4 especies de roedores que pueden ser mascotas

Estos pequeños animales son más asequibles tanto en coste de mantenimiento como en el tiempo que hay que dedicarles para cuidar de ellos; eso sí, cada ejemplar presenta una personalidad y comportamiento diferentes

Los roedores son pequeños animales mamíferos, simpáticos y expresivos, a la vez que inteligentes. Desde hace unas décadas han empezado a popularizarse porque son fáciles de cuidar y limpiar y no ocupan mucho espacio en casa; por eso te presentamos 4 especies de roedores que pueden ser mascotas.

Características de los roedores que pueden ser mascotas

Los roedores son una clase de mamíferos que se caracterizan por su dentadura: tienen cuatro grandes incisivos, dos en la envía superior y dos en la inferior, que nunca dejan de crecer. Por esto, es necesario que estén royendo continuamente, para desgastarlos y mantenerse sanos.

Hay roedores de muchos tamaños diferentes: los más pequeños del mundo son los jerbos pigmeos, que pesan apenas 3 gramos. Los más grandes, en cambio, son las capibaras, también conocidas como carpinchos: pueden llegar a pesar 35 kilogramos y tener el tamaño aproximado de un perro pastor alemán.

Los roedores que pueden ser mascotas no se van a estos extremos; estos dos ejemplos son animales salvajes que son muy difíciles de cuidar en cautividad. En una consulta veterinaria, los roedores domésticos se tratan como animales exóticos, pero están adaptados a vivir en nuestras casas.

Esta clase de animales son herbívoros, es decir, solo se alimentan de frutas y verduras; en algún caso, como los hámsters o los jerbos, además pueden consumir semillas y frutos secos. Sus alimentos siempre deben estar frescos, lavados y crudos: no pueden consumir aceite, sal, azúcar u otros aditivos.

Si quieres convivir con una de estas especies de roedores que pueden ser mascotas, primero infórmate de cómo prepararte para recibirlo en casa: qué alimentación lleva, qué jaula es la más adecuada y qué juguetes puede disfrutar.

Hámster

Los hámsters, cuya imagen ilustra este artículo, son los roedores que pueden ser mascotas más conocidos. Hay diferentes especies de hámster que varían en tamaño y colores, pero hay varias características propias de esta especie:

Son animales nocturnos. Es decir, tienen sus horas de más actividad durante la noche: si juegas con ellos durante el día probablemente estén de mal humor y de noche roerán, correrán en su rueda y harán ruido. A pesar de ser tan pequeños tienen mucha energía que gastar y la emplean en correr en su rueda.

Salvo alguna especie concreta, son animales muy territoriales y no les gusta compartir su jaula con otros hámsters. Prefieren vivir solos, o se pelearán y se harán mucho daño entre ellos.

Cobaya

Al contrario, las cobayas son animales gregarios que, salvo contadas excepciones, adoran tener compañía de sus iguales. No suelen tener comportamientos territoriales y son capaces de compartir hasta la comida.

Cobaya como mascota

Las cobayas pueden pesar entre uno y tres kilogramos y según su raza, tienen diferentes tipos de pelo; las diferencias entre ellas son mínimas. Las cobayas adoran comer y son muy dormilonas; al contrario que los hámsters, son diurnas y crepusculares.

Las cobayas son animales muy expresivos, que tienen un gran repertorio de sonidos que pueden hacer. También son muy inteligentes y llegan a crear lazos muy importantes con las personas y otros animales con los que conviven.

Jerbo

Los jerbos tienen un tamaño parecido al de los hámsters, pero tienen unas cuantas diferencias que nos permiten identificarlos. La más llamativa son sus grandes y fuertes patas traseras, con las que saltan y corren: si les acondicionas un terrario a modo de jaula debes tener en cuenta que podría saltar y escaparse.

Jerbos como mascota

Además, los jerbos disfrutan excavando y duermen en madrigueras. Debes tener esto en cuenta a la hora de preparar su jaula: debes saciar su instinto de cavar y hacer túneles en los que refugiarse.

Chinchilla

Quizás, de las especies de roedores que pueden ser mascotas, es la más desconocida de esta lista. Las chinchillas tienen un tamaño parecido al de las cobayas, pero pesan menos: las hembras, que son más grandes que los machos, alcanzan los 800 gramos.

Chinchilla como mascota

Solamente hay una especie de chinchilla que sea doméstica, resultado de una selección genética cuidadosa durante generaciones; las chinchillas que viven en libertad no pueden sobrevivir en cautividad y no serán felices siendo mascotas.

Las chinchillas se caracterizan por sus grandes orejas redondas y una corta pelo peluda cola, única en los roedores que pueden ser mascotas. Son animales extremadamente sociales son las personas que conocen, pero tímidas y temerosas de los desconocidos. A pesar de esto, las caricias y los manipulados le agobian y le provocan estrés.

Los roedores son unas excelentes mascotas, si respetamos sus instintos y les facilitamos comida u objetos que puedan roer. Cada especie es única tiene unas características propias, por lo que si quieres adoptar un roedor, primero infórmate de cuáles son para que los dos seáis felices desde el primer día.

Te puede gustar