La estructura social de las abejas

Yamila 19 noviembre, 2017

Las abejas evolucionaron de las avispas y son muy organizadas: cada una tiene una tarea específica que cumplen sin miramientos. Además, la estructura social de las abejas está muy bien determinada; y sobre ella te informamos en el siguiente artículo.

¿Cómo es la estructura social de las abejas?

No hay dudas de que a nivel de comunidad es una especie muy desarrollada, con una colonia compuesta por tres grupos: la reina, los zánganos y las obreras. Para que una colmena sea considerada ‘normal’ al menos tienen que vivir 15 000 individuos, y es que las más vigorosas pueden contar con más de 50 000 ejemplares.

Una de las principales características de las abejas es que son seres eusociales. Esto quiere decir que viven en sociedad, la cual está dividida en castas, si bien existen algunas especies solitarias que no producen miel y sólo recolectan para su consumo propio.

Abeja sobre una flor
Fuente: ckmck

De vuelta a la estructura social de las abejas, estas construyen sus nidos con ‘celdillas’ de igual tamaño y espacio para almacenar el polen y la jalea real, así como para resguardar a las larvas.

La estructura social de las abejas y las castas

Dentro de una colonia estos insectos tienen tres castas y se rigen por el sistema del matriarcado. Así, la cabeza de familia es una hembra, la madre de todos los individuos que habitan la colmena.

1. Reina

Es ‘el alma’ de la comunidad, pues sin ella esta no puede seguir existiendo. Sólo hay una por cada colonia, y es la encargada de poner los huevos y decidir cuáles serán hembras (obreras) y machos (zánganos).

Si una abeja reina muere alguna de las hembras de la colmena puede desarrollar un aparato reproductor, con el fin de poner huevos gracias a la cópula con los machos. Sin embargo, todos los individuos que nazcan de ella serán zánganos. Por lo tanto, la ‘familia’ irá decayendo a medida que las obreras vayan muriendo.

La reina no es criada en la típica celda del panal sino que se le construye una especial y más grande. Se alimenta de jalea real, tiene una esperanza de vida de tres años y libera feromonas para regular todas las actividades de la colonia. 

2. Zánganos

Su única opción es fecundar a la reina para que la colmena pueda continuar existiendo. La reina decide cuantos machos habrá en la colonia, con una cantidad que oscila entre los 200 y los 800 ejemplares.

La puesta de huevos fecundados se produce al comienzo de la primavera y el verano en lo que se conoce como vuelo nupcial, que puede durar hasta cinco días. Así, durante los meses fríos no nacen nuevos zánganos y estos cobran vida a los 24 días a partir de huevos sin fecundar, motivo por el que tienen la mitad de cromosomas que las hembras.

Abejas
Fuente: Vladimir Guerrero

Las características físicas de los zánganos son ojos grandes, mayor tamaño que las obreras, abdomen largo y robusto; y lengua corta porque no necesitan buscar néctar al ser alimentados por las obreras. En cuanto a su capacidad de reproducción, cabe señalar que son fértiles durante 38 días.

3. Obreras

Las obreras (todas hembras) son el grupo más numeroso dentro de la estructura social de las abejas. Sus aparatos reproductores están atrofiados –no son fértiles– y tardan 21 días en nacer una vez que la reina fecunda los huevos. Su vida se limita a unos 65 días en los meses cálidos y a 120 días en los fríos.

Morfológicamente son de un tamaño inferior al de la reina y al de los zánganos; tienen una lengua muy desarrollada para obtener el néctar y almacenarlo en un buche especial, así como una grado de visión que les permite localizar flores a la distancia. Además, en las patas posteriores cuentan con una especie de ‘pelos’ donde acumulan granos de polen.

En cuanto a su labor, las abejas obreras tienen variopintas funciones según si son jóvenes –hasta 21 días– o adultas, cuando ya pueden salir de la colmena:

  • Limpiadoras: mantienen la higiene de los panales de cera y la colmena en general.
  • Nodrizas: alimentan a las larvas con jalea real.
  • Cereras: construyen nuevas celdas de cera.
  • Almacenadoras: distribuyen el alimento en las diferentes celdas.
  • Guardianas: cuidan la entrada de la colmena y evitan que ingresen abejas de otras colonias.
  • Ventiladoras: generan una corriente de aire para deshidratar el néctar.
  • Pecoreadoras: recolectan el néctar, el agua, el propóleo y el polen para luego producir miel.

Fuente de las imágenes: Eric Tourneret, ckmck y Vladimir Guerrero

Te puede gustar