El ciclo de vida de las tímidas musarañas

Yamila · 23 febrero, 2018
Se trata de uno de los mamíferos más pequeños que existen en el reino animal y es el menos longevo del mundo; pueden morir si están más de cuatro horas sin comer, para lo que si hace falta paralizan a sus presas con una saliva venenosa

Son unos pequeños y tiernos mamíferos, conocidos por sus hocicos largos y que, si bien lo parecen, no son roedores… ¡Están emparentados con los topos! En este artículo te contaremos sobre el ciclo de vida de las musarañas, unos animales que viven en casi todo el mundo y son, a su manera, preciosos.

Características de las musarañas

Estos mamíferos son de los más pequeños que existen en el reino animal: la especie más grande –Suncus murinus– es originaria de Asia tropical, solo mide 15 centímetros y pesa 100 gramos. La más diminuta –Suncus etruscus– es nativa de Europa meridional y norte de África, y alcanza los cinco centímetros de longitud y… ¡Solo tres gramos de peso!

A pesar de su pequeñez, las musarañas son uno de los animales con mamas más activos del planeta; pueden cazar su comida de día o de noche –basándose en el tacto porque su vista es muy pobre– e ingerir a diario hasta su propio peso en comida. Si pasan más de cuatro horas sin comer, sufren una descompensación tan grave que incluso les ocasiona la muerte.

Su dieta está basada mayormente en insectos pequeños, si bien pueden comer otros invertebrados e incluso carroña, ratones y lagartijas. Si es necesario, producen una saliva venenosa –al igual que hace su ‘primo’ el topo– que paraliza a las presas, entre ellas la lombriz.

Otra de las maravillas de este pequeño animal es que pueden defenderse de los depredadores, incluso de aquellos que triplican su tamaño, gracias al olor desagradable que producen sus especiales glándulas odoríferas.

Musaraña: comportamiento

Este ‘aroma’ tan particular vuelve a las musarañas menos atractivas o interesantes para aquellas especies con buen olfato, entre ellas mapaches, perros y gatos. Sin embargo, no surte casi efecto en las aves rapaces y lechuzas, que las eligen como alimento y que las atrapan en pleno vuelo.

En total hay más de 200 especies de musarañas, la mayoría terrestres, y prefieren sitios con mucha humedad, terrenos pedregosos y abundante vegetación: bosques, graneros y pastizales. También eligen zonas con mucha diversidad de fauna para poder cumplir con su alimentación cada dos o tres horas.

Ciclo de vida de las musarañas

Aprovechando el terreno donde se desarrolla, la musaraña construye nidos de forma esférica usando hierba y hojas, los cuales ubica en huecos ya existentes en la tierra.

El periodo de reproducción sucede entre los meses de febrero y septiembre, aunque es más habitual en mayo y junio, cuando las temperaturas ascienden. La gestación dura aproximadamente un mes, y por camada pueden nacer entre dos y nueve crías.

Musaraña: hábitat

Los bebés musaraña nacen sin pelo y pesan menos de un gramo; a la primera semana ya pueden seguir a su madre en ‘fila india’, uno detrás del otro, y sujetándose a la cola del hermano que va adelante. Para ese momento aún no han abierto los ojos, por lo tanto es necesario que sigan a la mamá de esta manera.

Mientras les va creciendo el pelaje, también van abriendo los ojos; sin embargo, siguen tomando leche de su madre hasta las tres semanas de vida. ¿Qué sucede con los padres en ese momento? Se encargan de defender el nido. ¡Pueden ser muy agresivos con los intrusos a pesar de su pequeño tamaño!

Al poco tiempo de abandonar la casa paterna, las musarañas ya tienen la capacidad de tener crías; solo deberán esperar hasta el siguiente periodo de reproducción para tener descendencia.

Las musarañas no hibernan y viven como máximo un año en estado salvaje… ¡Son los mamíferos menos longevos del planeta! Si se encuentran en cautiverio y reciben los cuidados necesarios, alcanzan los cuatro años de vida.