Mono capuchino: características, comportamiento y hábitat

Eugenio Fernández · 2 diciembre, 2017

Cuando hablamos de primates, sin lugar a dudas uno de los más conocidos es el mono capuchino. Este mono del nuevo mundo vive en Sudamérica y es un primate muy especial, del que existen diversas especies, todas ellas integradas en una familia de primates conocida como cébidos.

Características del mono capuchino

Estos monos son pequeños, pues miden alrededor de 45 centímetros de largo. Suelen presentar crestas o mechones de colores oscuros en la frente, muy relacionados con la dominancia en el grupo.

Además, todas las especies de mono capuchino tienen la cola prensil. Esto quiere decir que pueden utilizar la cola como una quinta extremidad, y es que tienen incluso la misma sensibilidad que en sus manos.

Los monos capuchinos son primates muy sociables y viven en manadas. En cuanto a la alimentación, estos consumen frutos, hojas tiernas y pequeños animales, como pájaros o insectos. Existen múltiples especies, si bien las más conocidas son las siguientes:

  • El más conocido es el capuchino de cabeza dura, el primate más extendido en el Neotrópico tras el ser humano. Posee un pelaje castaño con pelo erecto en la frente de color negro.
  • El mono capuchino de Azara es similar al anterior, pero dispone de un pelaje más largo.
  • El capuchino cariblanco es otro de los más conocidos, caracterizado por un pelaje blanco y negro, que en la cabeza recuerda al de los monjes capuchinos.

Todas las especies de mono capuchino tienen la cola prensil. Esto quiere decir que pueden utilizar la cola como una quinta extremidad, y es que tienen incluso la misma sensibilidad que en sus manos.

Mono capuchino en una rama

Comportamiento

Esta especie de primate tiene la fama de ser el mono de tamaño medio más inteligente, solo superado por los grandes simios. Esto se debe, principalmente, a que son uno de los mejores ejemplos del uso de herramientas en animales.

Así, los monos capuchinos utilizan rocas y piedras para abrir nueces, y enseñan a su descendencia como hacerlo. También pueden usar otras herramientas y, de hecho, existen indicios arqueológicos de que llevan miles de años realizando esta práctica. Esto hace que las herramientas animales más antiguas fuera de África pertenezcan a esta especie.

Uno de los comportamientos más curiosos de los monos capuchinos es el que realizan con las cebollas. Este tipo de hortalizas tienen componentes antiparasitarios, que permiten al mono capuchino repeler a los mosquitos y otros insectos. Los grupos de monos capuchinos convocan reuniones conocidas como baños de cebolla, en los cuales se frotan unos a otros con este bulbo.

Este fenómeno no solo permite al mono capuchino evitar a los mosquitos, sino que también tiene una función social similar al acicalamiento. Los monos participantes estrechan lazos y ayudan a otros a llegar a zonas donde no pueden solos, además de ponerse muy contentos y emitir vocalizaciones.

Los grupos de monos capuchino realizan reuniones conocidas como baños de cebolla, en los cuales los cuales se frotan unos a otros con este bulbo.

Hábitat

Todos los monos capuchinos viven en el norte de Sudamérica y en América Central. Todos ellos son primates arbóreos, es decir, que viven en las selvas tropicales que afloran en estas latitudes. 

La mayoría de especies de mono capuchino no se encuentran en peligro de extinción y son abundantes. Únicamente existen algunas especies muy amenazadas, como el capuchino de pecho amarillo o el capuchino rubio.

Pero las especies más abundantes también se encuentran bajo amenaza. Por desgracia su expresividad y carisma les ha convertido, junto al mono tití, en una de las especies más afectadas por el tráfico ilegal de mascotas. En este sentido, cabe reseñar que no se puede tener un mono como mascota.

Esto también ha hecho que sean víctimas de la industria del cine. Las crías de mono capuchino son apartadas de sus madres para ser entrenadas y ejercer como actores, y acaban apareciendo en películas muy conocidas. Por suerte, actualmente se pueden reproducir mediante efectos especiales, pero hay muchas producciones que siguen usando a estos animales.

El mono capuchino sigue poblando la selva más grande del mundo, pero la deforestación y su carisma están haciendo peligrar el futuro de la especie y de su ecosistema, que es el gran pulmón del planeta.