¿Qué son los animales ovíparos?

Los animales ovíparos son aquellos cuyas crías nacen de huevos. Estos son las aves, casi todos los insectos, peces, reptiles y anfibios; y dos mamíferos, concretamente la equidna y ornitorrinco. En el siguiente artículo te contamos más sobre la oviparidad.

Animales ovíparos: qué saber

A diferencia de los vivíparos, aquellos que albergan a la cría en su vientre durante cierto período, los animales ovíparos ponen huevos y allí es donde se desarrolla la nueva generación. La fecundación puede ocurrir tanto dentro –por ejemplo las gallinas– como fuera –las ranas– del cuerpo de la hembra.

Fuente: Fir0002

En todos los casos el desarrollo de las crías se produce fuera de la madre. Esta forma de reproducción mejora en muchos casos la tasa de supervivencia, ya que la estructura del huevo evita la desecación en regiones cálidas o que se rompan por estar en contacto directo con el agua.

Además, existe un grupo de animales ‘híbridos’, por llamarlos de alguna manera, entre los ovíparos y vivíparos: los ovovivíparos. En este caso los huevos permanecen en el cuerpo de la hembra hasta que se desarrolla, y luego nace como si fuese el parto de un mamífero. Esto sucede con ciertas especies de tiburones.

Cuidado de los huevos en animales ovíparos

Si bien estos seres tienen en común la puesta no todos se encargan de los huevos de la misma manera. Por ejemplo, las aves construyen los nidos en las ramas de los árboles, entre rocas o en el suelo; y luego pasan varios días o semanas empollando (a veces las hembras otras los machos).

Por su parte, las tortugas hacen un pozo grande en la arena y allí entierran sus huevos. Los tapan bien, para luego marcharse y dejar que las crías nazcan solas cuando estén bien desarrolladas.

Además, los anfibios y los peces ponen los huevos en el agua, ya sea en las orillas, entre las rocas o en arrecifes; y también los ‘abandonan’ para que crezcan y salgan de esa capa gelatinosa que los protegió durante cierto tiempo.

Ejemplos de animales ovíparos

Ya hemos hablado de varios animales ovíparos pero, por supuesto, aún hay más. Destacamos los siguientes:

Cocodrilo en el rio

1. Cocodrilo

Este gran reptil deposita cúmulos de huevos tras hacer un boquete en la arena, y también puede formar nidos con la vegetación. La temperatura de la incubación será decisiva en el resultado de que las crías sean hembras o machos.

2. Hormiga

Estos animales de sangre fría ovíparos son realmente fascinantes. Si el huevo es fertilizado nace una hembra y, de lo contrario, nace un macho. Las crías son larvas que son alimentadas y cuidadas por las hormigas obreras.

3. Gorrión

Además de formar parejas monógamas durante la estación de reproducción, los gorriones construyen sus nidos en la primavera, para lo que emplean plumas, hojas secas y restos de papel. Ponen entre cuatro y cinco huevos por vez y, en la misma temporada, puede haber hasta cuatro puestas y hasta 20 pichones en total. La pareja se encarga de incubar turnándose durante 10 días hasta que nacen.

4. Abeja

Es otro de los animales ovíparos que vive en nidos o cuevas. El sistema de hembras o machos es igual que en el de las hormigas, fertilizados en el primer caso y no fertilizados en el segundo. Tras el apareamiento la madre almacena el esperma y así controla cuántos huevos fecundará.

Cada huevo puede ser depositado en una celdilla previamente aprovisionada con polen y néctar, o bien en un espacio ‘compartido’ con otras hembras. Todas se encargan de alimentar a las crías sin importarles si pertenecen a otra hembra.

5. Cigueña blanca

Se reproducen en zonas agrícolas cerca de humedales o pantanos, y los nidos (que pueden durar varias temporadas) se construyen con palos y ramas en lo más alto de los árboles, o en cualquier superficie artificial elevada. La pareja de cigueñas tiene una puesta por año, con un periodo de incubación de un mes, y de la cual nacen cuatro polluelos

Fuente de la imagen principal: Carlos Delgado

Te puede gustar