¿Qué es el aposematismo?

Guillermo Bisbal · 28 enero, 2019
El aposematismo es un mecanismo de defensa extendido entre insectos, reptiles y anfibios que advierte y aleja a otros animales mediante rasgos llamativos a los sentidos; en otras palabras, apariencias de aviso que advierten a los depredadores de que se está en presencia de un animal potencialmente venenoso

El aposematismo se presenta generalmente de manera visual mediante la coloración brillante de los animales. Habitualmente los animales más brillantes son los que poseen glándulas venenosas más letales. Otra manera de aposematismo es a través de la emisión de sonidos, como el aviso sonoro de las serpientes cascabel.

La palabra aposematismo se compone de dos raíces griegas: ‘apo’, que significa lejos o aparte, y ‘sema’, que significa señal. Por lo tanto, aposematismo es todo lo contrario a las técnicas de camuflaje y atracción de ciertas especies.

Cómo funciona el aposematismo en animales

El aposematismo en animales es casi siempre defensivo: advierte a los depredadores que se enfrentarán a un animal peligroso. Para que estas señales de advertencias sean efectivas debe existir un conocimiento previo por parte del atacante de lo que significa la señal visual o sonora que emite la posible presa venenosa. Este conocimiento puede ser instintivo. Es decir, heredado o de reacción de evitación aprendida por una mala experiencia previa.

El aposematismo es un mecanismo de defensa sumamente efectivo, debido a que el animal que cuenta con estas características no necesita desarrollar otro tipo de acción o estrategia. Basta con enseñar las señales de advertencia, sin necesidad de gastar energía alguna. Por esta razón, los animales con aposematismo se ven libres de depredadores, aunque existen excepciones como especies adaptadas que les afectan ciertos tipos de venenos.

Algunos animales no venenosos adoptan la apariencia de animales con aposematismo. Esto es conocido como mimetismo, y es otra clase de mecanismo de defensa.

De esta manera, hacen creer a los depredadores que son animales peligrosos por su brillante color, pero en realidad son inofensivos. Un buen ejemplo de esto son las serpientes coral falsas, que comparten los mismos colores que las verdaderas, pero en un orden diferente.

Serpiente coral falsa

El aposematismo también está presente en algunas plantas, aunque es un fenómeno raro. Algunas plantas que son relativamente tóxicas, y saben mal o tienen espinas, llaman la atención para advertir a los consumidores que no son comestibles.

Algunos animales con aposematismo

Las especies con aposematismo más comunes y conocidas son las avispas y las abejas. Presentan un patrón de anillos de colores amarillos y negros claramente visibles. Anuncian a todo animal que que poseen un aguijón venenoso, el cual no dudan usar cuando se sienten en peligro o su panal es atacado.

Las orugas también se aprovechan de su coloración para no ser consumidas por sus depredadores naturales. Por esta razón, existen una gran variedad de colores y formas en todas las variedades de orugas. Esto lo hacen para avisar la presencia de toxinas que se acumulan en su cuerpo al consumir algunas plantas con sustancias tóxicas o de mal sabor.

Oruga Acharia stimulea.

Las ranas dardo venosas o ranas punta de flecha (Dendrobatidae) son otros de los ejemplos de animales con aposematismo. Estas advierten que son venenosas a través de sus coloraciones llamativas y brillantes. Acumulan sustancias sumamente venenosas en toda su piel. Su hábitat se extiende en toda Centroamérica y Suramérica.

Ranas dardo venenoso: hábitat

Las serpientes de coral son otro ejemplo de animales con aposematismo. Estas son un grupo de serpientes con anillos vistosos de colores y son extremadamente venenosas. Las más conocidas son aquellas que presentan el siguiente orden de anillos: rojo, negro y blanco. Habitan en las regiones tropicales, tanto del Nuevo Mundo, con 73 especies, y del Vejo Mundo, con 16 especies.

Serpiente de coral amazónica

El pez león (Pterois antennata) que habita en los océanos Índico y Pacífico es un animal con aposematismo, debido a que destacan por sus llamativas rayas rojas y blancas, y por su aspecto curioso y amenazador.

Pez león (Pterois antennata)

Las espinas que sobresalen de sus aletas dorsales tienen glándulas venenosas que contienen un poderoso veneno capaz de afectar gravemente a mamíferos grandes.

Mappes, J.; Marples, N. &  J. Endler (2005). “The complex business of survival by aposematism”. Trends in Ecology & Evolution, Vol. 20, N° 11: 598-603.