6 tips para ganar la confianza de tu perro

Ganar la confianza de tu perro

El proceso para ganar la confianza de tu perro es muy revelador. En principio, es necesario que dueño y can se comprometan y aprendan a tener más confianza en sí mismos. Todo ello para generar los resultados deseados.

Imitaciones y estímulos

El mimetismo entre mascotas y amos no es un mito popular. Perros y gatos, principalmente en las primeras semanas de su vida, absorben los estímulos a su alrededor para establecer sus nociones de convivencia. Por eso un animal maltratado se muestra asustado o agresivo; es su mecanismo de autodefensa.

Estos hechos reafirman que el ser humano debe reforzar la seguridad en sí mismo para poder transmitir esta conducta a un perro. Las alteraciones humorales o comportamentales son fácilmente percibidas por los sentidos agudizados de los animales. Ya sea por el tono de voz o por la expresión corporal de sus dueños.

Antes de seguir los 6 tips para ganar la confianza de tu perro, es fundamental poner atención en tu propia forma de ser y tomar la vida. Equilibrar la rutina y sentirse mejor es cuestión de invertir en hábitos más saludables.

¿Cómo proceder para ganar la confianza de tu perro?

Ganar la confianza de tu perro no ocurre espontáneamente de un día para otro. Es verdad que existen razas más sociables que tienden a confiar más rápido. Pero la regla general para establecer una relación basada en la confianza es aplicar trabajo y dedicación.

Los especialistas acostumbran a dividir los perros más inseguros en 2 grupos. El primero abarca los perros tímidos o medrosos, mientras que el segundo pide respeto a los llamados “perros omega”. La diferencia consiste básicamente en la causa de la pérdida de confianza en sí mismo y en los demás.

Los perros tímidos o medrosos se muestran muy asustados cuando son expuestos a la convivencia social. Eso se debe a 3 motivos:

  • A que sufrieron abusos físicos, verbales o emocionales en el pasado.
  • Puede tratarse de que no fueron socializados correctamente.
  • También puede ser que no acostumbran convivir con otros animales y personas o no varían de ambiente.

Es bastante fácil reconocer las señales de esta conducta. Los perros tímidos presentan arqueamiento del cuerpo en forma de C. Es decir, orejas pegadas a la cabeza, mirada huidiza y cola entre las patas cuando se encuentran con otros animales.

Los perros omegas son aquellos que presentan comportamiento más sumiso. Entre otras cosas porque ya ocupaban este papel de menos autoridad en su manada o grupo de convivencia inicial. En este caso, el animal es más fácilmente domesticable y genera confianza en sí mismo a partir del liderazgo adecuado del alfa humano.

6 tips para orientar sus esfuerzos y ganar la confianza de tu perro

  1. Socialización temprana y adecuada

La socialización enseña un animal a relacionarse pacíficamente con humanos y otros animales. Así se va reduciendo considerablemente la probabilidad de una conducta agresiva y mejorando su confianza.

Lo ideal es empezar la socialización entre las 4 y las 20 semanas de vida. En este momento el animal crea sus primeras habilidades de convivencia. Pero también se pueden socializar perros adultos con mayor precaución.

Los estímulos sociales deben ser propuestos gradualmente. Al principio, el cachorro debe ser presentado a un solo perro en un ambiente amigable. Después se pueden incorporar otros factores a la convivencia y empezar los paseos en la calle.

  1. Visitas periódicas al veterinario

Los perros pueden reaccionar agresivamente o sentirse vulnerables cuando están afectados por algunas enfermedades. Por eso, es importante concurrir periódicamente al veterinario y realizar los análisis adecuados para prevenir cualquier cuadro indeseable para la salud de tu can. Solamente un perro saludable es capaz de sentirse seguro.

  1. Alimentación equilibrada

Además de las visitas al veterinario, una alimentación adecuada y equilibrada es esencial para fortalecer el organismo del perro. Con ello se irá sintiendo más confiado en relación a su propia capacidad. La dieta debe atenerse a las necesidades de cada animal, sea por su edad, porte, hábitos cotidianos o condiciones de salud específicas.

  1. Ejercicios físicos y paseos regulares

Actividades físicas son el complemento ideal para una alimentación equilibrada en todas las especies. Muchos animales se muestran deprimidos cuando son sometidos al sedentarismo. Otros no tienen la posibilidad de desarrollar su capacidad de convivencia porque jamás pasean y cambian de ambiente.

  1. Jugar

Jugar es una excelente forma de incentivar la habilidad de integración de un perro y ejercitarlo mentalmente. Además, es una oportunidad para mejorar la relación entre amo y mascota, compartiendo momentos de diversión y esparcimiento.

  1. Tratar bien y dar amor

Todo ser vivo necesita ser bien tratado para crear una buena autoestima. Un perro necesita sentirse querido para fomentar su seguridad en sí mismo.

Los animales se pueden equivocar y tienen su propio tiempo de aprendizaje. Utilizar refuerzos positivos para premiar las conductas adecuadas es el mejor método.

Por eso, para ganar la confianza de tu perro es indispensable dar amor y tener paciencia al enseñar.

Fuente de la imagen principal: Segundo Sánchez