La mantarraya rosa de la Gran Barrera de Coral

11 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
La única mantarraya rosa conocida en el mundo, fue vista por primera vez en el año 2015. Esta belleza, apodada “el inspector Clouseau”, ha sido vista menos de 10 veces desde entonces.

Hace pocos días, se ha vuelto a ver la única mantarraya rosa conocida. Las imágenes las captó Kristian Laine, un fotógrafo que buceaba en aguas cercanas a la isla Lady Elliot, el cayo coralino más austral de la Gran Barrera de Coral, Australia.

En muy poco tiempo, las fotografías se han vuelto virales en las redes sociales y más de uno ha vuelto a revivir su curiosidad por la mantarraya que fue vista por primera vez en el año 2015.

La famosa mantarraya pertenece a la especie Mobula alfredi, de la familia Mobulidae. Está reconocida como la segunda especie de mantarrayas de mayor tamaño en el mundo.

Este animal recibió el apodo de “el inspector Clouseau”, que hace referencia al famoso personaje de la serie de la Pantera Rosa.

¿Qué explica la coloración de la mantarraya rosa?

Los pigmentos carotenoides son responsables de muchos de los colores rojo, naranja y amarillo en el mundo natural y, al menos para la mayoría de los animales, estas moléculas deben adquirirse por ingesta.

Al principio, se creyó que el color de la mantarraya rosa era el resultado de la dieta, similar a cómo los flamencos rosados obtienen su color al comer pequeños crustáceos.

Flamencos: características, hábitat y alimentación.

Los carotenoides, contenidos en camarones y almejas, son los responsables de la coloración de sus plumas.

El nuevo patrón de la mantarraya rosa es negro y rosa

Vale decir, que las mantarrayas de arrecife generalmente vienen en tres patrones de color: todo negro, todo blanco o blanco y negro. Este último, que es el más común, presenta un patrón llamado sombreado, en el que el pez tiene la espalda negra y el vientre blanco.

De tal modo, cuando se las ve desde arriba, sus espaldas oscuras se mezclan con el agua más oscura debajo, y cuando se ven desde abajo, sus vientres claros se mezclan con la superficie iluminada por el sol. Así, que es la configuración más ventajosa al ofrecer protección contra los depredadores, como los tiburones.

Mantarraya rosa nadando en el mar.
Fuente: National Geographic – Kristian Laine.

¿Por qué importa la coloración de los animales?

En general, la coloración juega un papel importante en varios aspectos de la vida animal. Tal como ya comentábamos, puede mejorar la protección visual contra depredadores.

Al mismo tiempo, en muchas especies, la coloración puede proporcionar información valiosa sobre el reconocimiento del sexo, el estado físico o la madurez o disponibilidad para la reproducción. Por esta razón, la selección natural suele eliminar cualquier aberración que ocurra.

Sin embargo, hay varios ejemplos de que un individuo –o incluso poblaciones enteras– se caracterizan por tener una coloración aberrante, como la mantarraya rosa. Gracias a ella, pueden sobrevivir y reproducirse.

Entonces la coloración de la mantarraya rosa ¿es aberrante?

Sí, es una de las diversas aberraciones de color que se han descrito en el reino animal. Aunque la nomenclatura sobre ellas no es consensual, se han reportado más de una docena, incluyendo el albinismo, melanismo, leucismo y el eritrismo. Indudablemente, esta última es una de las aberraciones más raras.

En concreto, el eritrismo se define como una condición de coloración en animales con producción y depósito excesivos de pigmentos rojos y naranjas (eritróforos) con varios tonos y grados de intensidad.

¿Les proporciona a los animales alguna ventaja esta aberración?

Los más comunes, los individuos melanísticos con coloración enteramente negra, disfrutan de una ventaja térmica debido a sus capacidades termorreguladoras superiores que ofrece el color oscuro del cuerpo. Por otro lado, también sufren una mayor presión de depredación.

Los casos de albinismo y leucismo, sin coloración, también son anomalías de color comunes. Sin embargo, poseen una tasa de supervivencia de los individuos en la naturaleza probablemente baja.

No hay datos sobre los beneficios en los mecanismos selectivos o la termorregulación del eritrismo. En experimentos con salamandras (Plethodon cinereus) se demostró que las aves evitan selectivamente atacar a individuos eritríticos que normalmente son de color.

Mantarraya rosa en su hábitat natural.
Fuente: National Geographic – Kristian Laine.

¿A qué se debe este tipo de coloración?

Hasta ahora, tres clases de cromatóforos tienen impacto sobre la coloración de seres marinos:

  • Melanóforos (células de pigmento marrón a negro)
  • Xantóforos (células de pigmento amarillo y rojo)
  • Iridióforos (producen la piel brillante iridiscente y reflectante)

Comúnmente, las coloraciones aberrantes suelen ser el resultado de mutaciones genéticas, que afectan el desarrollo, la distribución de cromatóforos o la producción de pigmentos.

Sin embargo, la identificación de genes importantes para el transporte, depósito y procesamiento de carotenoides (coloración roja) ha sido difícil, en contraste con los genes bien caracterizados involucrados en las vías de melanogénesis (coloración negra).

En cualquier caso, hasta ahora se ha subestimado una evolución adaptativa de las aberraciones de color en los seres marinos. El estudio del fenómeno de coloración roja necesita mayor investigación.

*Imagen de portada cortesía de: Kristian Laine.

  • Augliere. (2020). How did this rare pink manta get its color? National Geographic. https://www.nationalgeographic.com/animals/2020/02/pink-manta-ray-australia-rare/
  • Esatbeyoglu, T., & Rimbach, G. (2017). Canthaxanthin: From molecule to function. Molecular nutrition & food research61(6), 1600469.
  • Fox, D.L. (1979). Pigment transactions between animals and plants. Biological Reviews, 54(3), 237-268. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/j.1469-185X.1979.tb01012.x
  • Needham, A. E. (2012). The significance of zoochromes (Vol. 3). Springer Science & Business Media.
  • Tilley, S. G., Lundrigan, B. L., & Brower, L. P. (1982). Erythrism and mimicry in the salamander Plethodon cinereus. Herpetologica, 409-417.