Beneficios de combinar alimentos húmedos con otro tipo de alimentación

La elección de la comida de nuestro perro no siempre es una tarea tan sencilla. No consiste en ir a la sección de comida para mascotas de un supermercado y elegir entre alimentos húmedos o secos. Existen muchos más factores.

En principio, ni todos los alimentos húmedos o secos tienen la misma calidad, ni son aconsejables para cualquier tipo de mascota.

Hay propietarios de animales que consideran que los preparados secos son mejores, mas balanceados y equilibrados. También hay quien piensa que las comidas enlatadas son muy interesantes.

Tipos de dietas entre alimentos húmedos y secos

Autor: Fernando Dall’Acqua

Según la humedad y cantidad de agua que llevan, hay tres tipos de alimentos y dietas para perros: la dieta húmeda (la conocemos como comida enlatada), la dieta seca (el pienso, las croquetas secas) y la llamada dieta semi-húmeda, con una proporción intermedia entre ambas.

La dieta húmeda en nuestras mascotas

La comida húmeda suele ser muy atractiva para los perros, muy apetecible. Pero ello no quiere decir que sea siempre la más adecuada. Por ejemplo, si el can tiene una vida sedentaria, hay que evitar que su alimentación se base solo en estos alimentos húmedos.

El descontrol en las cantidades de este tipo de comida puede originar la obesidad en los perros, entre otras cosas porque este producto enlatado tiene una densidad calórica mayor.

La calidad de la comida también es una variable importante al elegir una lata. En el mercado encontraremos de todo, incluyendo productos de bajo precio, fabricados y envasados a partir de ingredientes de mala calidad.

La dieta seca

Muchos expertos en nutrición animal prefieren la dieta seca a la comida de las latas. El pienso o alimentos secos aporta un mayor equilibrio nutricional a nuestros animales. Además, es más beneficioso para la higiene bucal. Al triturar y masticar el pienso, el animal retrasa la aparición de placas en sus dientes.

Carne semihúmeda

Una opción mixta entre ambos tipos de dieta ya vistas, que combinaría los alimentos húmedos y la comida seca. Normalmente estos productos los encontraremos en el mercado con la forma de hamburguesas, carne picada o trozos de ternera. Estos productos tienen algo más de humedad que el pienso seco, pero mucha menos que el enlatado.

De esta forma, mientras los alimentos para mascotas tienen un 80% de media de humedad, los productos semihúmedos tienen entre un 15 y un 30%.

Puede ser que esta comida semihúmeda no sea tan atractiva para nuestros animales, pero es menos energética y más saludable.

La comida de casa

Si el perro es feliz con su pienso habitual, no sería necesario cambiarlo si es de buena calidad. En la mayoría de los casos, nuestras mascotas son muy sensibles a los cambios de pienso, que incluso podrían provocar efectos no deseados en ellos, como es el caso de malestar de estómago y diarrea.

No es buena costumbre que nuestras mascotas estén cerca de la cocina cuando se hace la comida de casa. En muchos casos puede haber restos de alimentos que se caerán al suelo, y acabarán en el estómago de nuestros amigos.

Los veterinarios siempre recomiendan sacar al perro de aquellas estancias donde se cocina o se come.

Alimentos húmedos para casos concretos

Algunos alimentos húmedos se han elaborado para necesidades o estados concretos de nuestra mascota. Por ejemplo, para perros con problemas en el tracto urinario hay algunas comidas de lata con el grado de humedad necesario.

En el mercado encontraremos una amplia variedad de comida enlatada para casos especiales. Hay muchos productos especializados para los casos en los que nuestro perro necesite un tipo de alimentación específica. Como ejemplos están: la comida por edades, para alergias, sensibilidad alimentaria o por alguna enfermedad, sea ésta crónica o temporal.

Es importante, antes de elegir un producto entre la oferta existente, la consulta a nuestro veterinario de confianza.

Algunos consejos sobre los alimentos envasados

  • No hay que mezclar alimentos.
  • Hay que revisar el etiquetado del producto, la información del fabricante, el contenido en humedad del producto y los distintos ingredientes que lo componen.
  • El fabricante debe ser fiable, conocido, y del que tengamos algunas referencias.
  • La comida que queda en el comedero de nuestra mascota debe retirarse, sea húmeda o seca. Nunca hay que dejar que se pudra.
  • Como hemos visto, las sobras de la comida casera no son una buena opción en la alimentación de nuestras mascotas.

Guardar

Categorías: Alimentación Etiquetas:
Te puede gustar