La mejor alimentación para las cabras

Estos rumiantes –tienen cuatro estómagos– varían sensiblemente su dieta según el tipo de producción a la que estén destinadas, como son los derivados lácteos o la obtención de carne

Las cabras son mamíferos destinados principalmente a la producción de leche y sus derivados. La alimentación para las cabras es el paso más importante para obtener productos de calidad, adaptados al consumo humano.

La cría de cabras data desde hace siglos atrás y se aplica en varias partes del mundo. Hoy día son muchos los productos lácteos que derivan de ellas como, por ejemplo, el queso, yogurts, leches más ligeras y sanas, entre otros.

Ante la tendencia de la sociedad por crear productos más sanos y orgánicos, la leche de cabra ha alcanzado una gran popularidad. La diferencia entre la leche de vaca y la de cabra es que la segunda es más fácil de digerir; además, es tolerada por las personas alérgicas a la leche de vaca.

La cría de cabras

Las cabras son animales pertenecientes a la familia de los caprinos, considerados rumiantes porque poseen cuatro estómagos. O sea, su alimento transita por diversos procesos de fermentación antes de convertirse en desecho. En su hábitat natural, acostumbran a pastar y comer semillas de cereales como el maíz, y su dieta también incluye frutos de árboles o arbustos.

Estos animales suelen habitar en zonas montañosas, donde parte de su rutina consiste en largos paseos para pastar. Además, son independientes y solitarias; una de sus principales cualidades es que poseen buena memoria a la hora de seguir el camino de regreso.

Animales de alta montaña: cabra

Las cabras son mamíferos de contextura fibrosas, de ahí que su carne no sea tan demandada como la de otros caprinos. Sin embargo, son uno de los mayores productores de leche en su especie: tienen la capacidad de producir tres veces su peso en leche.

Alimentación para las cabras

La mejor alimentación para las cabras es aquella que equilibra los nutrientes necesarios para su desarrollo integral. Esto implica la cobertura de sus necesidades principales como el funcionamiento corporal, digestivo y respiratorio; de igual forma, obtienen soluciones a las necesidades para alcanzar los niveles de producción deseados.

La forma de alimentación para las cabras varía de acuerdo a su crianza, es decir, si son animales para carne o lecheras. En ambos casos, la base del alimento es la misma: pasto, heno y frutas. Sin embargo, las cabras lecheras necesitan además una dosis de cereales.

Los alimentos comerciales refuerzan esa dosis de cereales que necesitan las cabras lecheras. En su mayoría contienen granos y oligoelementos que estimulan la producción de leche. El trigo, la harina de soja y la avena son también alimentos complementarios para beneficiar el crecimiento del animal.

Formas correctas de alimentación

Aunque las cabras están acostumbradas a pastar, cuando se trata de crías es importante vigilar la comida que ingieren. Existen casos de intoxicación, debido a que consumen alimentos dañinos para su organismo; es el caso de arbustos venenosos, hojas de tomate y plantas ornamentales.

Cabra blanca en el prado

La introducción de alimentos complementarios a la dieta de una cabra debe ser paulatina y medida. Hay que recordar que un exceso de cereales puede traer problemas digestivos y de crecimiento; por tanto, hay que controlar la cantidad que ingieren diariamente.

El agua y el heno deben ser la base de la alimentación de las cabras, sobre todo en el caso de las embarazadas, que además reciben de dos a cinco tazas de grano diarios. Los cabritos pueden comer de una a dos tazas de granos diarias, hasta los 14 meses.

Recomendaciones para la cría de cabras

La cría de cabras es una de las actividades más comunes dentro de la ganadería, ya que no requieren de mayores exigencias que las de espacio, cuidados y alimentación. Siempre es importante vigilar su comportamiento, ya que en su afán por conseguir comida pueden devastar la vegetación.

  • Espacio controlado. Es importante que su espacio esté bien delimitado y reforzado. Las cabras son capaces de saltar grandes alturas, así como también trepar y escalar.
  • Un ambiente cálido. El lecho de las cabras debe estar ventilado y tener paja suficiente para proveer calor y comodidad; el grado de humedad también debe ser el adecuado.
  • Cuidado con la comida. Se debe separar el alimento del suelo, para evitar la invasión de insectos. Además, es importante contar con varios recipientes de agua en distintos puntos del establecimiento.
  • Atención especializada. Al igual que otros animales de cría, la cabra requiere chequeos, vacunas y desparasitación.
Te puede gustar