¿Las gallinas ponen huevos todos los días?

Francisco María García 4 julio, 2018
Efectivamente, estas aves hacen la puesta a diario, pero solamente cuando están en cautividad; esta posibilidad no depende de la presencia del macho, sino del ciclo hormonal de la hembra

Hay un par de variables que inciden en la cantidad de huevos que ponen las aves y su frecuencia. Algunas, como los tordos, esperan que las condiciones sean adecuadas para criar a sus pichones. Por ejemplo, los pájaros ‘mosquiteros’ ponen huevos sólo una vez al año. Pero, ¿cuánto tiempo tarda la gallina en poner huevos? ¿Cuántos huevos pone todos los días?

La historia de las gallinas ponedoras

La respuesta es sí, las gallinas ponen huevos todos los días. De esto no depende la presencia o ausencia del gallo, sino del ciclo hormonal propio de estas hembras. De todos modos, la gallina de granja actual es casi un producto de la selección genética a lo largo de la historia.

La historia del huevo y la gallina comenzó hace 9 000 años, en Asia. La Gallus Bankiva ponía sus huevos una vez al año, en conjuntos de 12. El huevo como alimento comenzó a extenderse en las poblaciones europeas a fines del siglo XIX. Esto condujo a una reducción de la diversidad de especies de estas aves.

Las razas de gallinas New Hampshire y Leghom son las más explotadas por la industria avícola, tanto por sus huevos como por sus crías. Si hace mucho tiempo las gallinas ponían 12 huevos, hoy se calculan en unos 300 anuales.

Cómo mejorar la calidad de los huevos de gallinas

El ciclo de la gallina o ¿qué es un huevo?

¿Por qué las gallinas ponen huevos a diario? Estas hembras nacen con cerca de 4 000 folículos o futuros óvulos en su ovario izquierdo. A partir de los cuatro a seis meses, comienzan su ciclo ovulatorio; los ciclos hormonales de las gallinas duran 10 semanas.

En cada período, maduran hasta 10 óvulos. El motivo por el cual las gallinas ponen huevos cada 24 a 26 horas es porque los ciclos se superponen. Este constante y complejo proceso interno tiene una vida de dos años; es lo que se considera el tiempo o ‘vida útil’ de las gallinas ponedoras.

¿Cómo se crean los huevos en el interior de la gallina?

La presencia de luz genera en la gallina la segregación de las hormonas que producen la liberación del folículo. Es decir, que su organismo está preparado para actuar ante el estímulo solar. La maduración del folículo en el huevo comienza desde la yema.

Cada yema contiene el resultado de 10 días de acumulación de nutrientes diversos: glucosa, agua, grasas, proteínas. Si el óvulo fuese fecundado, los nutrientes de la yema servirían para el desarrollo del polluelo; cabe añadir que las crías viven y se desarrollan dentro del huevo durante 21 días.

El tono de la yema dependerá de la calidad de los alimentos de la gallina. Alrededor de la yema se forma una sustancia gelatinosa y transparente: la clara, que serviría para proteger al embrión.

Aves que comen huevos

Después de 25 horas, la yema está lista para salir del ovario. El oviducto, de unos 60 centímetros de largo, va conformando tres capas de clara mediante la liberación de proteínas; una vez en el útero, la cáscara demorará unas 14 horas en componerse.

Esta coraza protectora se compone de carbonato de calcio y cuenta con poros para el aire. Finalmente, los poros de la cáscara se recubren antes de salir al exterior para impedir el ingreso de bacterias. La pigmentación de los minerales que cubren la cáscara dará el color definitivo a los huevos.

La industria avícola: las gallinas ponen huevos todos los días

La creación de cada huevo supone una complejidad extraordinaria. Resultaría imposible para una gallina en libertad poner más de uno al día. De hecho, en estado natural, las gallinas no colocan tantos huevos como en cautiverio industrial.

Los gallineros de la industria avícola instalan determinados dispositivos específicos que obligan a los organismos de las gallinas a poner huevos sin parar. Además de la ética animalista, cabe preguntarse por la calidad del producto.

Por un lado, se tiene a las gallinas cautivas con las luces encendidas las 24 horas. De este modo, el organismo cree que siempre es de día y libera incesantemente los folículos. Por otro lado, al no contar con su propio nido, las gallinas no logran tomar conciencia de sus huevos, lo que les genera la necesidad de poner otro, y otro, y otro más.

Te puede gustar