10 animales de carroña

Yamila · 3 enero, 2018
Los también llamados necrófagos son animales que se alimentan de la carroña, es decir, de cadáveres o restos de estos que han sido abandonados por otros depredadores, así que no participan en la caza; cumplen un rol fundamental en el ecosistema al dejarlo libre de biomasa en descomposición

También llamados necrófagos, los animales de carroña se caracterizan por alimentarse de cadáveres sin participar de la caza o muerte de la presa. Esto quiere decir que cumplen un rol importante en el ecosistema, ya que eliminan los restos orgánicos antes de que se descompongan.

En este artículo te brindamos información sobre algunas especies con esta forma de alimentación:

Ejemplos de animales de carroña

Los carroñeros consumen biomasa en descomposición, ejemplares cazados o heridos, e individuos que han muerto de causas naturales. Aunque no lo parezca, juegan un papel muy importante en el ecosistema, ya que lo mantienen libre de materia en descomposición. Algunos ejemplos de animales de carroña son:

1. Cuervo común

Esta especie de córvido, el más grande de su familia, tiene un pico grueso para poder desgarrar la carne de sus presas y es considerado uno de los mayores ‘oportunistas’ del reino animal: se alimenta de lo que dejan los demás.

Por ejemplo, si vive en zonas urbanas, estará cerca de los basurales o vertederos; si su hábitat es en los alrededores de las carreteras, su comida se basará en animales que han sido atropellados por vehículos; y si se desarrolla en la tundra de Alaska, comerá restos de caribú o aves.

2. Buitre

Estas aves rapaces se alimentan de animales muertos en la mayoría de los casos, aunque si por algún motivo no los consiguen tienen la capacidad de cazar. Localizan su comida gracias a su potente vista, que les permite divisar la carroña a varios kilómetros de distancia, en campos abiertos o zonas no boscosas.

Cuando advierten un cadáver pueden volverse bastante agresivos con otros animales que quieran hacerse con el botín. Utilizan sus picos gruesos para rasgar pieles y tendones, y sus lenguas para tirar de la carne.

3. Hiena

Estos animales de carroña que viven en África pueden también ser cazadores hábiles: todo depende de la situación. La hiena consume diversas partes del cadáver, a excepción del pelo, las pezuñas y los cuernos, ya que no pueden digerirlos correctamente.

Animales necrófagos o carroñeros: hiena

4. Rémora

También hay animales carroñeros en el mar, como por ejemplo este pez, que se aferra a los tiburones para aprovecharse de los desechos que estos dejan después de cenar. Con esta asociación, además, evita que los depredadores los capturen, ya que nadie se anima a hacerle frente a un individuo con dientes tan afilados como su anfitrión.

5. Chacal

Otro de los animales de carroña que puede ser cazador según la situación. El chacal es un animal de hábitos nocturnos y omnívoro, cuya dieta se compone de aves, reptiles, anfibios y pequeños mamíferos muertos. Además, es sabidpp que busca restos en los vertederos de basura.

6. Coyote

Un oportunista nato que basa su dieta en cualquier cosa que esté disponible, lo que incluye cadáveres y restos de animales. Si bien prefieren la carne fresca cazada por ellos mismos, pueden alimentarse de restos de ciervos, abandonados por depredadores más grandes.

7. Demonio de Tasmania

De pequeño tamaño y hábitos nocturnos, este animal australiano se alimenta de lo que encuentra y, gracias a sus mandíbulas y dientes afilados, puede devorar una presa –incluido hueso y piel– en cuestión de minutos. En ocasiones, también puede alimentarse de cadáveres de ganado vacuno o bovino.

Animales necrófagos o carroñeros: demonio de Tasmania

8. Erizo

También es uno de los animales de carroña que sale de noche y aprovecha todo lo que encuentra a su paso: lombrices, babosas, orugas, escarabajos, hongos y frutas. Desde luego, que una alimentación de lo más variopinta.

El erizo no caza, sino que encuentra su alimento olfateando el suelo. Suelen consumir restos de animales antes de la época de hibernación, cuando deben aumentar de peso para soportar meses sin comer.

9. Cangrejo

Este crustáceo come cualquier tipo de peces, así como estrellas de mar, caracoles o erizos. También puede basar su alimentación en huevos de otras especies y cualquier organismo muerto que ‘caiga’ al fondo del mar.

10. Escarabajo carroñero

Como su nombre lo indica, este insecto coleóptero de pequeño tamaño –no más de 40 milímetros– se alimenta de cadáveres de animales en descomposición. Incluso, puede enterrar invertebrados muertos y usarlos posteriormente para alimentar a las larvas.