El armiño: hábitat y comportamiento

Camila O.Thomas · 5 abril, 2019
El armiño es un pequeño mamífero perteneciente a la familia de los mustélidos. Pero, ¿qué lo hace tan especial? ¡Es flexible, ligero y un gran cazador!

El armiño es un pequeño mamífero perteneciente a la familia de los mustélidos. Al igual que los visones, los armiños son animales pequeños, ligeros y muy rápidos. También conocido como comadreja de cola corta, los armiños son increíblemente populares por su pelaje.

El cuerpo de los armiños mide en promedio de 16 a 31 centímetros de longitud. Al ser animales pequeños, también son animales bastante livianos: el peso de un armiño adulto es de 500 gramos aproximadamente.

Al igual que muchos otros musélidos, los armiños presentan dimorfismo sexual. Esto significa que los armiños machos son más grandes que las hembras.

El armiño tiene muy desarrollados los sentidos de la vista, el oído y el olfato. Así, estas habilidades le permiten cazar con mucha facilidad.

Además, los armiños poseen cuerpos muy flexibles y ágiles. Por esta razón, muchas veces trepan altos árboles en busca de pájaros pequeños o huevos.

Los armiños son animales principalmente carnívoros. Su principal presa son las liebres de campo, incluso cuando estas le superan en peso y tamaño. Muchos armiños comen a menudo pequeños roedores y pájaros.

En caso de extrema necesidad, un armiño puede comer carroña. Sin embargo, lo cierto es que no lo prefieren, y suelen cazar su propio alimento.

Armiño: reproducción

Características y reproducción del armiño

En general, los armiños son animales territoriales y solitarios. Pocas veces toleran la presencia de otros armiños en su territorio, particularmente del mismo género.

En la mayor parte de los casos, un armiño usa varias madrigueras al mismo tiempo. De esta manera, le es más fácil almacenar alimento y siempre tiene un hogar en caso de que una de las madrigueras se vea comprometida.

Son animales solitarios que no se ven en grupos, a excepción de cuando están en época de apareamiento. Al igual que ocurre con el visón americano, la hembra armiño cría a sus pequeños sin la ayuda del macho.

El armiño es un animal principalmente nocturno, y sus habilidades están adaptadas a ello. Su visión diurna no es muy fina, y tampoco su visión cromática. Sin embargo, su visión nocturna es tan avanzada como la de cualquier felino cazador.

Una característica curiosa de los armiños es su ciclo reproductivo. La época de apareamiento suele ser entre abril y mayo. Sin embargo, la hembra fertilizada no dará a luz hasta el siguiente abril.

En el caso de los armiños, el cuerpo de la hembra mantiene el óvulo fertilizado en la pared del útero durante más de 11 meses. Después de este periodo, cuando llega la siguiente primavera, finalmente comienza la gestación.

El embarazo de un armiño es de 21 a 28 días. Un armiño bebé es cuidado por 5 semanas, y es considerado adulto a las 12 semanas de edad. En este momento, ya puede cazar en solitario.

En promedio, la esperanza de vida de un armiño es de dos años. Sin embargo, en condiciones adecuadas, un armiño puede vivir hasta siete años.

Armiño: alimentación

Pelaje y explotación

Durante el verano, el pelaje de los armiños es de color marrón o miel. Usualmente, la parte inferior de sus cuerpos es más clara.

Sin embargo, es durante el invierno que su pelaje se vuelve más codiciado. En periodo invernal, el pelaje del armiño se torna completamente blanco, para camuflarse.

Tanto en verano como en invierno, el armiño tiene la punta de su cola de color negro. Es probable que esta punta oscura haya sido un producto evolutivo con fines de supervivencia.

Especialmente en europa, el pelaje invernal del armiño fue muy codiciado por la nobleza. Tener un abrigo con forro de armiño era considerado un signo de riqueza y poder, pues este pelaje era bastante costoso.

En la actualidad existen granjas de armiños para fines de explotación peletera. Al igual que ocurre con los visones, los armiños son criados específicamente para la comercialización de su pelaje.

Existen diversos grupos proteccionistas que luchan para la eliminación de estas granjas. No debemos apoyar la explotación de la industria peletera. Muchos animales sufren y mueren anualmente debido a ella.

  • Erlinge, S. (1977) Spacing Strategy in Stoat Mustela erminea. Oikos. Volumen 28, Numero 1. Pp. 32-42
  • Erlinge, S.; Sandell, M.; Brinck, C. (1982) Scent-marking and its territorial significance in stoats, Mustela erminea. Animal Behaviour. Volumen 30, Numero 3. Pp. 811-818
  • Murphy, A.; Dowding, J. (1994) Range and Diet of Stoats (Mustela Erminea) in a New Zealand beech forest. New Zealand Journal of Ecology. Volumen 18, Numero 1. Pp. 11-18
  • King, C.; Edgar, R. (1977) Techniques for trapping and tracking stoats (Mustela erminea); a review, and a new system. New Zealand Journal of Zoology. Volumen 4, Numero 2. Pp. 193-212