¿Cómo hacer cajas de arena caseras para gatos?

Francisco María García · 14 octubre, 2016

Si tenemos un felino en casa, porque lo hayamos adoptado, comprado, o por cualquier otra eventualidad, una de las primeras cosas que tenemos que enseñarle es a hacer sus necesidades en su sitio. Hoy te enseñams a hacer cajas de arena caseras para gatos.

Los primeros pasos para hacer las necesidades en casa

Generalmente, no tardaremos más que unos pocos días en conseguir que el gato aprenda dónde debe ir cada vez que lo necesite. Pero ahorraremos mucho más tiempo si mantenemos la caja siempre limpia.

Los mininos son muy exigentes con su WC. Si no están muy limpias sus cajas de arena caseras para gatos , lo más probable es que decida a hacer sus deposiciones en cualquier otro lugar de la vivienda.

arenero gato

Para ahorrar tiempo y sobre todo dinero, puedes realizar tu propia mezcla de casera para gatos. Una idea original para evitar comprar bolsas o cargar con pesados sacos.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de arenas para gatos comerciales tienen químicos que contaminan el medio ambiente. Si queremos darle cuidados naturales, es interesante aprovechar lo que la naturaleza nos ofrece para hacer la nuestra propia.

Como vemos, además del ahorro económico, la arena casera para gatos pesa bastante menos, por lo que nos será mucho más fácil rellenar la bandeja higiénica al no tener que hacer tanto esfuerzo.

Hay varias formas de hacer arena casera: con productos no específicos para gatos o haciéndola nosotros mismos.

Ventajas e inconvenientes de las cajas de arena caseras para gatos

La arena casera para gatos normal es la más pesada de todas, y también la más parecida a la que venden en los sitios especializados. No aglomera mucho, por lo que hay que estar un poco pendientes para mantener la bandeja limpia.

La arena normal es la más económica y la apropiada para ahorrar un buen puñado de dinero.

El serrín no pesa apenas nada y es un material bastante limpio. A los gatos les gusta mucho el serrín. Si vamos a comprar este producto, mejor hacerlo de calibre grueso, porque absorbe mucho mejor el orín.

La arena con bicarbonato de sodio es arena normal mezclada con este componente químico. Podemos poner primero un poco de bicarbonato en la base de la bandeja, y luego se junta con la arena. Así, nuestro amigo peludo tendrá un WC donde podrá hacer sus necesidades cómodamente.

Otra opción es la arena casera para gatos aglomerante. Para generar este tipo de producto, hay que mezclar arena normal con pan rallado, en una proporción de 5 kg de arena por 2 kg de pan rallado.

El resultado de la arena aglomerante es muy agradable al tacto. También son más sencillas a la hora de retirar las deposiciones sin utilizar más arena de la necesaria. Si no tenemos pan rallado, podemos proceder a realizarlo de forma casera, cortando el pan a trozos e introduciéndolos en una picadora. O bien rallándolo con la ayuda de un rallador.

Elegir cajas de arena caseras para gatos grandes

Aunque puedes utilizar cajas pequeñas para gatitos pequeños, lo cierto es que a medida que vayan creciendo habrá que cambiar la caja y comenzar de nuevo el entrenamiento del gato. Lo mejor, por tanto, es usar una que vaya a durar mucho tiempo.

Determinadas cajas de arena suelen tener una cubierta superior exterior que las rodea. Este tipo de cajas cerradas tienen la ventaja de que se puede evitar que los gatitos muy curiosos que adoran patear o escarbar expulsen la arena sanitaria. También puede reducir los malos olores si la caja se encuentra en una sala pequeña.

Consejos sobre la caja de arena

gato y arenero

  • La caja debe ser de un espacio suficiente, como acabamos de ver. Los gatos necesitan sitio para dar vueltas con comodidad dentro. La mayoría de los mininos muestran un comportamiento en el que necesitan olfatear sus heces y luego enterrarlas, por eso la caja debe tener espacio de sobra para que puedan hacerlo.
  • Respecto de las cajas cerradas, a algunos felinos no les gustan así cuando se las brindas en un inicio. En estos casos, puedes facilitarle la transición retirando la puerta giratoria hasta que se acostumbre al lugar.

Para fabricar una caja de arena en casa

Esta interesante alternativa natural podemos crearla con diferentes materiales. Los más elementales son: bicarbonato de sodio para mezclar con la arena, un buen detergente biodegradable, un colador, una trituradora de papel o herramientas para triturar papeles, periódicos viejos y un recipiente con una buena capacidad.

No debemos olvidar unos buenos guantes.