Pantera: características, comportamiento y hábitat

Virginia Duque Mirón · 7 noviembre, 2017

La pantera es, como poco, uno de los animales más intrigantes y elegantes que existen. Su pelaje brillante y su mirada profunda siempre han despertado en nosotros la curiosidad por saber más de este hermoso ser. ¿Quieres quedarte con nosotros para descubrirla?

Conozcamos a la pantera

Con el término “Pantera” no hablamos de un animal en particular, sino de un conjunto de felinos. No obstante, en América se decidió llamar así a leopardos y jaguares, que tenían peculiaridades en su pelo. A día de hoy, existen dos variedades: la negra y la blanca. Ambas con características similares, pero con la diferencia del color de su pelo.

Características físicas

La pantera mide entre 1,20 y 1,80 de largo, incluyendo su cola, y como 1.20 también de alta. Su cabeza tiene una forma especial, pues no es muy grande, pero tiene unas orejas puntiagudas que resaltan mucho, así como unos ojos enormes y una mandíbula con dientes capaces de despedazar a un elefante.

Pantera en la selva

Al parecer, es el único felino que no tiene ni una mancha en su piel. De hecho, tiene melanismo, un exceso de la melanina que hace que su piel esté manchada por completo. Por eso su pelo es totalmente negro. Así que, en realidad, podría ser un jaguar o un leopardo.

Hábitat

Por norma general, la pantera vive en selvas tropicales en América. Aunque también es apta para vivir en la montaña, no lo hace, pues ese es territorio del puma. Intentar asaltarlo la sumergiría en una pelea que posiblemente no ganaría. Como forma de conservar la paz entre ambas especies, cada uno permanece en su lugar.

Comportamiento

Es diferente al resto de los felinos, por lo que su comportamiento también lo es. Por ejemplo, tiene la capacidad de rugir, algo que, por ejemplo, el gato montés, el lince y el puma no pueden hacer. Es tan sigilosa que se la conoce como “el fantasma de la selva”.

Es solitaria y no pasa mucho tiempo con otras panteras, a no ser que sea su hembra y sus crías. No cazan en manada, sino que cada una va por libre, y entre ellas se comunican para mantener su hogar durante largo tiempo.

Son grandes escaladoras. Suben a los árboles con una facilidad increíble. Desde que son bebés aprenden a escalar para más tarde usarlo como método de escape ante un posible ataque.

¿Sabías que existen las panteras blancas?

Aunque cuando escuchamos el nombre pantera se nos viene a la mente la negra, también existen las panteras blancas. Esta no es más que un leopardo o un puma de color blanco.

Este fenómeno ocurre por algo conocido como albinismo. Esto es un trastorno genético que impide la generación de melanina, la encargada de dar color a la piel, los ojos y el pelo. Esta falta podría ser parcial o total, pero en el caso de la pantera blanca, es una falta total en piel y pelo, pero no en los ojos.

Además del albinismo, hay otro trastorno que puede ocasionar que una pantera sea blanca, y es el leucismo. Esto también lo ocasiona un gen recesivo. La diferencia está en que las panteras con albinismo tienen una extrema sensibilidad a la luz del sol, mientras que las que padecen leucismo no.

¿Qué te ha parecido saber más sobre este elegante, salvaje y a la vez fascinante animal? Una belleza de la naturaleza que ha merecido la pena conocer. Saber que no es un animal en particular, sino que puede ser uno de los tres citados anteriormente, es una curiosidad que muchos no saben y que nos ha encantado compartir contigo.