¿Cómo saludan los perros?

Aylin Stefany Rodriguez Vinasco · 1 septiembre, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 30 agosto, 2021
Los perros saludan de diferentes formas según el grado de confianza establecido entre el can y el humano que interactúan. Conoce cuál es la función de este gesto.

Es común que los tutores se pregunten cómo saludan los perros ante la diversidad de expresiones que tienen estos animales. Seguro habrás notado que siempre que regresas a casa, sin importar cuánto tiempo hayas estado fuera, tu can hace gestos, piruetas y emite diferentes sonidos. A veces, parece que estas posturas no tienen un patrón fijo.

Ahora bien, puede que esta conducta se repita o no si la persona que llega es otra. Esto dependerá del lenguaje corporal que exprese el saludado. No quiere decir que el cánido no salude, es solo que no lo hará de la misma manera en la que recibe a alguien que considera de su manada.

Continúa leyendo, pues en las siguientes líneas te contamos cómo saludan los perros en diferentes situaciones. Descubrirás también que su forma de expresarse será diferente incluso entre miembros de la misma especie. 

¿Cómo saludan los perros?

El saludo de los perros dependerá en gran medida de la confianza que sienta cada animal por la persona o can a saludar. Sin embargo, los cánidos siempre van a tender a recibir a una persona u otro ser vivo porque son seres sociables por naturaleza.

Artículos señalan que los perros, al igual que los lobos, tienen un gran instinto social y por ello requieren establecer un orden dentro de manada. En el caso de los perros domésticos, es la familia adoptiva la que asume la posición de manada o agrupación social primigenia.

Dentro de ese sistema social se establecen códigos y lenguajes, entre los que se encuentra el saludo. A groso modo, este gesto se presenta en las siguientes fases:

  • Acercamiento: el perro se acercará dibujando una curva con su cuerpo para hacer saber que no está buscando problemas, como lo sugiere una posición en línea recta.
  • Inspección: en esta fase, el can identificará en el olor corporal del saludado las feromonas que libera según sus actitudes: miedo, nervios, tristeza o celo.
  • Reacción: una vez el perro identifica la actitud que tiene el saludado, reaccionará. Según el temperamento del animal este moverá la cola, saltará, ladrará o se alejará.
Un perro disfrutando con su familia.

Tipos de saludos en perros

Así las cosas, se dan tres diferentes tipos de saludos en caninos, entre los que se destacan los siguientes:

  • Saludo entre dos individuos que se conocen y entre los cuales hay confianza y un vínculo afectivo.
  • El saludo entre dos perros que no tienen ningún vinculo. Por ejemplo, entre un par de canes que a penas se están conociendo.
  • Saludo de un perro hacia las personas que hacen parte de su manada o hacia un ser humano que ve por primera vez.

¿Cómo saludan los perros a otros perros?

Al encontrarse, dos perros que se conocen inician un ritual en el que hacen gestos y asumen posturas corporales que indican que están relajados y se sienten en confianza. Los tutores notarán que los canes se huelen entre sí, tocan sus lomos y llevan la parte anterior del cuerpo al suelo, mientras elevan la cola para manifestar deseo de jugar.

Ahora bien, cuando el saludo se da entre dos canes que no se conocen, el ritual es mucho más frío. Los gestos que ambos cánidos hacen son algo tensos. Cada perro estará a la espera de la respuesta del otro para saber si es posible establecer juego, una conducta amistosa o no.

En este caso, si el encuentro se produce entre perros que han tenido un correcto proceso de socialización, la actitud que asumirán será amistosa. Si por el contrario hay un can con problemas de este tipo, asumirá una postura hostil, ladrará y hará saber que no desea compartir nada con el otro.

Función del saludo entre perros

Cuando los perros conviven en manada es más fácil identificar la función del saludo. Es un gesto que refuerza el orden jerárquico establecido dentro del grupo social. Según su posición, cada can asumirá determinadas conductas propias.

Por ejemplo, el perro dominante siempre recibirá un saludo que demuestra sumisión, mientras que el dominanteestará erguido, tranquilo y relajado. Esta actitud es más fácil de identificar por los humanos cuando un cachorro saluda a un perro anciano o mayor.

Eso sí, estudios señalan que esta dominancia o jerarquía no debe confundirse con agresividad, porque se relaciona con el estatus social en el interior de la manada, no con una posición de violencia o imposición de miedo. Aquellas ideas de “ser el macho alfa” han quedado atrás y se han desmentido por la ciencia.

¿Cómo saludan los perros a los humanos?

El saludo de los perros a los humanos incluye diferentes gestos según el nivel de confianza que tengan. En los casos en los que el can ha tenido problemas de socialización con personas, puede tornarse agresivo. Sin embargo, describiremos los pasos que conforman el saludo entre un perro y un humano que tienen un vínculo ya establecido:

  • El perro saltará y dará vueltas: la alegría del can al saludar a su humano puede ser tal que salta y da vueltas a su alrededor.
  • Se tumbará con la panza arriba: esto es una señal de sumisión y entera confianza, debido a que la panza es una zona de alta vulnerabilidad para los perros.
  • Lamerá: el perro se abalanzará a lamer al humano en donde alcance, normalmente piernas, brazos y cara.
  • Morderá con “cariño”: además de lamer al humano, el saludo incluirá una especie de mordisco incompleto en el que el perro abre la boca al punto de introducir una parte del cuerpo en ella, pero sin provocar heridas.
  • Traerá su juguete preferido: es común que el ritual de saludo del perro incluya obsequiarle su posesión más preciada al humano. Puede ser una pelota, un peluche o un alimento.
  • Ladrará con emoción: es normal que el saludo incluya ladridos y hasta llanto si la emoción del can es mucha. Estas vocalizaciones siempre vienen mezcladas con alguna de las actitudes descritas.

¿Cómo saludar a los perros?

El saludo de un humano a un perro dependerá de si lo conoce o no. Cuando se trata de saludar a un perro desconocido, lo mejor será observarlo para identificar si tiene o no disposición de socializar. Si el can demuestra receptividad, hay que proceder con cautela, pero no demostrar miedo.

Al acercarse a un perro desconocido es necesario trasmitir seguridad y confianza, evitando movimientos o sonidos muy bruscos que confundan al can.

Si el perro se muestra distante, lo mejor será respetar su espacio y esperar un tiempo. Por otro lado, sin importar si el can se ve o no receptivo, deja que te huela y se acerque, pero no lo toques si no estás seguro de su reacción.

En cuanto al saludo hacia el perro de la familia o de algún conocido, no hay límites. Cuando hay confianza con el can, puedes acariciarlo, cargarlo, darle besos y jugar si el momento se presta para ello.

En el caso en el que el can a saludar presenta estrés o ansiedad por separación, se recomienda acudir a un etólogo o experto en comportamiento. Solo así se podrá establecer un plan de trabajo que incluya pautas de saludo que no refuercen la conducta negativa.

Un perro mirando a su tutor.

¿Cómo enseñarle a saludar a los perros?

Los perros suelen aprenden a saludar durante la etapa de socialización con sus hermanos y su madre. Cuando esto no ocurre y el cánido es separado demasiado pronto de su camada, conviene enseñarle estas pautas en casa.

Al igual que con la ansiedad por separación, lo ideal es acudir a un profesional o educador canino para identificar lo que está mal en su ritual de saludo y corregirlo de forma puntual. Un perro bien educado te saludará con la mayor efusividad del mundo y te hará feliz cada día de tu vida.

  • Milocco, S., Dragonetti, A. Comportamiento normal y ontogenia de la conducta en caninos. Revista del colegio 34.
  • Teoría de la dominancia en perros. Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (A.V.E.P.A)
  • Fisiopatología, diagnóstico y tratamiento de la ansiedad por separación en el perro. Clin. Vet. Peq. Anim., 26 (4): 329-334, 2006