7 consejos básicos para criar gallinas

Alba Muñiz · 6 agosto, 2015

Si eres de esos privilegiados que tiene jardín o huerto en su casa, te pasamos algunos consejos básicos para criar gallinas. ¿No lo habías pensado? Ni lo dudes.

Son ideales como animales domésticos:  se cuidan fácilmente, no te harán gastar mucho dinero, son divertidas y amigables y, además, te proporcionarán huevos caseros para el consumo de la familia.

Elige gallinas ponedoras

Partiendo de la base de que no está en tu mente montar un criadero de pollos –y mucho menos comerte a tus nuevas mascotas en algún almuerzo o cena– lo ideal es que elijas animales que produzcan gran cantidad de huevos.

Estas gallinas pueden llegar a poner entre 4 y 7 huevos por semana. Ten en cuenta que comienzan a ponerlos a partir de los cinco o seis meses y tienen el máximo de producción durante el primer año.

A continuación, te contamos consejos básicos para criar gallinas. Anímate.

Construir un gallinero adecuado

niña y gallinas

El gallinero debe ser un lugar luminoso y ventilado. Pero, a la vez, tiene que proteger a las aves de la lluvia, del sol excesivo en verano y del posible ataque de depredadores.

Recuerda que una gallina con frío, mojada o asustada no pondrá huevos.

El tamaño debe ser apropiado para la cantidad de animales que quieras tener. Si el espacio es muy reducido, pueden estresarse.

Debes higienizar el lugar cada 15 o 20 días, retirando los excrementos y desinfectando con productos específicos.

Proporcionarles ponederos y perchas

Dentro del gallinero debes colocar ponederos o nidos para que depositen allí los huevos. Tienes que ubicarlos en los lugares más oscuros y tranquilos y rellenarlos con paja, esparto o virutas de serrín.

Además, debes instalar perchas o baldas de madera para que duerman, ubicándolas de manera que las gallinas no puedan mancharse con excrementos unas a otras.

Ten presente que, en la naturaleza, estos animales duermen en las ramas de los árboles.

Asegurarles un espacio para deambular fuera del gallinero

Aparte del gallinero, estos animales necesitan espacio al aire libre para poder moverse a sus anchas. El ejercicio cotidiano contribuirá a su buena salud y a la mejor calidad de los huevos.

Calcula un mínimo de un metro cuadrado por gallina.

Ten presente que estas aves son famosas por comer casi de todo. Así que es conveniente que las mantengas separadas de zonas de cultivo o de las plantas preferidas de tu jardín.

Recuerda también encerrarlas por la noche, para mantenerlas a salvo de posibles depredadores.

Controlar que estén saludables

Una gallina sana debe presentar las siguientes características:

  • Mostrarse activa
  • Mirada vivaz y brillante
  • Cuerpo erguido
  • Plumaje en buen estado
  • Cresta de color llamativo, rojo o naranja
  • No tener mucosidad en las narinas (ubicadas en la parte superior del pico)

Además, ten en cuenta que suelen padecer enfermedades de la vías respiratorias. Para esto es importante mantener secos y ventilados los lugares donde habitan o transitan.

Alimentarlas de forma correcta

como ya hemos dicho, estas aves suelen comer todo lo que encuentran a su paso: insectos, semillas, plantas, sobras de comida… De todas formas, necesitan una dieta balanceada de proteínas, verduras y almidones y que les provea vitaminas y calcio.

Como te imaginarás, podrás encontrar a la venta alimentos específicos para ellas con todo lo necesario para una adecuada nutrición.

Una opción para aportarles calcio es triturarles cáscaras de huevo o conchillas del mar.

Proporcionarles pequeñas piedras para la digestión

criar gallinas 2

Debes procurarle a tus gallinas pequeñas piedras para que ingieran, con el objetivo de digerir lo que comen. Las aves almacenan en el buche los alimentos; luego pasan a la molleja, donde son molidos gracias a las piedritas.

Las gallinas que comen únicamente alimento comercial pueden prescindir de las piedras, debido a que este se disuelve con el agua y no necesita ser molido.

Otros consejos básicos para criar gallinas

Ten presente que:

  • Las gallinas poseen una glándula sensible a la luz y que estimula la producción de huevos. A menos cantidad de luz, menos huevos. En épocas en que los días se acortan, puedes optar por dejarles encendidas bombillas en el gallinero.
  • Debes proporcionarles siempre agua limpia y fresca.
  • Tienes que facilitarles la posibilidad de que se “bañen” en tierra o arena. Es la forma que utilizan para limpiarse y desparasitarse.
  • Y no necesitan de un gallo para poner huevos.