La cabra enana: un adorable animal para tener en casa

Su altura de unos 45 centímetros y su peso de 30 kilogramos facilitan la estancia de la cabra enana en el ámbito familiar.
La cabra enana: un adorable animal para tener en casa
Paloma de los Milagros

Escrito y verificado por la bióloga Paloma de los Milagros.

Última actualización: 15 mayo, 2022

La cabra enana es un mamífero que, por su reducido tamaño y carácter afable, ha pasado de considerarse un animal de ganado a uno doméstico. A pesar de la diversidad de razas, su común sociabilidad la convierte en una interesante opción como mascota.

Tradicionalmente, vacas, ovejas y cabras se han asociado con especies de ganadería propias del entorno rural. Sin embargo, en los últimos años la cabra enana se ha integrado como alternativa a la hora de elegir un animal de compañía entre otros núcleos poblacionales. Si quieres saber más sobre el tema, sigue leyendo.

Características de la cabra enana

Aunque parezca una especie diferente a la clásica, es necesario destacar que la cabra enana sigue siendo una variante más derivada de la cabra doméstica que todos conocemos (Capra hircus). Se trata de un mamífero que pertenece a la familia Bovidae y la subfamilia Caprinae y está bastante relacionado con las ovejas, entre otros herbívoros. Las cabras mini son unas razas más entre las 300 existentes.

Estos bóvidos presentan una condición conocida como acondroplasia. Son compactos, pero gruesos a nivel corporal. 

Algunas de las razas de cabra enana más populares son la cabra australiana miniatura, la cabra enana nigeriana y la cabra pigmea. Todas ellas tienen un reducido tamaño, pero es esta última la que, por sus 45 centímetros de altura, suele vincularse a la denominación de cabra enana.

La cabra pigmea tiene sus orígenes en África occidental, concretamente en Camerún, y es posteriormente exportada a Europa y a Estados Unidos. Al principio, su crianza estaba asociada a la obtención de leche y carne, sin embargo, su talante amigable propició la inclusión en el entorno familiar. Además, se convirtió en un animal de exhibición en circos y zoológicos.

Cabra pigmea

La cabra enana pigmea no suele sobrepasar los 30 kilogramos y, generalmente, presenta un pelaje corto, liso y con manchas de diversas tonalidades. Los machos se distinguen por tener una cornamenta más prominente que las hembras, la cual puede ser espiralada. Su esperanza de vida está entre los 10 y los 15 años, frente a los 18 años que puede alcanzar la cabra común.

Consejos para su cuidado en el ámbito doméstico

La extrapolación del campo al hogar implica una serie de requerimientos que pueden no ser viables para todo dueño. A continuación, te mostramos los cuidados de una cabra pigmea por apartados.

Disponer de suficiente espacio

A pesar de que este animal tiene unas dimensiones menores a las de otras mascotas, los propietarios no pueden olvidar el origen rural y la naturaleza saltadora. Así, las cabras pigmeas deben contar con espacio para correr y un refugio en el que protegerse de las inclemencias atmosféricas.

La caseta debe tener al menos 1 metro cuadrado de extensión por animal. Además, dentro de ella se deben colocar juguetes y estímulos para que la cabra no se aburra durante la noche. Dependiendo de la zona en la que resida, bastará con una instalación de madera o se tendrá que requerir a algo más aislante. Recuerda que, por su pequeño tamaño, este bóvido no aguanta demasiado bien las temperaturas bajo cero.

Fuera de la caseta, la cabra deberá contar con un amplio terreno para pastar, correr y ejercitarse. Se recomienda adquirir unos 18 metros cuadrados de parcela de pasto por cada animal. Puede parecer una cifra muy alta, pero estos son los requerimientos ideales para simular al máximo el entorno natural del animal.

Cuida que todos los vegetales dentro de la parcela de la cabra sean aptos para el consumo. De lo contrario, podría intoxicarse.

Colocar una buena valla

Es necesario colocar una valla de 1,2 metros de altura (mínimo) alrededor de la parcela para que la cabra no pueda escapar. Esta tiene que ser especialmente resistente, ya que los ejemplares de esta especie adoran saltar y tirar los obstáculos. Asegúrate de que sea imposible el escape y repara cualquier imperfecto en cuanto lo notes.

Las cabras prefieren la compañía

Las cabras pigmeas son animales típicamente gregarios y más aún la cabra pigmea, cuya facilidad para sociabilizar las hace a su vez dependientes de otros congéneres o personas. Por ello, es preferible comprar al menos un par de ellas, lo que incrementa el espacio requerido y el gasto económico.

Lo ideal es que la pareja esté compuesta por un macho y una hembra, ambos esterilizados si no quieres que tengan descendencia. Por otro lado, también es posible juntar a 2 machos, siempre y cuando hayan sido castrados con anterioridad (con el fin de evitar refriegas en la época reproductiva).

Alimentación variada

Lo más recomendable es proporcionarle a este animal una dieta a base de pasto, heno, grano y todo tipo de vegetales. En el caso de no poder administrarla, los dueños deben informarse sobre piensos especiales que cubran las necesidades alimentarias. También es posible adquirir pasto seco en grandes cantidades, pero lo ideal es que este siempre sea natural.

Es importante asegurarse de que la cabra recibe la cantidad de minerales recomendada mediante la compra de preparados específicos, como la lama de sal. La cantidad de calorías y nutrientes que se debe administrar a cada ejemplar depende de lo siguiente:

  • Nivel de productividad: este término hace referencia a toda actividad biológica que vaya más allá del mantenimiento del organismo. Por ejemplo, una cabra embarazada, una en crecimiento u otra lactante requerirán más energía que un adulto normal.
  • Embarazo: una cabra gestante debe ingerir más pasto de lo normal, sobre todo en las últimas 6 semanas de gestación. De todas formas, algunos profesionales no recomiendan duplicar del todo las dosis (pues podrían derivar en obesidad).
  • Actividad física: las cabras pigmeas requieren más calorías durante el desarrollo y la época de celo. Esto se debe a que, en parte, tienen una mayor actividad física en estas etapas.

Dedicar la atención necesaria

Estos animales son afables y juguetones, por lo que demandan afecto y estimulación. Además, dependiendo de la raza o entorno, requieren una serie de cuidados en cuanto al lavado, el cepillado, el esquilado o el corte de pezuñas. Si no tienes experiencia en estos frentes, lo mejor es que se ocupe un veterinario en las visitas periódicas a la clínica.

Siempre será más adecuado mantener un grupo de cabras (1 macho y 2-3 hembras) antes que a un ejemplar solo. Así requerirán un poco menos de atención afectiva por parte del tutor. 

Requerimientos legales

Dependiendo de la zona, la adquisición de esta mascota puede implicar algún documento o licencia necesaria, como las relacionadas con su transporte. La razón es que a efectos jurídicos siguen siendo considerados animales de ganado, y más en el ámbito municipal. Es probable que directamente esté prohibido tener una cabra enana en tu casa si vives en un piso de la ciudad.

Cabra pastando

Un animal adorable que requiere mucha responsabilidad

La cabra enana es la nueva opción frente a las comunes mascotas. Sin embargo, es importante asegurarse de que se disponen de los recursos financieros y espacio-temporales necesarios para satisfacer su bienestar. Recuerda que estos mamíferos requieren varios metros cuadrados para ejercitarse, una parcela llena de hierba y una caseta aislada de las inclemencias térmicas.

Además de lo citado, debes tener en cuenta que un ejemplar sano puede vivir de 10 a 15 años en cautiverio. Adquirir una cabra enana es una responsabilidad muy grande, así que piénsatelo muy bien si quieres adquirirla.

Te podría interesar...
Las cabras prefieren personas felices
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Las cabras prefieren personas felices

Según un estudio de la Universidad Queen Mary de Londres, las cabras pueden diferenciar varias expresiones humanas. ¡Las cabras prefieren personas ...