La lagartija: características y curiosidades

Francisco María García · 15 noviembre, 2018
Este pequeño reptil presenta características verdaderamente especiales, ¿quieres conocerlo con nosotros?

Es fácil distinguir a cualquier ejemplar de las más de cuatro mil especies de lagartijas. Estos animales son de las familias Gekkonidae y Lacertidae, y su nombre científico de la lagartija es Podarcis muralis.

Se trata de lagartos pequeños distribuidos a lo largo y ancho del mundo, excepto en la Antártida, que reptan con movimientos nerviosos sobre todo tipo de superficie, en la naturaleza o en los hogares.

El aspecto de la lagartija suele inspirar simpatía, ya que es absolutamente inofensiva. Es por ello que hay personas que adoptan lagartijas como mascota. Sin embargo, es poco lo que se sabe de este reptil. De carácter huidizo, prefiere esconderse entre grietas, matorrales o piedras que tener contacto directo con los humanos.

Características principales de la lagartija

La lagartija puede alcanzar un promedio de 10 años de vida y a medir hasta 10 cm, sin incluir la cola. Esta cola es más larga que el cuerpo y puede desprenderse en el extremo si la lagartija se siente amenazada.

En cuanto a su piel, está cubierta de escamas diminutas, con mayor preponderancia en el dorso que en el abdomen. Los colores y tonalidades oscilan entre el verde oscuro, verde claro y pardo.

Machos y hembras pueden distinguirse debido a que los primeros poseen manchas oscuras en el lomo; en tanto, las hembras cuentan con líneas atravesando el dorso. Para alimentarse, la lagartija busca todo tipo de insectos pequeños o medianos.

Lagartija de Madeira

Desde caracoles hasta escarabajos, todo viene bien a este carnívoro animal.  Destaca su gran instinto depredador y su capacidad para adaptarse a casi cualquier región del planeta.

Otro hecho que permite a la lagartija expandirse fácilmente por el mundo es la cantidad de huevos que pone por temporada. Durante cuatro meses anuales, pondrá huevos de una a tres veces. En cada puesta, se puede contar hasta una docena de huevos. Cuanto más grande sea, mayor será la cifra de la puesta.

Las hembras tienden a ser gregarias durante el período de incubación; realmente se ofrecen compañía mutuamente y suelen pasar juntas la espera del nacimiento de la cría.

La lagartija, un huésped deseable

Esta clase de reptil es bien recibida allí donde vaya. El motivo es su capacidad de estabilizar ecosistemas al integrar un eslabón clave de la cadena alimenticia.

La lagartija es quien se ocupa de acabar, por ejemplo, con las plagas que acechan las cosechas del mundo: caracoles, langostas, y todo tipo de insecto presente en los cultivos. También en áreas urbanas la lagartija evita la proliferación de mosquitos, moscas, arañas, escarabajos o gusanos diversos.

Lagartija al sol

Los baños de sol proporcionan un gran placer a este animal de sangre fría. Después de un largo sueño en su madriguera, los primeros días cálidos busca el contacto de la luz solar en sus escamas.

A su vez, estos baños solares dan la oportunidad a la lagartija de escudriñar pacientemente cada milímetro del espacio que la rodea. La función del sol produce un efecto nutritivo o de recarga de energía en la lagartija, que espera la llegada de los insectos al mundo

La lengua de la lagartija posee intensas cualidades sensoriales que, unidas a la agudeza visual, le aportan propiedades de caza de gran calibre. En estado de reposo, con el vientre palpitante y el resto del cuerpo inmóvil, la lagartija puede pasar horas.

Pero estas horas de reposo no son desperdiciadas por este pequeño reptil: estará al acecho permanente. Una vez que carga energía solar, se pone en marcha para satisfacer el hambre de todo el invierno.

La lagartija se desprende de la cola

El lenguaje de la lagartija

La lagartija es dueña de un lenguaje propio. Para comunicarse con otro miembro de su especie, recurre a una serie de movimientos y posturas específicas. Estas acciones se realizan para defender el territorio de cualquier ataque enemigo.

En algunas variantes de esta especie, las escamas pueden cambiar de color, lo cual expresa el estado de ánimo del animal. Otro modo de manifestarse es soltar la cola cuando se asusta ante una amenaza o predador. El trozo de cola se mueve y distrae el tiempo suficiente como para que ella escape; en una semana, la cola habrá vuelto a crecer.

Como hemos visto, la lagartija es uno de los animales de mejor adaptación al medio. En caso de encontrar una, no hay que dañarlas, debemos respetar su aspecto inofensivo. Simplemente, se puede colocar cerca de cualquier árbol.