rayas blancas y oscuras (negras o marrones) en su espalda y su cuerpo mide de 18 a 25 centímetros y un peso entre 50 y 150 gramos.

Ardilla coreana

También mantiene hábitos diurnos y pasa largas horas en el suelo, pero trepan eventualmente en los árboles para alimentarse. Son animales solitarios que suelen aparearse apenas con la llegada del invierno. Su dieta se basa en el consumo de frutas, bayas, semillas, arbustos y pequeños animales.

Ardilla Ridchardson

Estas ardillas se destacan por su alta sociabilidad, y viven casi siempre en grupos o parejas. Por ello han sido adoptadas como mascota en muchos países, aunque necesiten muchos cuidados para preservar su buena salud.

Ardilla Richardson

Son ardillas robustas que miden entre 25 y 30 centímetros y un peso corporal de 450 a 1 000 gramos. Exhiben diferentes tonalidades de marrón en su abundante pelaje, y una larga cola; una de sus características más famosas es el hábito de reservar alimentos en sus mofletes.

Te puede gustar