Unos monos adoptan a una cría herida de otro grupo

30 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el veterinario Eugenio Fernández Suárez
Los monos adoptan animales de otros grupos, lo que abre las puertas a su rehabilitación

Aunque los virales de internet parecen ilustrarnos que los monos adoptan a otros animales con frecuencia, lo cierto es que no es nada común. Por ello, lo que ha ocurrido en las montañas del Atlas en Marruecos es digno de señalar.

Y es que es la primera vez que se observa cómo unos monos adoptan a un juvenil de otro grupo que encontraron herido, lo que algunos ven como una oportunidad para la rehabilitación del mamífero más traficado en Europa.

Unos monos adoptan a un macaco herido extraño

Así, Liz Campbell y sus compañeros de la Universidad de Oxford han conseguido observar esta conducta en el Parque Nacional de Ifrane, en las montañas del Atlas, uno de los últimos refugios para el macaco de Gibraltar, el único miembro del género Macaca que puede ser encontrado fuera de Asia.

Así comienza la historia de Pipo, un joven macho de macaco de Gibraltar de tres años que fue herido en un accidente de tráfico, algo por desgracia común en Ifrane, debido al turismo irresponsable que fomenta que estos animales sean alimentados por la gente.

Pareja de macacos

Tras el accidente, Pipo llevaba más de dos días solo, vagando herido y chillando. El accidente había sido aparatoso y había hecho huir al resto del grupo, porque no fueron capaces de reunirse con Pipo.

Pero la suerte de este pequeño mono cambió cuando se encontró con otro grupo de macacos de Berbería. A diferencia de otras especies donde las crías extrañas pueden ser incluso perseguidas y atacadas, estos monos adoptan a Pipo durante cuatro meses, en los que sería acicalado por los miembros de este grupo.

Posibilidades para la rehabilitación de primates

Aunque esta conducta había sido vista en otros casos, nunca se había producido en un animal de varios años de edad, lo que para los investigadores es especialmente interesante a la hora de plantearse rehabilitar a estos primates.

El macaco de Berbería es el mamífero más traficado de Europa y cada año aparecen decenas de ejemplares en el continente. Se cree que la mayoría son capturados en su hábitat, tanto para ser mascotas como para los selfies con macacos, por lo que detener a los furtivos podría permitir que algunos ejemplares pudieran ser reintroducidos en la naturaleza.

Monos adoptan a una cría

Normalmente, los monos adoptan animales que pertenecen a familiares cercanos dentro de su grupo, pero la adopción de un animal externo al grupo es también especialmente llamativa. Tanto en cautividad como en libertad, estos animales necesitan vivir en grupos, por lo que parece que esta posibilidad podría existir en ambos casos.

De hecho, la adopción es un recurso común en centros de rescate de primates como AAP Primadomus, donde se rescatan macacos de una edad similar a la de Pipo, así que no es algo nuevo en cautividad y permite unir a animales jóvenes con grupos de mayor tamaño.

Localizado en España, puerta al tráfico ilegal de animales en Europa, este centro es un ejemplo de cómo estos primates recurren a estas conductas a pesar del maltrato al que el ser humano les ha sometido en cautiverio.