Los perros en el trabajo, maravillosa compañía

Las teorías sociales más antiguas dicen que el trabajo es una actividad exclusiva del ser humano. Sin embargo, un número creciente de estudios y experimentos afirman que los perros en el trabajo proporcionan muchos beneficios.

El incremento de la presión laboral puede venir acompañado de un nivel de estrés elevado. La incorporación de los perros en el trabajo aparece como una excelente opción para conseguir un ambiente más relajado.

¿Cuáles son los beneficios de incorporar los perros en el trabajo?

La introducción de animales en el ambiente laboral es una polémica en muchos países. También en aquellos en donde esta experiencia ya está permitida. Entre otras cosas, porque hay cuestiones legales y de higiene que pueden resultar controvertidas.

Las primeras iniciativas con perros en el trabajo

Reino Unido fue el pionero en este tipo de iniciativas. Este año 2017, dueños y mascotas celebraron 20 años trabajando juntos. En Estados Unidos la iniciativa es joven, pero ya más de 40 mil empresas se autodenominan dogfriendly. Otros países como Canadá, Australia y Nueva Zelanda también incentivan esta práctica en los medios de comunicación.

En España la iniciativa de tener perros en el trabajo aún es muy debatida. Incluso las empresas especializadas en productos para mascotas poseen restricciones para la entrada de animales en sus instalaciones.

Los beneficios de introducir a los perros en el trabajo

  1. Mejoría en el ánimo.
    Los animales poseen la capacidad de tranquilizar y alegrar. Por eso, son utilizados en muchas terapias de disturbios motores y psicológicos. La inclusión de los perros en el trabajo puede mejorar los ánimos y disminuir el estrés.
  2. Ambientes emocionalmente más sanos.
    Las personas tranquilas proporcionan un ambiente más sano de convivencia. Los seres humanos acostumbran mostrarse más relajados en la compañía de sus mascotas. Eso mejora la relación entre compañeros de trabajo.
  3. Incremento en la producción.
    Los empleados libres de estrés y con buena salud son más productivos. No se trata solamente de cantidad. Las personas ofrecen mayor rendimiento cuando se sienten cómodas. Por ello, la calidad de la producción mejora junto a la calidad de vida del trabajador.
  4. Equilibrio entre vida personal y profesional.
    Muchas personas tienen dificultad de conciliar las obligaciones en el trabajo con las responsabilidades de su vida personal. Una mascota requiere cuidados y atención. Introducir los perros en el trabajo disminuye la preocupación de sus dueños. Entre otras cosas, porque son capaces de cuidarlos sin abandonar sus tareas.
  5. Mascotas menos solitarias.
    Muchas mascotas pasan largo tiempo solas mientras sus dueños trabajan durante todo el día. Eso favorece el sedentarismo y estados depresivos. Los perros en el trabajo son menos solitarios y pueden convivir con sus dueños y otros animales. La salud de tu mejor amigo también se ve favorecida.

¿Hay requisitos para tener perros en el trabajo?

En primer lugar, se te va a exigir que cumplas con el aseo e higiene del animal. Al tratarse de un lugar público, la higienización tiene que ser reforzada para evitar contaminaciones.

Otra cuestión relacionada es la precaución con los productos químicos utilizados. Substancias de alta toxicidad u olor fuerte pueden molestar, provocar alergias y hasta enfermar a los animales domésticos. Debes ser consciente de que es tu responsabilidad velar por el bienestar de tu mascota.

Por parte de la empresa, el ambiente debe estar preparado para recibir las mascotas.

Evidentemente, cualquier mascota que acuda con nosotros al trabajo tiene que poder tener acceso a un cuenco para el agua y otro para su alimento. En otras palabras, los perros en el trabajo deben poseer lugares específicos para alimentación e hidratación. En caso contrario, pueden ponerse hiperactivos o ansiosos y causar daños a las herramientas, los muebles o los espacios laborales.

También es bueno que el perro pueda contar con el espacio suficiente para moverse alrededor.

Algunas precauciones a considerar

Por parte del dueño, está la responsabilidad de conservar la salud de la mascota.

Fuente: www.abc.es
  • Control y salud. Los animales deben estar con la vacunación y el tratamiento antiparásito al día. No está permitido llevar perros enfermos o afectados por parásitos al puesto de trabajo.
  • Desechos. Los perros en el trabajo necesitan o bien un área donde orinar y/o evacuar o de un horario de paseos en donde puedan ocuparse de sus necesidades. Debemos atender a esto para evitar que el perro realice sus necesidades en el lugar de trabajo y afecte a otras personas.
  • Cita con el veterinario. Lo ideal es llevar la mascota al veterinario para realizar una revisión antes de introducirlo en el ambiente laboral.
  • El dueño también se debe hacer cargo de la previa sociabilización de la mascota. El proceso de sociabilización está muy recomendado para enseñar al animal a convivir de forma pacífica con otros animales y personas. Obviamente no están permitidos animales de conducta agresiva en el ambiente laboral.

Con respeto y conciencia colectiva, los perros en el trabajo son una compañía maravillosa y un buen estímulo para el rendimiento. Tanto las empresas, mascotas como dueños salen ganando.

¡También los gatos!

En caso de que se permitan gatos, como en Japón, no olvides su caja de arena. Te recomendamos que establezcas un para las cajitas de arena. El lugar debe ser pensado estratégicamente para controlar el olor. Es preferible elegir una terraza, jardín o espacios al aire libre con una buena ventilación.

Del mismo modo, no debes olvidar llevar siempre alimento y agua para tu mascota. ¡Sé un buen amo!

Categorías: Perros Etiquetas:
Te puede gustar