Abejas: cómo se hace y se recolecta la miel

4 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Los avances en la apicultura van de la mano con el hecho de que las abejas destinadas a esta actividad han sido expuestas a cierto proceso de domesticación

Al pensar en las abejas, casi inmediatamente nos acordamos de la miel. Este exquisito alimento de origen animal forma parte de la alimentación humana desde tiempos muy remotos.

Al día de hoy, la apicultura es una actividad fuerte y productiva, que genera muchos empleos alrededor del mundo. A continuación, veremos cómo las abejas producen la miel y de qué manera los apicultores la recolectan.

¿Cómo producen la miel las abejas?

La facilidad con la que encontramos mieles de diferentes tipos y orígenes en los comercios actuales puede hacernos pensar que resulta simple producir este alimento. No obstante, la elaboración de la miel es un proceso natural, sofisticado y complejo al cual las abejas dedican su vida.

En realidad, toda la estructura de la colmena y el orden social de las abejas están directamente relacionados a la producción de la miel. Gran parte de sus días, estos insectos se dedican a la elaboración de este alimento.

¿Por qué es tan importante la miel para las abejas?

El polen y la miel representan el pilar de la nutrición de las larvas de las abejas. Mientras la miel aporta mayormente glucosa, el polen es la principal fuente de proteínas de las estas larvas.

No obstante, el polen cosechado no resulta digerible para las larvas, por lo cual las abejas necesitan procesarlo antes de alimentarlas. Para ello, almacenan el polen recolectado de las flores en panales, donde agregan sus enzimas salivales para empezar a metabolizarlos.

Recolección de la miel de abeja

A continuación, utilizan la miel y la cera para sellar el panal y evitar la entrada de oxígeno, que podría echar a perder la preparación. Este proceso puede durar varios días y, a su término, el polen ya será digerible para las larvas.

Resumiendo, sin la miel, las abejas no podrían alimentar a sus larvas, por lo que la supervivencia de su especie será inviable. Para nosotros es un delicioso ingrediente; para ellas, un alimento vital.

Paso a paso de la elaboración de la miel por las abejas

En un resumen, este sería el proceso de producción de la miel:

  • Recolección del polen de las flores

La fabricación de la miel depende de la recolección del néctar de las flores. Hay que recordar que el néctar proviene de la parte femenina de las flores, mientras el polen es producido en la porción masculina.

Todo empieza cuando una o algunas obreras salen en búsqueda de polen. Al identificarlo, vuelve a la colmena y, con una especie de baile donde vibra su abdomen, avisan a sus compañeras sobre esta disponibilidad.

A través de esta comunicación corporal, la abeja transmite las coordenadas en las que se encuentran las flores al resto de la colmena. En seguida, las abejas salen en búsqueda del néctar siguiendo estas orientaciones.

Al alcanzar una flor rica en néctar, utilizan su probóscide para recolectarlo. El probóscide es un órgano bucal de estos insectos que se asemeja a una pequeña trompa y sirve para succionar.

Las abejas poseen unos sacos especiales en su abdomen que están conectados con su estómago. Tras succionar el néctar, estas lo almacenan en estos sacos, con los que pueden tanto transportarlos a la colmena como metabolizarlos en caso de que necesiten más energía.

Procesamiento del néctar

  • Procesamiento del néctar

Cuando sus sacos abdominales ya están repletos de néctar, las abejas retornan a la colmena para depositarlos en los panales. También depositan ahí unas enzimas digestivas especiales, que son las que posibilitan la transformación del néctar en la miel.

Después, proceden a deshidratar el néctar produciendo movimientos enérgicos y sostenidos con sus alas, que conllevan la evaporación del agua. Con el néctar ya deshidratado, agregan la cera que producen en sus glándulas ceríferas para sellar los panales.

Con el tiempo, el néctar reacciona con las enzimas especiales depositadas por las abejas, lo que da origen a la miel. Este sería el paso final del proceso.

¿Cómo se recolecta la miel producida por las abejas?

La apicultura es la actividad que se dedica no solo a la recolección de la miel, sino también a la crianza y mantenimiento de abejas específicas para esta función. El desarrollo y los avances de la apicultura están relacionados con cierto proceso de domesticación al que han sido expuestas las abejas.

Es decir, la explotación de la miel ha impuesto cambios en su estilo de vida y comportamiento. Por ello, las que encontramos en los campos productivos de miel no son salvajes, sino que ya se han habituado de alguna manera a la convivencia con los seres humanos.

La cosecha de la miel continúa siendo una actividad manual y bastante artesanal, aunque ya existan herramientas más modernas para facilitar el trabajo. Este oficio requiere experiencia, cuidado y ciertos conocimientos técnicos para saber recolectar la miel madura –en su estado óptimo– y tratar correctamente con las abejas.