Macaco de Gibraltar: características, comportamiento y hábitat

Eugenio Fernández · 19 enero, 2018
Se trata de un primate que reside en Asia, África y España, y es muy peligroso por su carácter si se siente amenazado y por la enfermedad mortal que puede contagiarnos, el herpesvirus B; destaca por ser una especie muy adaptada a diferentes alturas y temperaturas, desde bajo cero a más de 40ºC

El macaco de Gibraltar o de Berbería es una especie perteneciente al género Macaca. Se trata del segundo género de primates cuyos hábitats ocupan un mayor espacio geográfico, todo un ejemplo de éxito biológico; y es que la mayor parte de los hábitats de los macacos se localizan en Asia.

Ahora bien, el macaco de Berbería reside en África y Gibraltar, y es la excepción dentro de los macacos. El nombre científico de la especie, Macaca sylvanus, hace referencia a la relación que mantiene este animal con los bosques del norte de África.

Características del macaco de Gibraltar

Este macaco es un mono de tamaño medio, el cual carece de cola y posee un espeso pelaje de color canela que le permite soportar temperaturas frías. Al igual que la mayoría de primates, posee uñas y pulgar oponible, además de rostro reconocible para otros miembros del grupo.

Como otros muchos primates, los macacos de Gibraltar son omnívoros, si bien un inmenso porcentaje de su dieta es vegetal; constituida por hojas, hierbas y otras partes de las plantas; también fruta, semillas o incluso setas, invertebrados y pequeños reptiles.

Su alimentación varía durante el año, sobre todo cuando la fruta escasea. En poblaciones en semilibertad y cautividad se les ha visto, incluso, cazando ardillas o pájaros. Bajo cuidados humanos, normalmente la dieta consiste en verdura variada con algo de fruta, además de legumbres, tenebrios o algo de carne durante el invierno.

Comportamiento del macaco de Gibraltar

El macaco de Gibraltar es un animal diurno, que vive en grupos que alcanzan los 1o0 individuos, si bien normalmente son de 10 a 30 animales. Es una de las especies donde mandan las hembras: su estructura social es matriarcal.

Primates: comportamiento del macaco de Gibraltar

Los machos participan activamente en el cuidado de las crías, y pasan largas horas jugando y acicalando a los animales más jóvenes.

De hecho, los machos encuentran un gran entretenimiento en cuidar a las crías, y pueden llegar a abrazarse varios de ellos alrededor una que no tiene por qué ser suya. Se cree que esto es debido a que las hembras han seleccionado durante siglos a los machos que son mejores padres.

Los macacos se comunican a través de gestos faciales y sonidos; es importante señalar que macacos y humanos compartimos el uso de la expresividad facial, pero nuestras expresiones son muy distintas a las de estos animales.

Cuando un macaco de Gibraltar parece que lanza un beso o sonríe –es decir, cuando enseñan todos los dientes– quiere decir que les molesta. Muchos de estos comportamientos son amenazas previas para recomendarnos de forma amistosa que les dejemos en paz, antes de proceder a atacarnos.

Esto ocurre con otros primates, así que es importante que no les imitemos en caso de estar en un zoológico, santuario o en su hábitat natural, pues será el equivalente a provocarles. De hecho, los monos son unos de los animales que más muerden a las personas.

Hábitat del macaco de Gibraltar

Todos los macacos viven en Asia, menos el macaco de Gibraltar. Hace bastante tiempo vivió en muchas zonas de Europa, pero actualmente solo se encuentra en España, y en zonas montañosas y boscosas de Marruecos y Argelia.

Primates: hábitat del macaco de Gibraltar

Su gran bastión son los bosques de cedro que salpican el Atlas, además de la pequeña población de Gibraltar; son uno de los primates mejor adaptados a un amplio rango de temperaturas, pues pueden vivir a más de 2 000 metros de altura, por lo que pueden soportar en invierno temperaturas bajo cero, o bajo el sol abrasador de África, a más de 40ºC.

Las amenazas del macaco de Gibraltar son la destrucción del hábitat y su explotación como mascotas. No se puede tener un mono como mascota, pero aún así muchos son atrapados ilegalmente en su hábitat para ser enviados a Europa; de hecho, España es uno de los países más responsables del tráfico de macacos de Gibraltar.

El macaco de Gibraltar es además muy peligroso: incuba enfermedades mortales para el ser humano que no le afectan, como el herpesvirus B; además, tiene una gran fuerza y unos colmillos enormes que no dudará en usar si se siente amenazado. Por tanto, donde mejor está un macaco de Gibraltar es en su hábitat natural.