¿Por qué mi conejo muerde la jaula?

Todo el que haya convivido con él sabe que el conejo muerde la jaula en cuanto tiene motivos. Aquí puedes conocer estos desencadenantes para corregir la conducta.
¿Por qué mi conejo muerde la jaula?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 03 septiembre, 2021.

Última actualización: 03 septiembre, 2021

Tú sabes que no va a conseguir roer ese barrote hasta partirlo y probablemente él también. Entonces, ¿por qué tu conejo muerde la jaula? El ruido puede ser incesante e incluso a veces también araña los barrotes, algo que puede convertirse en un acto muy molesto para el tutor.

Para que este comportamiento no os desquicie a ninguno de los dos (ni dañe la salud dental del animal), en este artículo encontrarás las principales razones por las que tu conejo querría morder la jaula. Para corregirlo, es indispensable poder situar su origen.

Para llamar la atención

Los conejos son animales gregarios que demandarán tu atención diariamente. Si pasas cerca de su jaula y quiere salir a saludarte o acompañarte, tu mascota morderá los barrotes para que le hagas caso.

También es posible que esté llamando tu atención porque alguna de sus necesidades no esté cubierta. Asegúrate de que el conejo siempre tenga heno disponible y agua fresca para beber.

Una niña educando a un conejo.

EL conejo muerde la jaula por nervios

Los conejos, sobre todo al atardecer y anochecer, son animales activos que deben descargar la energía que han acumulado durmiendo durante el día. Si cuando llega ese momento no tiene forma de ejercitarse o entretenerse, el conejo muerde la jaula por su propia actividad nerviosa.

Por aburrimiento

Estos lagomorfos son animales inteligentes, acostumbrados a un trato social con sus congéneres y a estar entretenidos durante toda su vigilia, normalmente buscando comida. Si el enriquecimiento ambiental que tiene en su jaula no es suficiente, el conejo morderá los barrotes como forma de entretenimiento.

Por estrés

En una casa puede haber muchos estresores para un conejo: poco espacio, falta de enriquecimiento, ruidos fuertes, dolor, presencia de depredadores (como perros) o incluso una mala alimentación. El simple acto de roer y masticar les ayuda a aliviar la tensión, y lo que suelen tener más a mano estos animales en el hogar son los barrotes de su jaula.

Porque quiere salir

Los conejos necesitan hacer ejercicio: un animal que vive moviéndose todo el día en busca de comida no puede estar encerrado las 24 horas en una jaula. Además, es probable que ésta no sea un refugio decente para ellos e intenten encontrar otro sitio para descansar y resguardarse.

Por ser parte de su comportamiento

Mordisquear y roer es una parte esencial del comportamiento natural del conejo. Su molares e incisivos son de crecimiento continuo, por lo que deben desgastarlos a lo largo de toda su vida. Aunque el animal tenga una vida feliz y plena, no se puede eliminar este instinto, solo redirigirlo hacia objetos seguros, como juguetes.

El crecimiento dental de los conejos es constante, por eso se llevan casi todo lo que pueden a la boca.

¿Cuánto espacio necesita mi conejo?

Lo ideal es que el conejo no tenga jaula y viva suelto por la casa, siempre y cuando el lugar esté habilitado para ello y no hayan depredadores dentro del hogar o en sus inmediaciones. Si además se le puede proporcionar un espacio al aire libre y seguro al animal, podrá adaptarse perfectamente a la vida con humanos.

No obstante, y especialmente si llegan a casa de gazapos, dejar a los conejos sueltos sin supervisión y sin asegurar el espacio puede dar lugar a desastre. Para ello, lo mejor será sacarlos diariamente de su jaula a un recinto preparado y progresivamente ir alargando sus salidas a medida que aprenden sus límites y se van adaptando al hogar.

¿Por qué mi conejo muerde la jaula de madera?

En conejos que viven en jaulas de madera es habitual ver cómo la acaban destruyendo e incluso tratando de comérsela. Esto puede deberse a muchas razones, desde la falta de vitaminas hasta la llegada de la pubertad de un gazapo.

La única forma de prevenirlo es tener la jaula en condiciones higiénicas adecuadas, proveer heno suficiente y agua fresca y enriquecimiento en un entorno seguro y tranquilo. Si el problema persiste, una visita al veterinario podrá descartar posibles déficits nutricionales y otras enfermedades en el conejo conflictivo.

¿Cómo evitar que mi conejo muerda la jaula?

Como se decía más arriba, este es un instinto muy básico y ligado a la salud dental y digestiva del conejo, por lo que no se debe suprimir. Algunos consejos para que no sea un problema son los siguientes:

  • Si el conejo aún necesita una jaula, procura que sea lo suficientemente amplia para que quepa un lugar de alimentación, una caja de arena para sus necesidades, un refugio y espacio extra para que se pueda mover, girarse y ponerse de pie.
  • Cuida su alimentación: los sobrecrecimientos dentales y otros problemas bucales de los conejos, además de ser una amenaza para su vida y muy difíciles de controlar, harán que el animal muerda la jaula por el malestar. Esto se previene con un heno de calidad y pienso especializado, así como una ración diaria de hoja fresca.
  • Proporciona suficiente entretenimiento: si le enseñas al conejo que lo que debe roer son los juguetes preparados para ello, tanto él como tú saldréis ganando. Además, así previenes trastornos del comportamiento y mentales en la mascota.
  • Limpia su espacio a diario: los lagomorfos son animales muy limpios y se sienten incómodos si su zona de descanso está sucia.

Por último, préstale atención a tu mascota. Los conejos son autores de las mejores anécdotas, especialmente cuando son felices y saltan por toda la casa. Como con cualquier animal exótico, es posible que al principio su comportamiento sea algo indescifrable, pero con el tiempo seréis mejores amigos si trabajas la relación con tu conejo.

Te podría interesar...
Cuidados para conejos recién nacidos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Cuidados para conejos recién nacidos

¿Quieres saber cómo cuidar conejos recién nacidos? Estos pequeños requieren de mucha atención y aquí descubrirás cómo darles la mejor.



  • Fernández-Cid, J. V. G. (2011). Patologia de lamomorfos y roedores. Revista Complutense de Ciencias Veterinarias5(2), 63.
  • Ruiz, M. Guía básica del cuidado del conejo.
  • Capello, V., & Gracis, M. (2005). Rabbit and rodent dentistry. Lake Worth: Zoological Education Network.
  • Bourne, D. (2012). Hay for a healthy rabbit: the importance of appropriate feed. The Veterinary Nurse3(3), 154-162.